La depresión post-parto, algo más común de lo que pensamos

, 1 de septiembre de 2014

Worried Mother Holding Baby In Nursery

En general, se tiene una imagen tan idílica de la maternidad, que parece que todo tiene que ser un camino de rosas, y no, hay momentos duros, pero, afortunadamente, hay cosas que compensan. Por eso todas las madres que se enfrentan al duro problema de la depresión post-parto sufren por el doble, porque no saben cómo pueden sentirse tristes si se suponen que debe ser el momento más feliz de sus vidas. Si sabes cómo afrontarlo, podrás olvidar esa triste sensación:

La depresión post-parto es frecuente

Hasta el 80% de las mujeres de las mujeres embarazadas pueden experimentar algún tipo de depresión durante las primeras semanas después del parto, que se manifiesta con decaimiento, irritación, tristeza con llanto e inquietud. Suele desaparecer tras unas semanas sin problemas, pero en algunos casos la tristeza se hace más profunda hasta llegar a la depresión.

La sensación es comprensible, porque acabas de llegar del hospital, de una operación si sufriste césarea o de un parto agotador, el niño no para de llorar, duermes mal, te sientes cansada y sobre todo, tus hormonas están todas revolucionadas. De hecho, la fluctuación de las hormonas es la principal causante de este sentimiento. Durante el parto se requieren altos niveles de progesterona, hormona relacionada con las emociones. Tras dar a luz, la cantidad de esta hormona se reduce de forma drástica, y estas fluctuaciones tan fuertes no vienen nada bien a nuestro estado de ánimo.

¿Cómo combatir la depresión post-parto?

Primero de todo, busca ayuda. No tengas miedo a consultarlo con tu ginecólogo y matrona, porque ellos sabrán qué hacer. No creas que la depresión se pasará sola, porque a veces es preciso un tratamiento. Háblalo también con tu pareja, con tu familia, con tus amigas (sobre todo si han sido madres antes), expresar tus sentimientos hace que sean más fáciles de aceptar.

No eres una mala madre por tener estos sentimientos, es completamente normal y verás cómo poco a poco vas viendo la luz. Ser madre es una gran responsabilidad y muchas nos sentimos en muchos momentos incapaces de lidiar con todo, es perfectamente natural. Busca algo de tiempo para ti, pide ayuda para echar una siesta y después de dormir bien, te encontrarás mejor y verás todo de manera diferente. También te vendrá bien si alguien te puede echar una mano en la casa y con las comidas mientras tú te ocupas del bebé.

Si sufres estos sentimientos, mucho ánimo y mira hacia delante, porque todo irá a mejor poco a poco.

Foto | Thinkstock
En Mi Mundo Philips | ¿Cómo elegir sujetador durante el embarazo y la lactancia?

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.