Me estoy quedando sin leche

, 27 de febrero de 2014

MCC_EB_30-L

Esa es una de las frases habituales de las mamás que amamantan a sus bebés: “me estoy quedando sin leche“. Lo que avecina el fin de la lactancia materna. A veces es sólo una sensación porque ha llegado una crisis de crecimiento y no tenemos la producción de leche ajustada las nuevas necesidades del bebé que crece a un ritmo vertiginoso. Pero a veces resulta que es verdad.

Mi caso: me estoy quedando sin leche

Es lo que me ha pasado a mí y a mi bebé de 8 meses. La verdad es que ya estaba sustituyendo tomas por biberones, porque quería ya irle quitando la teta, por diferentes razones: tenía que hacer algún viaje por trabajo, el bebé ya está con alimentación complementaria y comiendo bien y ya estaba un poco cansada de las tomas nocturnas. Y ya sabéis que cuanto más biberones introduces, menos leche vas a generar.

Aún así, me venía bien amamantarle por las noches, ya que me resulta mucho más cómodo que tener que preparar biberones de madrugada, pero es que no tenía leche. Le tenía al niño al pecho un cuarto de hora, y el seguía con hambre y pidiendo más leche. La teta sólo le servía de consuelo y al final tenía que preparar el biberón si quería dormirle. Así que se acabó. Me da pena, porque ya no volveré a tener la sensación de tener un bebé en mi seno (tengo dos hijos y ya “me planto”), pero la lactancia se acabó para mí.

Otro de los motivos por los que nos solemos quedar sin leche es por cansancio. Todo el día trabajando, cuidando la casa, los hijos y ves que donde llegaste con la lactancia de primer hijo no llegas a la lactancia del segundo o tercero.

En Mi Mundo Philips | Cambia bebé mal comedor por bebé tragón

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.