¿Está tu hijo preparado para dejar el pañal? Consejos a tener en cuenta antes de hacerlo

, 23 de abril de 2015

child-316211_1280

Hay un momento para cada nuevo logro del niño, cada uno tiene sus ritmos y no todos los bebés aprenden a hablar, andar o comer solos a diferentes edades. En el caso del pañal, es especialmente importante considerar que el niño esté preparado, aunque entorno a los dos años o dos años y medio nos podemos plantear que es tiempo para empezar a dejarlo.

Eso sí, el niño tiene que saber hablar y comunicarse al menos un poco, para poder indicarnos cuándo tiene ganas de ir al baño. Pero antes de abandonar el pañal para siempre, hay unos pequeños consejos que te vendrán bien antes de quitar el pañal a nuestro hijo:

  • Tienes que estar preparada y mentalizada. Las primeras semanas tras quitar el pañal son duras: el niño se puede manchar en cualquier sitio, así que escoge muy bien el momento en el que lo vas a hacer. Mucha gente suele elegir el verano, porque con menos ropa son más sencillos los cambios de ropa inevitables los primeros días.
  • El bebé debe estar preparado para ello. Da igual que su hermano quitara el pañal con dos años y el tenga tres y aún no no se lo hayamos quitado. Debemos escoger un buen momento para él, evitando que esté enfermo, protestón con los dientes o que haya nacido un nuevo hermanito. Hay que prestarle mucha atención y él tiene que estar tranquilo para aprender a usar el baño u orinal.
  • Lleva siempre mucha ropa de recambio allá donde vayas. Te hará falta.
  • Si le quitas el pañal, debe ser consensuado con el personal de la guardería, en casa y con todos sus cuidadores, de tal forma que el niño vea que el pañal ha desaparecido para siempre.
  • Es muy habitual que algunos niños sufran estreñimiento cuando se quita el pañal. No se atreven a hacerlo sin él, lo que agrava el problema, porque cuando les toca defecar les duele. Dale una alimentación muy rica en fibra y suficiente agua a lo largo del día para que no les cueste hacer caca.
PITCHING_04-L
  • Se paciente, positiva, animándole al bebé cada vez que haga pis o caca en el baño o en el orinal. Se consigue más con refuerzo positivo que con castigos, broncas, o malas maneras. El proceso tiene que ser algo divertido para el pequeño.
  • Piensa que estar todo el día limpiando el suelo o la ropa del bebé pasará pronto. Los primeros días son lo peor, aparte de la tensión continua de preguntar al niño ¿quieres ir al baño?, pronto podrás volver a tu vida normal, ¡y sin necesidad de cambiar pañales! A la larga el cambio merece la pena.
  • Recuerda que el control nocturno de esfínteres es aún más complicado. Así como hay niños que se levantan secos por las mañanas nada más quitarles el pañal de día, hay otros que siguen sin controlarlo hasta que tienen 11 o 12 años. Cada niño es un mundo y nunca se les debe avergonzar por ello.

Creo que este verano me tocará operación pañal con el pequeño y aunque por un lado me da cierta pereza, sé que con el tiempo será más fácil para todos que el niño no lleve pañal. Todos los niños y los padres pueden quitar el pañal , así que: ¡A por ello!.

Foto | Pixabay 

En Mi Mundo Philips | Cómo actuar si tu hijo tiene alergia a la leche

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.