Que el frío no acabe con tu estilo. Cinco ideas para darle un toque especial a tu outfit

, 19 de enero de 2017

En plena ola de frío seguro que sois muchas los que estáis maldiciendo al mal tiempo por una cuestión que va más allá de la sensación térmica: el estilo. Sí, porque abrigarse correctamente y mantener un look de moda no siempre resulta sencillo. El efecto visual de las capas de cebolla, los anoraks abultado y un sinfín de prendas no nos lo ponen fácil precisamente.

Sin embargo y si quieres evitar que la bajada del termómetro le declare la guerra a tu buen gusto sin coger un resfriado, existen una serie de complementos e ideas que te ayudarán a plantarle cara con éxito, y que van desde los mitones con pompones hasta los chalecos de pelo animal print.

Escoge un gorro con mucho estilo


Así, empezaremos por algo básico: la elección del gorro. Un tipo de accesorio esencial para resguardar la cabeza y que ofrece múltiples opciones. Entre las más chic, nos quedamos con los gorros de lana con borlas gigantescas y acabados en peluche (cuanto más exagerada, mejor), así como con las boinas elásticas con algún tipo de detalle como lentejuelas y demás.

No te olvides tampoco de los sombreros, que esta temporada han vuelto con todavía más fuerza. Destacan los clòche, que lo hacen desde los años 20, y los tipo pamela, con ese aire de alta sociedad tan elegante.

En este punto también cabe referirse a cómo te lo colocas. Sí, porque cuestiones como la forma en que lo inclinas sobre tu cabeza, escondes el flequillo o las orejas pueden resultar clave tal y como abordamos en este artículo. Para evitarlo, procura que siempre se vea algo de cabello y opta por peinados que le saquen partido.

Chalecos de pelo


Los chalecos también te permitirán mantener el cuerpo calentito y aportar estilo. Los de pelo largo, tanto aquellos con acabados animal print como los que combinan tonalidades imposibles, son una prenda con gran personalidad que puede llegar a dirigir el resto del conjunto. Con los abrigos de pelo, tipo visón, sucede lo mismo. Se llevan mucho los cortitos.

Las bufandas, clave

El cuello es otro de esos puntos vulnerables que podemos cubrir con estilo. Una bufanda tupida y extremadamente larga resulta de lo más original. Además de la longitud, los flecos y pompones en los extremos, grandes y vistosos, son otro elemento que les dará el toque. Una alternativa distinta son los cuellos, muy cómodos de llevar y algunos de los cuales vienen con su capucha integrada.

Mitones y guantes con personalidad


Proteger las extremidades para combatir el frío también resulta clave. Sin embargo y más allá de los guantes de piel o de lana, encontramos otros con acabados muy chulos, lacitos en diferentes colores, de tejidos elásticos que se adaptan fácilmente a la mano, otros específicos para manejar el móvil, etcétera. Si eres de las que no soporta ir con los dedos comprimidos siempre puedes optar por unos mitones. Eso sí, elige unos que tengan su propia personalidad.

En ocasiones, un pequeño pompón cosido en la parte superior, un trenzado en hilo o unas sencillas tachuelas pueden darle el toque de originalidad. Y si escoges uno liso, siempre podrás combinar el color del tejido con el de tus uñas para lograr un efecto llamativo.

Otra opción la protagonizan las manoplas que, aunque limitan más el movimiento, son muy cómodas de poner y llevar. Además, al disponer de menos costuras ofrecen una mayor variedad de diseños y telas, más abultadas e incluso con acabado de peluche, suaves y calentitos.

Otros trucos y prendas

Para mantener la temperatura corporal y ampliar las posibilidades a la hora de escoger las prendas que enseñarás, nada como una camiseta interior térmica o afelpada que lo retenga. Una prenda preferentemente ajustada, que se adapte bien a tu cuerpo y que resulte cómoda y ligera. Esto último es muy importante para evitar agobiarte.

Descarta las de algodón para esta época del año y no dudes en gastar un poco más de dinero, lo agradecerás. En cuanto al calzado, escoge botas altas, de algodón, que cubran parte de la pierna y que cuenten con un revestimiento interno –de borreguillo, por ejemplo-, pues el cuero se enfría. Y si lo carece, hazte siempre con una talla más en la que quepa con holgura un calcetín gordo.

Imágenes | stsmhn, Voyagerix, Ales_Utovko, y Sjale

En Mi Mundo Philips | ¿Gorro de invierno? Sí, pero primero define tu peinado

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.