Grandes viajes con hijos: ¿a partir de qué edad es recomendable hacerlo?

, 12 de julio de 2018

viajar con niños pequeños

¿Es recomendable hacer un viaje internacional con hijos pequeños? Por miedo, por comodidad, o por desconocimiento, muchos padres retrasamos el momento de hacer un gran viaje con nuestros hijos, pero los niños pueden disfrutar mucho conociendo nuevos países y nuevas culturas. Si nos apasiona viajar, hacerlo acompañados de nuestros hijos nos dará una nueva perspectiva y lo viviremos con la ilusión de crear un recuerdo imborrable en ellos y una experiencia inolvidable para nosotros.

¿Desde qué edad podemos viajar con ellos?

Las compañías aéreas aconsejan esperar a los dos primeros meses de vida para el primer viaje en avión. Es lógico esperar a que durante las primeras semanas de vida vaya cogiendo unas rutinas y a que estemos seguros de poder organizarnos en el día a día como padres, y más si salimos fuera de casa.

Viajar con niños pequeños tiene sus ventajas: con menos de dos años no pagan asiento en los aviones y en muchos hoteles cobran un pequeño suplemento por la cuna y muchas veces sale prácticamente gratis alojarnos con el bebé en la habitación. Eso sí, si viajamos en avión con un bebé debemos tener en cuenta varias circunstancias que nos harán más fácil el viaje. Si además, el bebé toma lactancia materna, será mucho más cómodo ocuparse de su alimentación.

viajar con niños pequeños

Hablamos con Pau García, autor del blog de viajes con niños El Pachinko, y que ha realizado viajes con sus hijos a Japón, Tailandia, Filipinas o Cancún. Según Pau, la edad a partir de la que pueden viajar los niños depende de las ganas que tengan de viajar los padres. “Nosotros hemos viajado con nuestros hijos a destinos internacionales desde que tenían muy pocos meses de vida

¿Qué cosas hay que tener en cuenta a la hora de viajar con niños?

Escuchamos los consejos de Pau a la hora de elegir destino y de plantearse un viaje con niños:

“En el tiempo que llevamos viajando con nuestros hijos nos hemos marcado dos líneas rojas que no queremos cruzar a la hora de escoger nuestro rumbo. Da igual que los destinos estén lejos, pero los países deben ser seguros y disponer de unas buenas condiciones e infraestructuras sanitarias.
Luego, cada niño es un mundo así que antes de emprender un viaje es importante investigar un poco sobre las excursiones o lugares que visitarás en destino. Intenta realizar actividades apropiadas a sus gustos y edades. En este sentido, también consideramos un error ir exclusivamente a lugares o hacer actividades pensadas sólo para los niños. Tiene que haber espacio y actividades para todos los miembros de la familia porque sino el 50% de la familia se aburriría”.
viajar con niños pequeños
“Además, es importante bajar el ritmo del viaje. Mejor hacer una o dos cosas bien hechas cada día que llenar el itinerario de actividades que acabarán con la paciencia de los niños y con la nuestra”.

La alimentación de los niños es un tema que nos preocupa mucho a los padres cuando vamos de viaje, pero siempre hay soluciones, como elegir básicos como arroz, pasta, huevos, pollo y carne a la plancha, fruta fresca, leche o yogures. Pau nos comenta la gente suele ser muy comprensiva con los niños, y aunque no los tengan en carta, se puede pedir que les preparen estos alimentos de forma sencilla y sin demasiados condimentos o triturados en el caso de los bebés. También pueden sacarnos de un apuro los restaurantes de cocinas internacionales como la italiana o hamburgueserías.

En cuanto al equipaje, hay que ser precavido, ir bien equipado con cosas que nos pueden ser útiles, sin caer en el error de cargar demasiado.

Lo mejor y lo peor de viajar con niños

La experiencia de viajar con niños es algo único y Pau nos cuenta como lo vive su familia trotamundos:

“Lo mejor es que con el tiempo te darás cuenta que viajando con niños aprendes mucho más de ellos que ellos de ti. Gracias a nuestros hijos hemos redescubierto el mundo a través de sus ojos, un mundo sin prejuicios en el que hemos logrado recordar sensaciones maravillosas que no sentíamos desde que éramos niños. Es un tiempo de calidad en familia que no tiene parangón y una parte fundamental en su educación como personas.
Lo peor es que descubres los destinos de forma un tanto parcial ya que al viajar con los peques renuncias a algunas actividades o lugares que no son aptos para ellos. No obstante, siempre es mejor renunciar a esa parte de los viajes que quedarse en casa”.

Fotos y agradecimientos | El Pachinko

En Mi Mundo Philips | Los 11 objetos imprescindibles para viajar con un bebé

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.