Hielos de sabores, una refrescante alternativa a los cubitos de agua en nuestras bebidas

, 31 de julio de 2013

El cubito de hielo, esa maravillosa roca de agua congelada que nos hace más llevadero el calor estival y que acompaña nuestros zumos, cafés o combinados, ya no tiene por que ser tan aséptico, tan ¿aguado?.

Cada vez es más frecuente el uso de cubitos de hielo de sabores que evitan que la bebida vaya perdiendo intensidad de sabor a medida que éstos se van derritiendo. Ya no solo se puede potenciar el sabor original con un hielo hecho con la misma bebida que enfría, también se pueden hacer mezclas que suman y ganan en aromas y gusto.

Un café con hielo de café

Todo una redundancia de sabor y aroma. La intensidad del café ya no se ve amenazada por un exceso de agua, aunque es cuestión de gustos, porque hay a quien precisamente le gusta ese efecto.

A los más cafeteros nos seduce más la idea de agregar unos cubitos de hielo que previamente habremos elaborado con café recién hecho y al que, siguiendo el consejo de Arzak y Arguiñano, podemos añadir tres granos de café, para darle un toque exótico.

Un limón y medio limón

Probablemente el hielo más versátil sea el de limón, en su versión de zumo concentrado congelado o como cáscara o rodaja en hielo.

Ideal para reforzar sabores de zumos de la misma familia de frutas, por ejemplo, cítricos, o para contrastar con frutas opuestas. Y donde realmente aporta sabor y aroma es indudablemente en cócteles y combinados.

Un extra de color

Pero cualquier zumo de frutas puede acompañarse de hielos de su misma composición, a los que algunos añaden un extra de color con colorantes alimenticios artificiales o naturales.

Así la intensidad de sabor se ve reforzada con una explosión de color que hace estas bebidas aún más apetecibles para adultos y en especial, para los más pequeños.

Leche con cacao en hielo

Si os gusta la leche con cacao o chocolate, pero os da pereza tomarla caliente en verano y no tenéis tiempo de estar tratando de disolver los grumitos en frío, una alternativa bastante ‘golosa’ es añadir a la leche unos cubitos de cacao o chocolate y que se vayan derritiendo poco a poco, ganando en intensidad a la vez que frescura.

También podéis hacerlos de vainilla y agregarlos, además de a la leche, al té o al café.

Hielos hasta en la sopa

Las posibilidades a la hora de elaborar hielos son infinitas: de hierbas aromáticas o flores, de mojito, de aliños para ensaladas o hasta de gazpacho.

Hielos que podrás usar no solo para enfriar tus bebidas, sino también para agregar a ensaladas o hasta en la sopa. He aquí una receta de ensalada que nos proponen en Mercado Calabajío a la que le irían perfectos esos cubitos de gazpacho.

Mi mundo Philips | Las recetas más irresistibles con chocolate y café (I)

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.