Horchata casera y no solo de chufa

, 23 de agosto de 2018

horchata casera

Hay bebidas que saben a puro verano, como la limonada, los zumos de frutas, el granizado, el café con hielo, la leche merengada…y, por supuesto, la deliciosa y refrescante horchata. En nuestro país triunfa la horchata típica valenciana de chufa, pero hay muchas más variantes que también merece la pena probar. ¿Te animas a preparar tu propia horchata casera de sabores diferentes? ¡Es muy fácil!

¿Qué es exactamente la horchata y cuántos tipos hay?

La palabra “horchata” proviene del latín hordeāta, “hecha con cebada”, porque las primeras versiones de esta bebida se hacían con granos de cebada. En España es innegable la popularidad de la horchata de chufa, típica del Levante y sobre todo de Valencia. Allí abunda el cultivo de la chufa, un tubérculo de pequeño tamaño que introdujeron los árabes en la Edad Media.

horchata casera

Pero en realidad el término horchata se refiere a una gran variedad de bebidas vegetales, preparadas con la mezcla de cereales o frutos secos molidos con agua y azúcar. Son típicas de las regiones mediterráneas y también de muchos países Latinoamericanos, muy nutritivas, refrescantes e hidratantes. Y lo mejor de todo es que es sencillísimo hacer horchata casera.

Prepara tu propia horchata casera

Para hacer tu propia horchata casera solo necesitas un aparato de cocina potente para triturar el ingrediente que escojas, como tu batidora Philips o con el picador de tu batidora de mano. Después solo tendrás que exprimir bien la mezcla líquida con un tamiz muy fino, una malla o un paño tipo estameña como el que se utiliza para hacer yogur o jaleas.

horchata casera

Esta es la receta básica:

  1. Lava muy bien 250 g de chufas, granos de cereal o frutos secos crudos.
  2. Cubre con abundante agua y deja a remojo toda la noche.
  3. Escurre y tritura con 1/2 litro de agua limpia, 1 rama de canela, 1 corteza de limón y 100 g de azúcar.
  4. Añade 1/2 litro más de agua y exprime la mezcla muy bien con un tamiz o paño de gasa muy fina.
  5. Corrige el punto de dulzor con más azúcar si fuera necesario.

Sirve tu horchata muy fría, con hielos o convertida en granizado congelándola parcialmente y triturando de nuevo con tu batidora. Prueba a hacer variantes de horchata casera cambiando las chufas por almendras, avellanas, arroz integral, cacahuetes, copos de avena o de espelta.

No te cortes en variar la receta básica a tu gusto experimentando con diferentes sabores, combinando por ejemplo la mitad de chufas con almendras o incluso usando semillas de sésamo. ¿No te gusta la canela? Prueba a cambiarla por un poco de nuez moscada, o endulza con miel en lugar de azúcar.

¿Te apuntas a montar tu propia horchatería en casa? ¡Acabemos con el mito de que la horchata es solo para el verano! ¿Por qué no seguir disfrutándola en casa el resto del año?

Fotos | iStock.com/RoxillerKjokkenutstyrCity Foodsters

En Mi Mundo Philips | Smoothie de sandía y melón: la forma más fácil de refrescarte en verano

En Mi Mundo Philips | Nueve ideas para hacer una limonada diferente

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.