Fika, la pausa para el café que en Suecia es obligatoria

, 4 de abril de 2016

 

Fika

El café es mucho más que una simple bebida, es un momento de desconexión, de disfrutar del placer de nuestra taza favorita. Es también un momento perfecto para compartir con amigos, con la familia o con los compañeros de trabajo, por eso tanta gente practica el coffee break. En Suecia más un paso más allá con su “fika”, la pausa para el café obligatoria de la que han hecho todo un arte. ¿Quieres saber en qué consiste?

La fika es mucho más que tomar café

 

El sueco no es un idioma fácil, pero se dice que las primeras palabras que aprende el viajero, las realmente importantes, son hej (hola), tack (gracias) y fika. Pero “fika” no se puede traducir, aunque podemos definirlo como una pausa para tomar café, en realidad es un concepto exclusivo de Suecia que va más allá. Es casi un rito cultural, un hábito diario que todos los suecos aprenden desde niños, y se convierte es un momento crucial cuando por fin tienen la edad necesaria para tomar su primer café.

Para un sueco practicar la fika no tiene nada de extraordinario, es, sencillamente, parte de su día a día, de su razón de ser. Es algo propio de su cultura y que dice mucho del modo de vida que se practica en las frías tierras de Escandinavia. Pararse un momento en medio del ajetreo diario a disfrutar de una buena taza de café es un derecho y una obligación como suecos, y cualquier extranjero que haya vivido un tiempo en Suecia habrá quedado enganchado para siempre.

¿Cómo se practica la fika?

Fika en Suecia

No hay un momento único para la fika, puede practicarse en cualquier momento del día. A media mañana, antes del almuerzo, después de comer, a media tarde o ya con la caída del sol: cualquier hora es apropiada para parar a tomar un café. Y es que ahí está precisamente la clave, en detener la rutina, tomarse un respiro y parar con lo que estemos haciendo. Dejar un momento a un lado las preocupaciones y las obligaciones para, sencillamente, disfrutar del placer de tu taza de café.

Puedes hacerlo solo o en compañía, en mitad de la jornada laboral o antes de volver a casa. Puede ser en la oficina, en tu salón, en casa del vecino, en el parque o en el patio de la escuela de los niños. Si el tiempo lo permite, también es ideal para practicarlo en una excursión en plena naturaleza. Lo importante es saber desconectar para dedicarte unos minutos a ti mismo, relajándote con tu bebida favorita, apreciando esos pequeños placeres de la vida.

Más felices, más productivos y menos estresados

Fika se considera el término que define a todo un modo de vida, el acto institucional del consumo social de café. Es imprescindible en el ámbito laboral, con, al menos, una pausa a media mañana con los compañeros en el lugar de trabajo. No se trata de ir a desayunar, es otra cosa diferente. Practicar la fika ayuda a relajarse, a perder de vista por un momento las responsabilidades viviendo un momento de puro disfrute.

Puede durar pocos minutos pero su práctica habitual hace que los suecos sean más felices, tengan un mejor ambiente laboral e incluso aumenta la productividad de los empleados. Por eso en las empresas los jefes no sólo lo permiten sino que animan a mantener la costumbre de la fika, y también participan. Es habitual además compartir otra de estas pausas de café después de la jornada, como si de un afterwork se tratara, pero alrededor de una taza de café y algo dulce para picar. Es una manera de volver a conectar con los placeres de la vida y de olvidarse del estrés.

Tu café favorito y un bocado dulce, la esencia de la fika

Fika

A los suecos les gusta mucho el café, que además ayuda a sobrellevar los largos y fríos inviernos escandinavos, pero además saben muy bien cómo acompañarlos. Para la fika pueden escoger una taza de café solo, más o menos cargado, un café con leche o incluso un capuccino al estilo italiano, pero rara vez lo tomarán sin un bocado goloso para endulzar aún más esta pausa de relax. Aunque las tostadas o pequeños sándwiches con algún ingrediente salado empiezan a ser algo más frecuentes, la verdadera fika está acompañada de dulces.

Los suecos son muy golosos y su tradición pastelera no tiene nada que envidiar a la francesa. Las panaderías y pastelerías en Suecia son un paraíso para los amantes del dulce, con deliciosas especialidades normalmente llenas de especias, chocolate, fruta o frutos secos. Cualquier dulce puede acompañar la fika, pero si quieres vivirla como un verdadero sueco no te puedes perder clásicos como los rollos de canela, la tarta de almendras, el pastel de manzana, el bizcocho enrollado, los bollos de nata y cardamomo, las galletas de especias o nueces, el pastel de chocolate o las tartas de frutos del bosque.

¿Te animas a “fikear”?

La palabra “fika” proviene de un antiguo vocablo, kaffi, una temprana versión de la palabra sueca para llamar al café, kaffe. El lenguaje popular acostumbraba a cambiar algunas palabras intercambiando las sílabas, por eso surgió “fika”. Es ya parte de la identidad cultural de Suecia y por eso se usa como nombre y como verbo. Todos nos merecemos de darle al botón de pausa de vez en cuando, y qué mejor que hacerlo en buena compañía y con nuestra taza de café favorita. Y tú, ¿te animas a “fikear”?

Fotos | Andreas Ivarsson, iStock/Rawpixel Ltd, iStock/pownibe

En Mi Mundo Philips | Cómo convertir un café en un cóctel: 7 combinaciones con alcohol irresistibles

En Mi Mundo Philips | No estropees el café con tus manías y prepáralo como un profesional

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.