Esto es lo que tienes que hacer para lucir una sonrisa blanca y perfecta

, 4 de octubre de 2019

cuidar sonrisa

Rodeada de barba o sin ella, la boca es una de las partes del rostro que más llama la atención. Hidratar los labios es muy importante para que luzca bien, pero además también resulta fundamental cuidar los dientes. Con motivo del Día Mundial de la Sonrisa, que se celebra este 4 de octubre, te damos una serie de consejos útiles para mantener a los protagonistas de la boca sanos y bonitos.

Cepillar los dientes como mínimo dos veces al día

Si hay algo imprescindible para mantener los dientes blancos es el cepillado diario con dentífrico, para eliminar los restos de alimentos y también la placa bacteriana. No basta con limpiar la dentadura una vez al día, sino que hay que hacerlo como mínimo dos.

Es importante no lavarse los dientes justo después de las comidas. El motivo es que al ingerir ciertos alimentos el pH de la boca, que suele ser de 7, baja y se vuelve más ácido. El cepillado inmediato lo que haría sería extender la saliva con el pH alterado por los dientes, lo que podría causar desmineralización en el esmalte dental. Esperar unos 30 minutos después de comer antes de lavarse los dientes hace que la acidez se neutralice y evita que esta dañe la dentadura.

sonrisa cuidada

El cepillado más importante es el nocturno, ya que durante la noche la boca produce menos saliva. Dado que este fluido que protege la zona bucal tiene menos presencia por la noche, es fundamental cepillar los dientes antes de acostarse no solo para retirar los restos de comida y dejar la dentadura reluciente, sino también para evitar que las bacterias campen a sus anchas y afecten al esmalte y a las encías durante el sueño.

Prestar atención a la técnica de cepillado

La forma de cepillarse también tiene un papel clave de cara a lucir unos dientes blancos y perfectos. Para que la limpieza sea completa, hay que cepillar la dentadura como mínimo durante dos minutos en cada sesión. El cepillado debe realizarse con suavidad, con movimientos cortos de arriba a abajo -de la encía al diente- o circulares. El cepillo, colocado a un ángulo de 45º, debe partir de la línea de las encías.

Recuerda que no solo hay que limpiar los dientes por fuera, sino también por dentro, pasando el cepillo por su cara interna. Tampoco hay que olvidarse de las superficies de masticación. Tras la limpieza de los dientes, hay que pasar el cepillo suavemente por la lengua para eliminar las bacterias de la zona y tener un aliento fresco.

Cuidado con los alimentos ácidos

No solo la limpieza influye en el estado de nuestros dientes, sino también los alimentos que ingerimos. El motivo es que hay un tipo de ellos que daña especialmente el esmalte. Se trata de los alimentos ácidos. Frutas como la naranja, el limón, el pomelo o el kiwi son muy beneficiosas para el organismo por su aporte en vitamina C, pero al mismo tiempo la acción de los ácidos que contienen puede erosionar el esmalte dental.

cítricos

Por supuesto que no hay que dejar de consumir este tipo de alimentos que tan importantes son por sus nutrientes, pero sí controlar su ingesta no excediéndose con las cantidades. Para que los ácidos no dañen el esmalte, es aconsejable beber agua después de consumir los alimentos que los contienen. De esa forma se enjuaga la boca y se reduce la cantidad de ácido que queda en ella, frenando así su efecto sobre los dientes. El cepillado posterior con dentífrico es fundamental para mantener la dentadura perfecta.

También es importante tener cuidado con los alimentos que contienen azúcar, ya que este ingrediente también puede afectar a los dientes. La razón es que las bacterias bucales producen ácidos tras alimentarse de azúcares, lo que puede producir erosión del esmalte e incluso dar lugar a caries. No hay que bajar la guardia con los refrescos light, no por las caries, sino porque en el caso de que sean bebidas carbonatadas también pueden dañar la capa exterior de los dientes.

azúcar

Cuidado con el tabaco

El tabaco es otro de los enemigos del blanco de los dientes. Fumar también hace que aparezcan manchas en la dentadura. Los dientes se vuelven amarillos y/o se oscurecen por el efecto de la nicotina, perdiendo su blanco natural.

sonrisa cuidada

El tabaco también repercute en las encías. Fumar puede dar lugar a gingivitis, que es la inflamación de la parte de la cavidad bucal que cubre la raíz de los dientes. El motivo es que fumar habitualmente hace que la boca se quede más vulnerable ante las infecciones, por lo que la acción de la placa bacteriana causa más daño. La gingivitis, si no es tratada, puede derivar en periodontitis, una infección más grave de las encías que afecta a sus tejidos e incluso a los propios dientes.

La halitosis es otro de los problemas bucales que causa el tabaco. Sus componentes provocan por sí mismos mal aliento, pero también lo hacen de forma indirecta al resecar la boca. La saliva, de efecto antimicrobiano, tiene un papel muy importante en la higiene bucal y además regula el pH de la zona, por lo que su escasez provocada por fumar desencadena la halitosis.

Usar el cepillo de dientes perfecto

Para que la limpieza bucal resulte realmente efectiva es necesario elegir la herramienta adecuada. El cepillo de dientes eléctrico Philips Sonicare DiamondClean es tan eficaz que es capaz de acabar con las manchas dentales en solo 3 días. Además, gracias a su modo Deep Clean y su cabezal Premium Clean elimina hasta 10 veces más placa que un cepillo manual.

Además de blanquear los dientes, Philips Sonicare con su limpieza profunda acaba con el sarro y planta cara a la gingivitis. Lo mejor de todo es que este cepillo eléctrico de tecnología sónica avanzada limpia en profundidad sin dañar la dentadura ni las encías, ya que las microburbujas que genera penetran entre los dientes con suavidad. Los cepillos dentales Sonicare son incluso más delicados con la dentina, el tejido que hay debajo del esmalte, que los manuales.

Los cepillos dentales Sonicare DiamondClean ofrecen una limpieza superior, tal y como han demostrado clínicamente. Además, cuentan con la gran ventaja de que se ajustan a todas las necesidades dentales a través de sus diferentes modos. Sonicare DiamondClean cuenta con tres cabezales de cepillado, uno de control antiplaca, otro para el cuidado de las encías y un tercero especial para blanqueamiento.

Este revolucionario cepillo de Philips puede conectarse al teléfono móvil a través de Bluetooth. La aplicación Sonicare monitoriza los movimientos durante la limpieza y, gracias al sensor de posición, hace de guía para que el cepillado proporcione unos resultados óptimos. Por cierto, cargar la batería del cepillo es muy cómodo y práctico gracias al vaso de carga que incluye.

Una sonrisa perfecta en una barba perfecta

sonrisa afeitado

Por último, para que esos dientes limpios y cuidados tengan el protagonismo que se merecen, en el caso de que lleves barba o bigote evita que los pelitos tapen los labios. Con Multigroom Series 7000 de Philips, la herramienta más completa para cara, cabello y cuerpo, podrás recortar el vello de la zona de forma precisa y sencilla para que la boca y su atractivo sea la que acapare la atención.

Imágenes | Portada, iStock.com/Ridofranz; interior, Philips, iStock.com/Ls9907, iStock.com/tycoon751, iStock.com/KatarzynaBialasiewicz

En Mi Mundo Philips | La rutina de belleza para después del gimnasio que pondrá la guinda a tu entrenamiento

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.