Espresso se escribe con M

, 3 de julio de 2013

No, no se trata de una revolución ortográfica, sino más bien de un Manifiesto para Manipular el café de forma correcta Manteniendo todas sus propiedades y obteniendo el Mejor resultado. Analizamos cuáles son las 4M fundamentales.

Hay cuatro pilares básicos en la elaboración de un espresso: molido, mezcla, máquina y mano. Una fórmula sencilla de memorizar pero no fácil a la hora de llevarla a la práctica.

Ya hemos hablado de la importancia de determinar con acierto el grado de molido para obtener un buen resultado y qué aspectos hay que tener en cuenta en esta decisión.

En relación a la mezcla, una buena elección del café es fundamental a la hora de preparar el espresso y optar por un grano único o por una combinación de diferentes orígenes responde siempre a nuestros gustos o es fruto de nuestra experimentación en este sentido. Recuerda que un buen grano no requiere necesariamente mezcla.

La máquina elegida es determinante en la calidad del resultado final. Ya sea una cafetera espresso manual o automática, la oferta es amplia. Elige bien el modelo en función de aspectos como por ejemplo su uso, de las diferentes bebidas que quieras obtener de ella, de su mantenimiento y limpieza…y por supuesto de la calidad final de su café.

En cuanto a la mano, poco podemos aportar ya que depende exclusivamente del barista, aunque observando y experimentando uno puede superarse, pero siempre el toque personal es lo que hace que un café sea único e inimitable.

Mi mundo Philips | Test para descubrir cuál es la cafetera que va contigo

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.