La moda del procrastibaking: deja todo lo que estás haciendo para hornear

, 2 de octubre de 2018

procrastibaking

¿Eres de los que en pleno trabajo siempre encuentra algo mejor en lo que invertir el tiempo? ¿Te lías con mil cosas cuando tienes un montón de tareas pendientes? Entonces te va a encantar la nueva moda que ha conquistado el diccionario urbano más foodie, el procrastibaking. Todas las obligaciones pueden esperar: deja lo que estés haciendo y ponte a hornear.

Procrastibaking, o posponer obligaciones con un delicioso resultado

Como casi todas las tendencias más cool, la palabreja viene del inglés y es el resultado de la unión de dos conceptos muy simples: aplazar tareas y hornear. Procrastinar es un término que sí existe en nuestro idioma, aunque casi nadie lo utilizaba hasta que empezamos a escucharlo constantemente en la televisión y el cine. Es el “dejar para después” de toda la vida, distraerse con cualquier cosa y posponer trabajos sin límite de tiempo. Ya se preocupará nuestro yo del futuro.

procrastibaking

El lado positivo del procrastibaking es que, por una vez, no perdemos el tiempo sin hacer nada. La idea es liberar estrés y agobios para relajarse horneando algo dulce, como galletas, bizcochos, tartas o incluso panes y panecillos. Está claro por qué es un concepto que triunfa en la redes sociales: ¿a quién le apetece trabajar o estudiar cuando puede tener brownie casero recién hecho?

La repostería casera sigue siendo tendencia y por eso todos compartimos nuestras creaciones en Instagram o Facebook. Si además confesamos que deberíamos estar redactando un informe o haciendo la colada, hay un sentimiento de empatía y comunidad que nos une con los demás procrastinadores. Todos lo hemos hecho alguna vez.

Quizá la excusa era que el trabajo abre el apetito, y hornear un dulce casero es una buena terapia para desconectar y relajarse. Así que podemos concluir que es una buena costumbre, siempre que no alarguemos la sesión de horneado más de la cuenta.

amasadora philips

Nada de buscar las recetas más largas y complejas que necesitan medio día de trabajo; lo ideal es desconectar un rato con elaboraciones sencillas, para las que te puedes ayudar con tu amasadora. Las tareas no pueden esperar eternamente, pero las afrontarás con otra cara si tienes unas cuantas galletas recién hechas al lado.

Y tú, ¿has practicado la moda del procrastibaking alguna vez? ¿Qué excusa pones para encender el horno y preparar algún dulce?

En Mi Mundo Philips | El batch cooking está de moda: cómo cocinar de una vez para toda la semana

En Mi Mundo Philips | Caldo de pollo: seis ideas para darle un toque especial

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.