Guía para novatos que quieren entender, sobrevivir y aprovecharse de las Rebajas

, 11 de enero de 2016

20160111_Rebajas

Aún estamos digiriendo esos regalos poco acertados del día de Reyes Magos. Es más que probable ese jersey horrible o camisa que te queda pequeña sigan en su bolsa, en un rincón del dormitorio, entre trozos de papel de colores y tickets regalos. Pues felicidades, porque las Rebajas son un periodo estupendo para cambiar estos productos ya que, lo más probable es que salgas ganando.

Si eres de los que tiene poca experiencia en Rebajas, me alegra decirte que has topado con el post perfecto. Una vez hayas leído esta guía, te convertirás en un auténtico Jedi de los periodos de Rebajas. Siempre y cuando, claro está, que no te dejes llevar por el lado oscuro de la Fuerza.

Control, concentración y cuidado

Hay tres “C” que te serán de gran utilidad a la hora de enfrentarte a las Rebajas: control, concentración y cuidado. O lo que es lo mismo… ¡Amigo, no te vuelvas loco! Controlarte ante la bajada de precios es fundamental, ya que es muy habitual que al ver productos más baratos nos lancemos a comprar sin tener en cuenta si realmente los necesitamos o de verdad estamos ante una ganga.

La concentración te ayudará a mantenerte claro en tus objetivos. Cuando entras en una tienda en periodo de Rebajas, encontrarás llamativos carteles y montones de ropa bastante desordenada, que pueden apartarnos de lo que realmente queremos. Sé paciente y no cojas lo primero que se cruce en tu camino.

Y sí, también hay que tener cuidado. ¿Por qué? Porque puede ocurrir que muchas de las prendas que encuentres tengan algún desperfecto o lleven en un rincón del almacén desde el origen de los tiempos. Las Rebajas no justifican bajo ningún concepto que te vendan ropa en mal estado.

Hazte una lista como si fueras al supermercado

Antes de salir a las Rebajas, abre tu armario y analiza lo que tienes y lo que realmente te hace falta. Una vez lo tengas claro, anótalo en un papel. Sí, igual que si fueras a comprar la comida de la semana.

Esta lista debe ser como la Biblia para ti y mantenerte fiel a ella lo máximo posible. Esto no quita que si encuentras una ganga que merezca la pena de verdad, no puedas comprarla, pero siempre con criterio y teniendo claro que con toda seguridad le darás uso.

No hay nada peor que ir de Rebajas sin rumbo fijo. Lo más probable es que termines con una montaña de ropa que no necesitas y un agujero en la cuenta corriente por el que podría caber el Halcón Milenario.

Define un presupuesto y… ¡respétalo!

Hablando de agujeros en la cuenta corriente, aquí otro consejo para que esto no pase. Haz cuentas, prevé gastos y establece una cantidad que puedas abordar destinada a las Rebajas. No debe haber nada que te haga salir de ese presupuesto. Y cuando digo nada es NADA.

De hecho, si crees que puedes flojear en este sentido, sal de tiendas sin las tarjetas y con dicha cantidad en efectivo. De este modo, no habrá tentación que consiga hacerte caer.

Ojito con Internet

Comprar ropa por Internet es una práctica que ya tenemos asumida por completo. Pero cuidado, lo mejor es moderarse. El proceso de compra es mucho más sencillo y cómodo que el tradicional, ya que no tenemos que movernos de casa, ni hacer colas interminables en cajas ni probadores.

Así que una vez más, ten cuidado y mantén la cordura, que no queremos pasarnos el resto del mes comiendo arroz blanco y patatas cocidas.

¿Qué comprar en Rebajas?

Por último, algunos consejos sobre qué prendas deberías comprar en Rebajas. Hay que partir de que la ropa rebajada es la de la temporada otoño/invierno que en breve finaliza, por lo que más pronto que tarde estaremos ya tirando de prendas más primaverales. Así que antes de pasar por caja, piensa bien si la ropa que llevas en la mano te va a seguir gustando el próximo otoño.

Por ello, lo mejor es invertir en prendas básicas y de cortes más o menos estándar que nos van a venir bien en todo momento. Algunos ejemplos son camisas y camisetas blancas, pantalones vaqueros y chinos, zapatos negros y marrones para la oficina, americanas para el día a día y ropa interior.

También podemos apostar por esa prenda de la que llevamos meses enamorados, pero cuyo precio considerábamos fuera de nuestro alcance. Eso sí, siempre y cuando haya conseguido realmente un descuento que merezca la pena de verdad.

¿Entendido? Pues ya estáis listos para salir a la galaxia. ¡Que la Fuerza os acompañe!

Imagen | Zara
En Mi mundo Philips | Para tu padre, para tu hermano, para tu cuñado… Cómo elegir la afeitadora perfecta para regalar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.