La historia del cremaet, el típico café valenciano

, 8 de agosto de 2018

Café cremaet

Hoy nos olvidamos de las tendencias hipster para reivindicar esos cafés muy nuestros de toda la vida que forman parte de nuestra cultura cafetera, como el carajillo o el asiático de Cartagena. Esta vez viajamos a la Comunidad Valenciana para descubrir el cremaet, un delicioso café con mucha historia. ¿Lo conoces?

El origen del café más típico de Valencia

Como todas las recetas populares, el origen exacto del cremaet no está del todo claro. El hecho de que al cremaet se le llame “carajillo” en algunas zonas puede dar lugar a confusión, pero esta bebida típicamente valenciana tiene una entidad y cultura propias. Ambas se asocian a la Guerra de Cuba, cuando se dice que los soldados españoles mezclaban café con ron para “coger corajillo”.

Leyendas aparte, está claro que la combinación de café y licor era una receta revitalizante y barata que además calentaba el cuerpo y los ánimos en invierno. El cremaet auténtico se prepara con ron porque, como cuenta el especialista gastronómico Paco Alonso, la caña de azúcar y la industria azucarera tuvieron gran importancia en tierras valencianas durante mucho tiempo.

El ron llegó de la mano de emprendedores indianos y catalanes, arraigando en la cultura valenciana y sobreviviendo a las modas que llegaron más tarde como el brandy. Sigue siendo el licor más popular y por eso se dice que un auténtico cremaet siempre se prepara con ron.

La receta del auténtico cremaet

Cremaet

Un verdadero cremaet se distingue por las capas de tres colores: una base dorada y densa (el ron), una segunda capa más fina y oscura (el café) y, coronando el vaso, la crema color avellana (la crema del café espresso). ¿Quieres prepararlo en casa? Esta es la receta:

  1. Mezcla de ron oscuro con miel o azúcar de caña, un trocito de corteza de limón y una rama de canela. También se pueden añadir unos granos de café tostado.
  2. Calienta la mezcla y quémala, removiendo con una cuchara.
  3. Reparte el líquido en vasos, generosamente.
  4. Prepara encima el café espresso con cafetera automática, colocando al principio el dorso de una cuchara bajo la salida del café para que caiga más suavemente y no se mezclen las capas.

Hay quien utiliza azúcar blanquilla, otros solo añaden la corteza de limón y algunos prefieren retirarla antes de servir. En algunas zonas, especialmente en Castellón, se sirve en vasos de barro para que conserve mejor el calor.

El cremaet se sirve bien caliente, preferiblemente en la sobremesa de un buen “esmorzaret” o almuerzo a la valenciana, esa pausa del mediodía tan necesaria para reponer fuerzas. ¿Te animas a probarlo en casa?

Fotos | ManelMiquel C.

En Mi Mundo Philips | Así tomaban el café nuestros abuelos y así lo tomamos ahora

En Mi Mundo Philips | Cómo pedir un café en diferentes ciudades europeas

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.