¿Esperas un bebé para 2013? Qué esperar cuando estás en estado de buena esperanza (y II)

, 9 de enero de 2013

Mi tripa crece cada día y si tú también vas a ser mamá este nuevo año, seguro que la tuya también. En el post del otro día me dejé algunos síntomas del embarazo en el tintero. La revolución de hormonas y los cambios que experimenta tu cuerpo son espectaculares y hacen que cobres más conciencia de tu cuerpo y del ser que va creciendo dentro de tí.

6) Olfato. Las mujeres embarazadas tenemos un super-poder. El super-olfato. Lo tenemos hiperdesarrollado, y a veces, no para bien, porque va relacionado con las náuseas. Hay mujeres que no pueden entrar en una carnicería por el olor, o que incluso rechazan el olor a su propia casa. En el primer embarazo, yo notaba demasiado penetrantes y molestos todos los olores de perfumes, de cosméticos, de ambientadores y de productos de limpieza con aromas florales.

7) Calambres. Este síntoma no me lo esperaba, pero al final del embarazo me despertaba a menudo en la cama con la bola subida, con calambres en los pies, con las manos dormidas,… Por si dormir no fuera una cuestión difícil en el embarazo…

8) Molestias estomacales. Las abuelas dicen que si tienes ardor de estómago en el embarazo es que el niño va a ser peludo. Lo cierto que la sensación de ardor de estómago que tuve en el último trimestre del primer embarazo era bastante desagradable. Para evitarlo, hay que hacer comidas frecuentes pero ligeras. No pasarse con comidas pesadas, picantes o grasientas. Hay ciertos medicamentos aptos para embarazadas que alivian estos síntomas, pregunta a tu ginecólogo. Otro síntoma bastante desagradable del embarazo es el estreñimiento, que se suele acentuar al tener que consumir suplementos de Hierro. Haz deporte, toma fibra, bebe mucha agua… Este problema suele estar muy relacionado con otra gran tema tabú pero que es más habitual de lo que piensas: las hemorroides.

9) La respiración. El bebé va creciendo cada día y cada vez deja menos espacio a tus pulmones para respirar. Tómate las cosas con calma, y sube escaleras y camina al ritmo que te marque el cuerpo, no fuerces ni pretendas estar igual que antes del embarazo.

10) Hemorragias nasales y en las encías. Es normal que tus encías sangren cuando te lavas los dientes, o que sientas cierta congestión nasal, lo que hace que sangres ligeramente por la nariz de vez en cuando. Cuida tus dientes con esmero en el embarazo, y cuando des a luz, ve al dentista a que te haga una revisión completa.

11) Frecuentes ganas de orinar. El útero agranda su tamaño desde el primer trimestre y pasa de ser del tamaño de una pelota de ping-pong al tamaño de un melón. Normal que presione la vegija y que tus ganas de visitar el cuarto de baño aumenten. Y según el niño va creciendo, estas molestias aumentan.

12) Manchas en la piel o cloasma. A veces salen manchas en la cara de algunas embarazadas, y también es muy habitual que la línea alba se sombree (una línea que va del ombligo al pubis). Evita el sol y usa siempre una crema del alto factor de protección solar cuando te expongas a la luz solar, aunque se trate de un día nublado.

13) Dolores en la espalda. Por el aumento del peso y de la presión de la zona, es habitual que surjan molestias en la zona baja de la espalda. Ejercicios como la natación, hacer la postura del gato o cambiar frecuentemente de postura aliviarán estas molestias.

Si sufres alguna de estas molestias ¡mucho ánimo! La buena noticia es que casi todos estos síntomas desaparecen como por arte de magia en cuanto das a luz.

Fotos | Flequi, Lululemon athletica
Mi mundo Philips | ¿Esperas un bebé para 2013? Qué esperar cuando estás en estado de buena esperanza (I)

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.