La baja de maternidad, un periodo para disfrutar

, 21 de agosto de 2013

Muchas madres recientes os encontraréis ahora disfrutando de la baja de maternidad. Yo también, aunque en septiembre se me acaba, snif, snif. Son escasas 16 semanas (no, no llegan a los cuatro meses) que gracias a las vacaciones, y si además acumulamos el permiso de lactancia, podemos prolongar durante alguna semana más. Aún así, el permiso se queda corto para llegar a los seis meses de lactancia materna exclusiva que recomienda la OMS. Porque lo cierto es que la reincorporación al trabajo hace que las madres que continúan la lactancia más allá de los 5-6 meses de edad del bebé sean las menos.

Cosas que hacer durante la baja de maternidad

Pero no seamos agoreras y disfrutemos de los días que todavía nos quedan por delante para disfrutar de la baja de maternidad. Un periodo que nos sirve para recuperarnos del parto, generalmente, se estima la cuarentena después del parto (seis semanas) como el periodo de recuperación, aunque dependiendo de cómo haya sido el parto, puedes encontrarte mejor antes o después de esa fecha.

La baja de maternidad también es el momento idóneo para que equipemos la casa por completo para el recién llegado (por mucho que hayamos previsto de todo, siempre hay cosas que echamos en falta, mientras que otras que compramos convencidos, nos damos cuenta de que son superfluas).

Es el momento de ir conociendo a nuestro hijo, de disfrutar de sus primeros meses de vida y de su adaptación al mundo. La baja por paternidad nos permite que el padre también nos ayude con la crianza y que él también pueda aprovechar estos momentos tan mágicos. Y sí, la baja de maternidad es el momento de sacarle miles de fotos al niño y de grabarle vídeos de cualquier monería que haga. Yo pensaba que con el primer hijo se te pasaba la tontería de emocionarte con los primeros gorgoritos, pero con el segundo hijo se nos cae igual la baba a los padres.

Aprovechemos el buen tiempo también para pasear con nuestro hijo. A ellos les encanta salir a la calle y el movimiento les ayuda a dormir y a descansar mejor, y para las madres recientes, es una buena manera de ir recuperando nuestra forma física. Otra gran manera de encontrarte con más fuerza es recuperando uno de los placeres del verano: la siesta. Duerme cuando el bebé duerme para recuperar las horas de sueño que nos roban los pequeños a las noches.

¿Fin de la baja, fin de la lactancia materna?

No y mil veces no. Estos meses de baja de maternidad los vives como si estuvieras en una burbuja, como si el cordón umbilical todavía no se hubiera cortado del todo. Y volver al trabajo se hace duro. No lo hagas todavía más difícil quitando esos preciosos momentos de lactancia materna que tanto disfrutáis tu bebé y tú.

Existen mil maneras de compaginar lactancia y trabajo. Si quieres mantener la lactancia materna exclusiva, durante la baja de maternidad puedes aprovechar para crear un banco de leche que te permita tener leche guardada suficiente, y sigue extrayéndote la leche una vez que empieces a trabajar para mantener el banco. Los extractores de leche Comfort de Philips están especialmente diseñados para que el suave masaje consiga una extracción abundante de manera sencilla.

Recuerda llevar el extractor de leche contigo si vas a pasar muchas horas lejos del bebé. Los primeros días puedes notar el pecho demasiado hinchado, y el extractor te ayudará a vaciarlo y prevenir posibles mastitis. Dependiendo de si quieres continuar generando leche (y por tanto, estimular el pecho) o por el contrario, reducir tomas, tendrás que extraer más (la misma cantidad que una toma, unos diez minutos por cada pecho) o menos leche (lo justo para aliviar un poco el pecho).

Si no quieres extraerte leche, no tienes porqué cesar del todo con la lactancia materna, sobre todo, si tienes un horario laboral estable y no trabajas durante demasiadas horas. Puedes sustituir una toma por un biberón de leche artificial y continuar la lactancia materna durante el resto de tomas. Si el bebé ya está cerca de los seis meses, esa toma se puede sustituir por una pequeña introducción a la alimentación complementaria (un puré de frutas o su primera papilla de cereales).

En mi mundo Philips | Mi experiencia con el extractor de leche Comfort de Philips AVENT: coser y cantar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.