Hay vida más allá de la nata: ideas irresistibles para servir las fresas

, 2 de mayo de 2016

Fresas en ensalada con naranja

Si hay una fruta que represente la esencia de la primavera, es sin duda la fresa. Los días más largos y soleados, con la eclosión de ese colorido que inunda campos y ciudades, son el escenario perfecto para disfrutar de las fresas, irresisiblemente dulces. Son una delicia al natural pero podemos convertirlas en un plato de lujo si las acompañamos bien. Las fresas con nata son un clásico que nunca falla, pero para no aburrir en casa anímate a probar estas ideas diferentes.

Fresas con otros lácteos

Fresas con queso

¿Por qué elegir siempre la nata para servir las fresas y fresones? Hay otros productos lácteos que ofrecen también muy buenos resultados, como el yogur natural. Elige una variedad de tipo griego si lo quieres más denso, o escoge la alternativa desnatada si estás en plena operación bikini. Se puede endulzar con miel, azúcar moreno, estevia o con zumo de naranja natural. El queso crema también es una buena opción, tanto para crear una base cremosa como para para rellenar con él la fruta, como en esta receta con un toque de galletas. Y si lo que buscas es sorprender, prueba aformar pinchitos de fresas con cuadrados de tu queso favorito, la combinación es exquisita.

Tostadas, tortitas, cereales y crêpes

La comida típica de desayunos y meriendas es ideal para acompañar las fresas. Una simple rebanada de buen pan, untada con mantequilla, miel o queso, y unas fresas laminadas son un bocado delicioso a cualquier hora del día. Prueba también a añadir unas cuantas troceadas a tu cuenco de cereales o muesli y suma también algunos frutos secos cuando necesites una dosis extra de energía. Y no te cortes a la hora de añadirlas a tus platos dulces favoritos, pues van muy bien con tortitas, crêpes, torrijas, bizcochos o gofres. Una buena idea es preparar una salsa rápida cociendo unos minutos unas cuantas fresas picadas con un poco de azúcar: disfrútala con helado, natillas, flan o coronando un pastel.

Fresas en ensalada y otros platos salados

Fresas en ensalada

El tomate es en realidad una fruta, ¿por qué no sumar entonces fresas a las ensaladas para que le hagan compañía? Añadirás un toque chic muy vistoso, sobre todo si las combinas con alguna otra fruta o si buscas el contraste de colorido entre los diferentes ingredientes. Las mezclas de brotes tiernos van muy bien como base, y las vinagretas con un toque ácido o balsámico crean un contrapunto muy interesante. Además, cocinadas con vino y un caldo bien aromático, se convierten en una guarnición o salsa de excepción para carnes y pescados.

Recuerda que una de las maneras más sencillas de disfrutar del mejor postre primaveral es con nuestra receta de fresas con zumo de naranja, o puedes convertirlas en un delicioso smoothie lleno de vitaminas gracias a tu licuadora. ¿Con qué opción te quedas?

En Mi Mundo Philips | Cómo hacer paso a paso un smoothie de primavera de frutos rojos y remolacha

En Mi Mundo Philips | Aporta energía a tus desayunos con estos batidos de frutas de temporada

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.