La fórmula definitiva del batido perfecto

, 15 de marzo de 2018

La fórmula del batido perfecto

Disfrutar de un batido o smoothie en casa es tan sencillo como pulsar un botón y dejar que tu batidora lo prepare al instante con la mejor textura. Seguro que después de probar nuestras recetas ya tienes tu favorita pero, ¿por qué no te animas a experimentar con nuevos sabores? No te pierdas esta guía con la fórmula definitiva para crear tu propio batido perfecto.

¿Cómo es el batido perfecto?

Las batidoras se han ganado un lugar privilegiado en la cocina porque ofrecen muchas posibilidades cada día para preparar todo tipo de recetas a cualquier hora. Precisamente esa versatilidad es una de sus grandes ventajas, y es que no existe el batido único ideal. Podemos jugar con ingredientes, texturas, sabores, aromas y con superalimentos para crear nuestro batido perfecto.

La fórmula del batido perfecto

El batido o smoothie ideal se puede adaptar a cada época del año cambiando los productos de temporada y también se puede ajustar a nuestros gustos. Además hay batidos más adecuados para momentos diferentes del día, o según nuestras necesidades concretas: un desayuno para llevar, una merienda con niños, para reponer energías después del gimnasio, etc.

El batido perfecto debe ser apetecible y disfrutable, con una textura cremosa y suave, ni demasiado densa ni demasiado líquida. Además tendrá el equilibrio justo de sabores y aromas, será saciante sin resultar pesado y aportará un buen balance de nutrientes esenciales. Y eso lo podemos lograr con una fórmula básica.

Así es la fórmula defnitiva del mejor batido o smoothie

La fórmula del batido perfecto

Con esta guía básica podrás preparar dos batidos de tamaño medio o una gran porción especial para deportistas o para esos días en los que necesitas una dosis extra de energía.

  • 1 porción de fruta blanda y tierna. El plátano tiene la textura ideal, pero también puede ser melocotón, nectarina o mango, siempre que estén bien maduros y tengan una textura casi cremosa. Si es congelada añadirá más definitiva y textura.
  • 1 porción de fruta fresca. Fresca o congelada, puede ser una unidad de manzana, una pera grande o dos pequeñas (dependiendo de la variedad), una naranja entera, una taza de frutos rojos, piña pelada o de uva, una tajada de melón, etc. Estas frutas aportan más líquido, fibra, frescor y acidez.
  • Líquido. Aproximadamente 1 y 1/2 tazas, unos 350-400 ml. Puede ser zumo extraído con el exprimidor o licuadora, agua mineral, yogur, té, agua de coco, leche entera o semidesnatada, leche de almendras o alguna otra bebida vegetal, etc.
  • Verduras. Las mejores opciones son hojas verdes en crudo, uno o dos manojos; espinacas, canónigos, col kale, lechuga, acelgas, rúcula… o anímate con crucíferas como algunos floretes de brócoli o coliflor. Para variar los batidos verdes puedes usar una porción de otra verdura, como una remolacha, dos zanahorias medianas, una rodaja de calabaza o un pepino mediano.
Batido de melocotón y melón
  • Grasas saludables. Las grasas sanas añaden textura, suavizan el sabor y enriquecen nutricionalmente el batido. Medio aguacate, dos cucharadas de mantequilla de cacahuete o almendras (sin azúcar y sin sal), una cucharada de aceite de oliva, de semillas o de coco son buenas opciones.
  • Aglutinantes. Son ingredientes que ayudan a combinar todos los demás componentes para crear una textura más homogénea y agradable, además suman nutrientes esenciales. Por ejemplo, dos cucharadas de yogur espeso o queso cremoso natural, copos de avena, un puñado de almendras o nueces, una cucharada de semillas de chía o de lino, una cucharada de arroz cocido o de quinoa.
  • Superalimentos. Agregar superfoods es un toque opcional, pero recomendable para enriquecer más nuestros batidos. Hay muchas opciones, desde una cucharada de semillas de cáñamo molido o levadura de cerveza hasta una cucharadita de açai en polvo, té matcha, maça, proteína en polvo, nibs de cacao o cacao puro en polvo, etc.
  • Endulzantes. También son opcionales pero pueden equilibrar los sabores, y también agregan energía y minerales. Sirope de ágave, estevia, miel artesana natural o sirope de arce son buenas opciones. Con una cucharadita es suficiente.
  • Aromas extras. Especias y hierbas que potencian los aromas y también son ricas en nutrientes esenciales. Si las usas en polvo, empieza con media cucharadita y añade un poco más después de probarlo; las hierbas frescas se pueden añadir por cucharadas más grandes, bien lavadas. Cúrcuma, canela, jengibre, perejil, cilantro, tomillo, vainilla, menta o hierbabuena son grandes opciones.

Cómo adaptar la fórmula definitiva a tu gusto

La fórmula del batido perfecto

Cuando empieces a jugar con los componentes básicos de esta fórmula verás lo fácil que es ir creando tus propios batidos y smoothies de forma sencilla. No hace falta que incluyas todos los elementos descritos, pero te servirá de guía para dar con tu receta perfecta.

Aprovecha la tecnología de tu batidora para lograr esa textura ideal, utilizando el programa preestablecido para smoothies o ajustando manualmente la velocidad variable. Y un truco final: si al final añades unos cubitos de hielo conseguirás instantáneamente un batido mucho más cremoso y refrescante, ideal para cuando llegue el buen tiempo.

La fórmula del batido perfecto

Sobre gustos no hay nada escrito pero sí podemos aprovechar la fórmula definitiva para preparar nosotros mismos nuestro batido perfecto. Aprendiendo los puntos básicos podrás elaborar cada día la receta que mejor se adapte a ti y a tu familia, personalizando las bebidas totalmente a tu gusto. ¿Cuál es tu favorito?

En Mi Mundo Philips | ¿Llegas tarde a casa? Convierte tus batidos en cenas saludables

En Mi Mundo Philips | Trucos para aprovechar la pulpa de las frutas y verduras de tus zumos y batidos

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.