No hace falta ser la mejor mamá del mundo (aunque sabemos que ya lo eres)

, 22 de abril de 2014

1F0F9818D664177F21D3CF2F55832DFA

Ya hemos hablado alguna vez de los miedos que nos invaden a los madres y padres primerizos. No hace falta ser la mejor madre del mundo, aunque seguro que tu bebé lo piensa. De hecho, hasta hay un club de malas madres del que últimamente se está hablando mucho y para bien, porque no hace falta meternos más presión. Porque nadie es perfecto, y la mayoría hacemos lo que podemos día tras día. Pero algunos trucos te ayudarán a educar a tu hijo:

Pequeños trucos para ayudarte a educar a tus hijos

Cuando estás todo liado con un niño recién nacido que llora todo el rato que cada dos minutos requiere que le des de comer, que le cambies el pañal o que le pongas a dormir, te dicen que ese es el momento “fácil” que lo más complicado como padre está por llegar, porque según van creciendo necesitan que les vayas educando para hacer de ellos personas responsables, autónomas y que se comporten bien.

Así que aunque el oficio de ser padre o madre se aprende sobre la marcha, siguiendo tus instintos, estos consejos te pueden servir de ayuda para ser la mejor madre o padre que puedes llegar a ser:

* Los niños aprenden de lo que ven. Influye tu manera de relacionarte con tu pareja y con tus otros hijos, así aprenderán a relacionarse con los demás. Si quieres que ellos hagan algo, la mejor manera es que tú lo hagas primero y ellos te imitarán. Si tú comes fruta, ellos comerán fruta, si tú lees, ellos leerán. Los hermanos mayores también ejercen mucha influencia en cómo ellos van aprendiendo.

* Cuando hables con tu niño, bájate a su altura y establece contacto visual. Verás que te responde todavía mejor.

* Ten cuidado con el tono y la manera en la que hablas con tu hijo. Ellos se fijan todo el rato en tu comportamiento y lo imitan. Si no quieres un niño respondón, habla con ellos de manera calmada ¡aunque a veces nos resulta imposible!

* Juega con ellos y haz el payaso. No hace falta que les estés educando todo el rato y diciendo constantemente cómo hay que comportarse, a veces hay que recuperar nuestro niño interior y hacer el gamberro con ellos. Ya tendrán tiempo de ser adultos.

* Más que estar todo el rato regañándole y recordándole todo lo que hace mal, recuerda felicitarle por sus logros y esfuerzos. Hay que ser más positivo que negativo, y se aprende más reforzando lo bueno que castigando lo malo.

* Dales a tus pequeños mucho amor y afecto, tenemos que aprender a ser mucho más cariñosos de lo que este mundo estresado nos está llevando a ser.

* Los niños necesitan rutinas y límites, es su forma de sentirse a salvo y seguros, así que hay que ser firmes con ellos en determinados momentos.

* A los niños se les puede y se les debe decir que no de vez en cuando. Tienen que aprender a que no siempre se puede hacer lo que ellos quieren y aprender a tolerar las frustraciones. No te sientas culpable por ello, porque les estás enseñando una lección importante en su vida.

* Sobre todo, deben aprender a creer en ellos mismos. Es muy importante y muy poderoso que ellos aprendan a intentar a hacer cosas complicadas y a que no tengan miedo de equivocarse, les será muy útil en la vida, y tendrán el coraje suficiente para lanzarse a luchar por todas sus metas.

En mi mundo Philips | Los trece trucos secretos que toda madre debe conocer para su viaje con un bebé

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.