La historia de tres niños milagro de esos que era imposible (pero imposible) que nacieran y que aquí están

, 30 de octubre de 2015

image2

Hay parejas que tienen que enfrentarse a unas palabras que no quieren oir “será casi imposible que puedas ser madre por métodos naturales, si te quedas embarazada será un milagro“. Pero a veces, esos milagros suceden. Si a vosotros también os está costando tiempo concebir, seguro que estas historias de niños milagro os animarán y os darán esperanza de que igual, tal vez, a lo mejor, a vosotros os suceda algo parecido. Tres historias contadas por las madres que resultan realmente conmovedoras:

La historia  de L. y su bebé milagro de 4 meses

Entre mamás: ¿Te dijeron que era imposible que tuvieras hijos? ¿Por qué razón?

L: No que fuese imposible, sino que probablemente no los podría tener de forma natural por un problema que encontraron en mis trompas de falopio.

Entre mamás: ¿Te costó mucho tiempo quedarte embarazada?

L: Un poco más de un año

Entre mamás: ¿Cómo te sentías ante la incertidumbre de si te podrías o no quedar embarazada?

L: Al principio sentí ansiedad al ver que no me quedaba porque lo deseaba mucho. Cuando el médico me dio la noticia me sentí muy triste, pero la verdad es que nunca perdí la esperanza de que llegara de forma natural.

Entre mamás: ¿Cuál fue vuestra reacción al conocer la noticia del embarazo? ¿Qué te dijo tu médico?

L: Nunca había llorado tanto de alegría… no me lo podía creer, estaba con mi pareja y no parabamos de abrazarnos. Creo que ha sido uno de los mejores instantes de mi vida.

Mi médico dijo que esto puede ocurrir, que las condiciones se pueden dar en algún momento preciso para que ocurra la concepción sin ayuda médica.

O. y sus dos niñas milagro

Entre mamás: ¿Te dijeron que era imposible que tuvieras hijos? ¿Por qué razón?

O: Si, tras operarme con 32 años por quistes en la matriz, me dijeron que tenía muchas adherencias y tenía las trompas obstruidas. El médico, intentó limpiar lo que pudo, pero directamente me comentó que si quería ser mamá, no me quedaría más remedio que hacerme una fecundación in vitro.

Entre mamás: ¿Te costó mucho tiempo quedarte embarazada?

O: Esperé un año para recuperarme y acudí a la unidad de reproducción asistida del Hospital de Alcalá de Henares. Allí, me hicieron las pruebas de FSH y me comentaron que tenía una reserva ovárica como de una mujer de 50 años y que era muy difícil que generara óvulos.​​

Comencé un tratamiento de fertilidad y el día antes de extraer los óvulos, me dijeron que no había generado ninguno. Sí, cero óvulos después de 45 días pinchando e hiperestimulando la ovulación. Lloré durante horas.​ El médico, ese día me recordó que no iba a poder ser madre.​

Acudí a la medicina privada y me diagnosticaron exactamente igual. Me comentaron que pensara en la donación de óvulos. Si quería que fuera de una hermana o amiga, me lo harían en Londres y si no me importaba la procedencia en Madrid. No obstante, me aconsejaron que volviera a intentar la segunda oportunidad, que en casos como el mío, da la Seguridad Social, que era una pena que lo perdiera.

Comencé mi segundo tratamiento el 23 de agosto (con 34 años) y el 11 de septiembre que fui a la primera revisión, pidieron a mi marido que entrara (tema que me sorprendió ya que cuando me dieron la mala noticia de que no tenía óvulos, en ningún momento le llamaron). Me dijeron, deja de pincharte, estás embarazada de forma natural. Nos pasa una vez cada mil casos y tú eres uno de ellos.

A la semana, certificaron que el corazón latía. Ese momento fue increíble, no dábamos crédito. Yo, con las trompas obstruidas y sin reserva ovárica y me había quedado en estado!!!!! Buf, llamé a toda mi familia.​ Dos años después, observé que hacía mucho tiempo que no tenía la regla y ……..¡estaba embarazada de nuevo!!! Mi segunda hija!!! Madre mía, eso era otro milagro!!! Ya han crecido y tienen ocho y diez años, son preciosas y muy alegres.

image1

M. probó de todo para quedarse embarazada

Entre mamás: ¿Te dijeron que era imposible quedarte embarazada? Cuéntanos tu historia.

M: Sí, y todavía lo recuerdo claramente cuando recibí esa llamada, llevábamos meses buscando, mi marido tuvo que irse a trabajar a Alemania; a los seis meses de búsqueda decidí que debíamos hacernos un estudio de fertilidad (ambos rozábamos los 35), el seminograma de él no salió bien, la ginecóloga nos dijo q sólo podríamos embarazarnos con ICSI, pero esa no fue la llamada, parece que cuando el problema es de la pareja todo se puede afrontar con más fuerza y ya sabéis lo que dicen los ginecólogos, la infertilidad masculina tiene solución, prácticamente para ellos no es un problema, a ICSI y listo.

Esa no fue la llamada, fue en enero, trabajando, mandé a mi ginecóloga mi analítica, con FSH, progesterona, estrógeno… En fin, ya os imagináis, me dijo que tenía la FSH muy alta, fallo ovárico precoz, no hay óvulos y los que hay son defectuosos, a mis 34 como si tuviese 44, me muero; para otras personas tener hijos es algo más o algo menos, para alguien que lo busca es un objetivo vital, no se imagina pasar por la vida sin haberlos tenido; es curioso el instinto de permanencia de la especie aunque lo hayamos conciencializado a “quiero un bebé, que se convierta en niño, que aprenda a hablar, llevarle a la cabalgata de reyes y que abra los regalos al día siguiente, aprender a leer y sumar, discutir, crecer, que sea feliz y sobretodo buena persona” da igual, es instinto y es arrollador y devastador, tú eso no puedes tenerlo.

Así q en el IVI de Aravaca, con una ginecóloga excepcional empezamos tratamiento, 4 óvulos, solo continúa 1, transferencia y negativo; decidimos ciclo y conservar, juntar los máximos posibles, juntamos 11, fecundan 8, el día de la transferencia nos dicen que se han bloqueado todos menos uno, transferencia, negativo.

Acudimos a la seguridad social, nos ven rápido y citan, la ginecóloga de la Fundación Jimenez Díaz me dice: “no te vas a quedar embaraza nunca, ya lo has intentado y no ha funcionado, jamás tendrás hijos, hazte a la idea de que necesitarás donación de óvulos” me pareció salvaje, salí llorando de la consulta y mi mundo se derrumbaba, no podía tener hijos, mi marido estaba lejos, mi trabajo pendía de un hilo, estábamos quedándonos sin ahorros, Dios….solo quería dormir.

Entonces pensamos en la adopción, leí un blog al que aún sigo enganchada, están pendientes de dos hermanos húngaros, un blog precioso y escrito con mucho amor; mi marido se volvió de Alemania, renunció a su trabajo por mí! Le amo con locura, jamás seré capaz de agradecérselo suficiente. Me cambié de trabajo, surgió la oportunidad, un buen trabajo, más estable y llegaron las vacaciones, aprovechamos y fuimos solicitando los papeles para iniciar la adopción, la donación de óvulos la teníamos en mente también, por supuesto.

Llegó  el verano y decidimos disfrutar un poco de la vida, mirar las cosas con otra perspectiva, convencernos de que de una manera u otra seríamos padres y que el tiempo ya no apremiaba daba igual lo que costase, no había prisa, llegaría. Asumí la derrota de la batalla, mío no sería, pero tendríamos un hijo, yo ganaría la guerra. Y en septiembre decidí “distraer el objetivo”, nos planteábamos la adopción, pero antes de comenzar queríamos un último intento, para enero. Es impresionante como aprendes a serenarte, a darte tiempo, a ti, a tu cuerpo y a los demás; necesitaba espacio.

Distraer el objetivo: cuando buscas embarazarte yo dejé de hacer muchas cosas, apenas hacia deporte (¿y si me embarazo y se me cae?), salía menos, tomaba menos café, menos coca-cola, cero de alcohol, descansar más, en fin, engorde, me veía fea!!! era yo????. Leí en un chat una chica que con acupuntura, yoga y running se embarazó, qué narices, allá voy, además nos apuntamos a bailes de salón!!!, no me cabían actividades extraescolares en la agenda, iba a acupuntura, después corría una hora y de allí a bailes de salón!!! Mi objetivo se distraía, no pensaba tanto, además de tomar perlas de onagra (¡a otra le había ido bien!) y por último perseverancia, el  objetivo, los días de ovulación, los deberes, ahora más divertidos, posibilidades ninguna!!.

Así estuve un mes…un mes…además tuve dos juicios, una presentación muy importante en mi nuevo trabajo, muy estresante, pero mi objetivo se distraía con todas estas cosas, jolin!!! Y llegó el día que me tenía que venir la menstruación y no aparecía…pensé que era la menopausia, estaba tan convencida de que había llegado mi hora… Tardé una semana en hacerme la prueba de embarazo, si era negativa mi mundo se derrumbaría de nuevo, aunque ahora tenía nuevos hobbies que me llenaban (quería correr la San Silvestre!!, quería correr…), espere, sola en casa y sí, ese test funcionó, dio positivo, mi milagro, nuestro milagro…. J. nació 40 semanas después, mi sol y mis estrellas y todos los días doy a gracias por ser tan afortunada. Ahora tiene ya 15 meses.

Ahora buscamos el segundo, desde que nació J. no hemos dejado de buscar, esta vez no puedo ni correr, ni yoga, ni bailes de salón, con el trabajo y el pequeño apenas tengo hueco. Sin embargo, de todo lo que hice  la primera vez, hubo algo que siempre pensé que había dado un giro a mi biología: Acupuntura, estaba convencida de que esa medicina milenaria me había ayudado, había ido más allá y me había estabilizado, regulado la FSH.  Ahora busco hueco como puedo, renuncio a unas horas con Juan, sabiendo que si lo consigo le voy a dar el mejor regalo de su vida, ojalá tengamos la misma suerte esta vez.

Mi consejo: “Distraer el objetivo, hacer cosas, rellenar tu tiempo, moverte, yoga, running, acupuntura, perlas de onagra y sobre todo afróntalo con mucho amor y un pleno convencimiento de que vas a ser mamá/papá, lo vas a ser seguro!!!”

Queremos despedirnos dando las gracias a estas madres por contarnos sus bonitas historias. Ya veis que no es habitual, pero a veces ocurre el milagro. Todos hemos oído casos de parejas que después de años intentandolo sin éxito, consiguen quedarse embarazados. Como decía una de las madres: “Por favor, que nadie desespere. Es muy difícil pero no imposible. Creedme“.

En Mi Mundo Philips | Siete ideas de disfraces de Halloween para toda la familia: una noche temática del horror

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.