Por qué ya no nos conformamos con “cafés normales”

, 21 de enero de 2016

En plena eclosión mundial de nuevos productores científicos, microtostadores artesanos y baristas intrépidos, uno se pregunta por el origen de esta loca carrera que pretende elevar el café a la categoría de cualquier otro lujo bebible. Y el principio lleva el nombre de Alfred Peet. Este año se cumplen 50 años desde la apertura de su primer local en Berkeley, California, donde empezó todo.

Lee más