Hippie, grunge, rastas, hipster y, ahora, twee. Conoce sus señas de identidad

, 24 de marzo de 2015

Twee

Vayan ustedes sacando el pañuelito para decir adiós desde la distancia a los hipsters. Y es que hay quien opina que el reinado de movimiento cultural se está viendo relegado por otro que cada vez tiene un auge mayor: el de los twees.

¿Cómo? ¿Que no sabes de lo que te hablo? Pues ponte las pilas, porque en breve el mundo va a estar inundado por un tsunami de buen rollo, de dulzura, de colores pastel… Vamos, muy a lo Candy-Candy todo, pero sin tanto drama.

Pero vayamos al grano. El término “twee” viene a ser el sonido con el que los bebés se refieren a “sweet” que como todos sabéis, mis queridos lectores bilingües, significa dulce. Pues eso, dulzura a raudales, como si todos viviéramos dentro de un algodón de azúcar.

Los twees son personas majísimas y de gran sensibilidad, muy educadas, comprometidas socialmente y humildes. La maldad no está entre sus cualidades, aunque sí se declaran contrarias a los hipsters y a todo lo que se considere cool.

Cosas que le gustan a un twee

Por poner algunos ejemplos…

* Ir a merendar a casa de la abuelita, les gusta (si el camino hasta ella es un bosque, mejor).
* Los animalicos, les gustan (si son pajaritos, ya es de aplauso).
* La ropa un poco infantil, les gusta (sin pasarse, que no es que vayan disfrazados de Pinocho).
* Las verduras biológicas, les gustan (aquí no conozco excepciones).
* Reciclar hasta el infinito y más allá, les gusta (nunca verás a José Mota darle una colleja a un twee).
* Pasear en bicicleta, les gusta (y si es para ir por el bosque camino de casa de la abuelita y hablando con los pajaritos, ya ni te cuento).
* Estar en contacto con su niño interior, les gusta (vamos, que los domingos sacan la Barbie y los Playmobil y echan la tarde).

En definitiva, tener a un twee al lado es una fuente que te escupe buen rollo durante las 24 horas del día. Además son muy fans de la cultura. Leer y el cine de culto les vuelve loquitos. Seguro que ves a un twee leyendo ‘El guardián entre el centeno‘, pero jamás disfrutando de ‘Gran Hermano Vip’.

Marc Spitz, autor del libro ‘Twee: the gentle revolution in music, books, television, fashion and film’ (‘Twee: la apacible revolución en la música, los libros, la televisión, la moda y el cine’), no duda en incluir nombres como Anna Frank, Buddy Hollie, Belle & Sebastian o, incluso, Walt Disney como parte de este movimiento.

Pero ahí no queda la cosa, porque también hay quien incluye otros como Wes Anderson, Zooey Deschanel, Morrisey, Kurt Cobain o el mismísimo J. D. Salinger. Vamos, que al parecer aquí entra todo lo que sea ‘buenrollismo’.

¿Y qué hacemos con las barbas?

Lo que no sé bien es qué papel ocupan las barbas dentro de todo esto. Con los hipsters teníamos claro que cuanto más barbudo, más integrado en el grupo, pero en el caso de los twees no me queda claro.

¿Nos la recortamos? ¿La seguimos dejando crecer? ¿Le echamos nata para que sea más dulce? ¿Le decimos a la abuelita que nos haga una funda de punto para guardarla? ¿La convertimos en un nido para pájaros?

De momento, no tengo la respuesta, pero seguiré investigando.

Imagen | David van der Mark
En Mi mundo Philips | No es que nos guste llevar barba, ¡es que somos lumbersexuales!

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.


  • chloecomprando

    A los twees yo les pondria barba muy recortadita , asi suave y que no rasque jeje