¿Tú bebé llora y no sabes por qué? Te contamos las razones habituales y cómo calmarle

, 22 de noviembre de 2016

Crying child with a runny nose at home

¡Enhorabuena! Has tenido un precioso bebé, pero aún no sabe hablar y la única forma de expresarse que tiene es llorando. Y cada vez que se pone a llorar te vuelves loca ¿tendrá hambre?, no, si le acabo de dar de comer, ¿serán gases? ¿tendrá frío? ¿tendrá ganas de jugar o querrá dormir? ¿estará enfermo? Si no sabes por qué llora tu recién nacido, repasa esta check list de principales motivos de lloro del bebé. Las primeras semanas de vida del niño son las peores,  porque queremos calmarle y no sabemos muy bien cómo hacerlo.

Motivos por los que llora un bebé

Primero podemos empezar por lo básico: ¿El bebé tiene hambre? Pensemos en cuándo fue la última toma, en si comió mucho o poco. Hay bebés más comilones y otros menos comilones a los que no les importa esperar. Mi primer hijo (que nació con 4 kilos), solo lloraba por hambre. Comía a todas horas y nunca tenía suficiente. La solución para todo era ponerle al pecho.

Otros motivos habituales de llanto es que el bebé necesite un cambio de pañal (aunque la mayoría no lloran si están sucios), que tenga gases (se suele poner rojos, mover las manos y retorcerse), que tenga sueño, o que esté incómodo (muchas veces tendemos a abrigarles demasiado y lo que les pasa es que tienen calor).

Cómo calmar a un bebé

Si el bebé tiene gases, debemos intentar que los expulse acunándole tumbado, boca abajo, con nuestra mano en su estómago. Esta posición les suele resultar muy cómoda y se relajan enseguida. También pueden ayudar los masajes circulares en su estómago (recuerda que hay que ser muy suave dándoselos).

Otras cosas que les pueden ayudar a calmarse es acunarle en nuestros brazos, envolverlo en un manta, o mediante la succión (puede ser con el pecho, con un chupete o con su propio dedo). Pero si el pequeño tiene sueño podemos caer en el error de marearles con tanto movimiento. Poco a poco irás conociendo a tu bebé mejor y tu propio instinto te ayudará a encontrar qué le pasa en cada momento.

Y sobre todo, recuerda que debes mantener la calma. Si te pones nerviosa el bebé lo nota y será peor. Una buena dosis de paciencia, aunque el llanto del pequeño sea interminable, nos ayudará en este tipo de situaciones.

Foto  | iStock Radist

En Mi Mundo Philips | Un nuevo estudio recomienda que los bebés duerman con sus padres al menos los primeros seis meses

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.