Guía de Nueva York para los muy cafeteros

, 13 de abril de 2018

Se dice que Nueva York es la ciudad que nunca duerme, siempre llena contrastes, vibrante, inspiradora y multicultural. La Gran Manzana se caracteriza por la diversidad de sus gentes que le dan un carácter único que no deja de reinventarse. Todo ello define también a la cultura del café neoyorquina y convierten a la ciudad en un destino ideal para los muy cafeteros. ¿Te apuntas a este viaje?

Érase una vez un neoyorquino a un café pegado

Seguro que aunque no hayas visitado todavía Nueva York, puedes visualizar muchas de sus calles, plazas, parques y edificios. Hemos visto la ciudad cientos de veces en la pequeña y la gran pantalla, siendo escenario de míticas películas y series de televisión. Haz memoria… ¿cuántas escenas con café recuerdas?

Es difícil no encontrar a los personajes corriendo por Manhattan con su gran vaso de café americano, leyendo un libro en el coqueto café de su barrio, o teniendo una cita romántica en la cafetería de moda. Muchas series míticas tienen su propia cafetería, como Friends, Seinfeld o Frasier, convertidos en un escenario más, donde se pasaba más tiempo casi que en los apartamentos o el trabajo.

Y es que si Nueva York se vive las 24 horas del día, sus habitantes necesitan tener cerca una buena fuente de café. Por eso hay cafeterías en cada esquina, con puestos ambulantes y food trucks cafeteras que son la salvación de muchos trabajadores, y las grandes oficinas y edificios gubernamentales cuentan con su propia cafetería en las instalaciones.

Café en Nueva York

Los inviernos pueden ser muy duros con temporales de frío extremo y nieve, y no hay nada mejor que tener un café bien caliente entre las manos para soportarlo. En verano la ciudad despierta y las cafeterías se lanzan a la calle, locales y turistas disfrutan al aire libre de sus bebidas frías de café o se refugian en la cafetería con aire acondicionado.

Desde el motín del té de 1773, el café ha sido la bebida favorita de Nueva York, acompañando desde entonces a sus habitantes y gentes de paso. Y ha evolucionado con la propia ciudad, la cual ha creado su propia cultura cafetera que hoy es centro de algunos de los mejores cafés de especialidad de todo el país.

Diccionario básico de café neoyorquino para principiantes

Café en Nueva York

El café en América es distinto al europeo pero también Nueva York tiene sus peculiaridades únicas. Quien visite la ciudad por primera vez agradecerá contar con un diccionario básico cafetero para saber qué y cómo pedir su bebida favorita:

  • Black coffee. Simple café solo preparado con cafetera de filtro, normalmente largo y suave.
  • Americano. Se diferencia del anterior en que se elabora añadiendo agua a un café espresso.
  • Black Eye. Más intenso y aromático, consiste en dos golpes de espresso combinados con agua.
  • White coffee. Término originalmente más usado en Reino Unido que ya es común en Estados Unidos, muy similar a lo que entendemos por un café con leche, corto de café.
  • Cortado. En Nueva York la cocina española está de moda y también nuestro cortado conquista fronteras. Se suele servir la leche en forma de espuma.
  • Mocha. Suele ser un café latte que incorpora un toque de cacao en polvo en la espuma de leche, espolvoreado con más cacao o decorado con chocolate raspado.
  • Flat white. Es la versión australiana del latte que está conquistando la ciudad. Se sirve en una taza más pequeña y contiene menor proporción de espuma de leche.
  • Magic. Una vuelta de tuerca al anterior, preparado con dos espressos que lo convierten en un café más intenso y cargado.
  • Draft Latte. Café latte refrescante que se toma frío, preparado con espresso infusionado en frío y coronado con espuma de leche, sin lactosa, naturalmente dulce sin azúcar añadido.
  • Golden latte. Se ha puesto de moda como la versión supuestamente más saludable del café latte tradicional, elaborado con leche de almendras u otra bebida vegetal ecológica, cúrcuma y más especias.
  • Hot brew. Un café de filtro intenso, con textura melosa y aromas de cacao.
  • Cold brew. El café de moda sobre todo en verano, elaborado mediante un filtrado lento en frío que puede llevar largas horas. Intenso de sabor pero muy suave y aromático.
  • Coffe Float. Un cold brew con hielo con una bola de helado de vainilla.
  • Project One. Es un café algo experimental que consiste en un latte “deconstruido”. En la cafetería Coffee project te sirven un espresso, espuma de leche, una taza vacía, un vaso de agua y una galleta. Y te lo puedes montar tú solo o tomar cada elemento por separado.

Ruta de cafeterías de especialidad

La Colombe

Café en Nueva York

Considerada por muchos críticos como el local que sirve el mejor café de la ciudad, La Colombe no deslumbra con una decoración fastuosa porque se centra en lo que verdaderamente importa: el café. Tienen tres locales y casi seguro que te tocará hacer cola para conseguir uno de sus aclamados espressos o lattes.

Pero que el número de personas esperando en la puerta no te eche para atrás: sus baristas son conocidos por su eficencia y velocidad, y son capaces de servir cafés impecables a velocidad de vértigo. Aquí el café está lleno de complejos matices de aroma y sabor, y puedes acompañarlo con algunos dulces de la casa.

Hi-Collar

Café en Nueva York

En Hi-Collar la experiencia se suma a la calidad del café. Este pequeño local te hace sentir en un ambiente muy exclusivo y tiene algo de mágico, pues se trata de una cafetería japonesa donde se mima al máximo el producto. Tienen una gran variedad de cafés de origen cuidadosamente seleccionados y por la noche se transforma en un local de sake.

Pedir un café puede ser algo complejo si no sabes qué escoger, pues tienes la opción de elegir el método de infusión, la variedad de café y el tostado, pero el personal estará encantado de guiarte con sus recomendaciones. Además hay un variado menú de bocados salados y dulces japoneses para acompañar.

Birch Coffee

Café en Nueva York

Fundada por dos amigos apasionados del café, en Birch Coffe hoy cuentan con varios locales distribuidos por los principales barrios y calles de Nueva York, estratégicamente situados donde abunda el público joven. Aunque ligeramente más caro que en otras cafeterías, su ambiente relajado y moderno, y la calidad de sus productos mantienen una clientela fiel.

Cuidan mucho el origen y el tostado de sus granos de café, desde las propias granjas distribuidas por todo el mundo que usan para preparar cada bebida. Es muy popular el café “drip”, infusionado gota a gota gracias a la maquinaria japonesa que luce como la estrella en la barra de cada café.

Blue Stone Lane

Café en Nueva York

Aunque tienen cafeterías en otras localizaciones, merece la pena conocer el Blue Stone Lane de Manhattan West, uno de los barrios más en alza de la ciudad. Este café está integrado en la torre residencial The Eugene y su interiorismo seduce a vecinos y visitantes, combinando el diseño industrial con el punto artístico moderno de la zona.

Entre sus cafés más solicitados destaca su espresso, al más puro estilo italiano, así como el cold brew y los diferentes lattes, con opciones veganas. El origen de los granos y sus mezclas va rotando según la temporada, y cuentan con una completa tienda para llevarte tu café para prepararlo en casa, así como algunos accesorios.

Intelligentsia Coffee

Café en Nueva York

Un lugar peculiar que hay que conocer para dar con él, pues el Intelligentsia está dentro del High Line Hotel, en el west side de la ciudad. Es fácil pasarlo por alto porque gracias a su fama suele haber un puesto callejero en forma de food truck en la puerta, pero merece la pena entrar. Atrae por su atmósfera elegante que traslada a un ambiente europeo clásico, con un toque nostálgico y al mismo tiempo de cierta exclusividad.

Además, en su interior se esconde un patio muy solicitado cuando el tiempo acompaña, todo un remanso de paz para escapar del bullicio neoyorquino con alguno de sus buenos cafés. Valoran mucho el origen único de sus granos y preparan un espresso de gran calidad, fruto de la colaboración mano a mano con los productores y tostadores.

Blue Bottle Coffee

Café en Nueva York

Hoy es uno de los nombres más reconocidos de todo el panorama cafetero americano, con especial relevancia entre la población neoyorquina. Su historia comenzó a principios del año 2000, cuando un músico apasionado del café se lanzó a la aventura con un único objetivo: ofrecer café de calidad lo más fresco posible.

Hoy hay cafés de Blue Bottle por todo Nueva York y siempre suele haber colas delante de la puerta. Sus expertos baristas preparan bebidas personalizadas a cada cliente en el momento, con gran destreza y usando granos de primera calidad. En verano su cold brew es de los más solicitados, incluso lo venden en latas para llevar.

Café en Nueva York

Nueva York está llena de sorpresas y merece la pena dejarse llevar por sus calles y barrios para descubrir rincones nuevos en cada esquina. Lo mejor es olvidarse de las franquicias que inundan los enclaves más turísticos y empaparse de la cultura cafetera local imitando las costumbres de los propios neoyorquinos.

Déjate aconsejar por los baristas expertos en las cafeterías de especialidad y seguro que descubres un delicioso café de origen perfecto para ti. Y no olvides llevarte un paquete de granos recién tostados en la maleta, es el souvenir perfecto para rememorar tu viaje en casa preparando una buena taza en tu cafetera automática.

En Mi Mundo Philips | Cinco escenas míticas de películas que no serían lo mismo sin un café

En Mi Mundo Philips | Escapada a París: los siete cafés que no te puedes perder

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.