La segunda juventud de las cafeterías clásicas: así están reinventándose

, 21 de enero de 2019

Cafeterías con historia

Las cafeterías son, han sido y serán (esperemos) mucho más que meros lugares en los que se sirve café. Son puntos de reunión, de encuentro, de debate, de tertulia, de nacimiento de pactos y de relaciones, de comienzo de historias… Son parte de nuestra vida y por eso ocupan un espacio esencial en nuestra sociedad. Y algunas de las cafeterías de siempre, las que ya frecuentaron nuestros abuelos, renacen en pleno siglo XXI.

Porque, inmersos en aquello que se ha dado en llamar tercera ola del café, con el café de especialidad y las fotos para Instagram como compañeros inseparables de este oro negro, entrar en cafeterías con décadas de vida nos parece como viajar a otra época. Si tú también has sentido esta sensación, no estás solo: somos muchos los que nos hemos prendado (de nuevo) de las cafeterías de toda la vida.

Comenzando por Madrid, son bastantes los establecimientos de este tipo que pueblan el país y que viven una segunda juventud. ¿Te vienes a descubrirlos?

Café Comercial, Madrid

Si hablamos de cafeterías clásicas renacidas, es ineludible hablar del Café Comercial de Madrid. Ubicado en la glorieta de Bilbao, junto a la calle Fuencarral, fue fundado en el año 1887 y desde su creación fue un punto de encuentro para los madrileños y visitantes.

El Café Comercial, que sobrevivió a la Guerra Civil, fue cambiando de dueños y obtuvo el título de establecimiento centenario por parte de la Comunidad de Madrid, ha pasado por varias reformas durante su trayectoria. La última, la realizada entre 2015 y 2017, cuando el local permaneció cerrado. En la primavera de 2017 reabrió sus puertas y hoy es uno de los espacios más codiciados para tomar un desayuno o brunch en la capital. Imprescindible reserva.

Café Pavón, Madrid

El Café Pavón, localizado en la zona madrileña de Embajadores, reabrió sus puertas en 2015 y es una de las cafeterías old school más singulares de la ciudad: no hay más que fijarse en su techo, de estilo art decó de 1924, para comprender el porqué.

Hoy, con su barra clásica y su decoración típica de los cafés del siglo pasado, acoge tanto a parroquianos habituales como a los jóvenes que llegan a la capital con ganas de devorar el mundo. No te pierdas las letras que decoran sus cristaleras: puro estilo castizo.

Café Barbieri, Madrid

Abrió sus puertas en 1902 y, desde entonces, el Café Barbieri es toda una institución en el barrio de Lavapiés, donde se ubica. Acogió a sublevados republicanos en 1909, en él se celebraron miles de partidas de cartas y se sirvieron otras tantas comidas. Por él pasaron artistas que actuaban en el Teatro Barbieri y por él siguen pasando hoy actores y actrices de la escena española.

¿Por qué acercarse a él? Por adentrarse en un local de hace un siglo, por sus espejos, por sus mesas de mármol y, claro, por sus cafés con churros.

Café Vienés, Barcelona

La capital catalana también tiene cafeterías con historia. Como el Café Vienés, ubicado en pleno Paseo de Gracia y en la parte baja de lo que hoy es el hotel Casa Fuster. En 1911, cuando se terminó de construir el edificio, era propiedad de la familia Fuster, que se mudó allí a vivir y que empleaba lo que hoy es el café como sala de eventos.

El Café Vienés, actualmente, combina la arquitectura de comienzos de siglo con elementos modernos y es punto de encuentro tanto de huéspedes del hotel como de aquellos que quieren conocer lo que fue un café-tertulia de Barcelona… con unos enormes cristales desde los que contemplar el Paseo de Gracia.

Café Levante, Zaragoza

Un histórico de las cafeterías es el Café Levante de Zaragoza, que abrió sus puertas en 1895. Lo hizo, primero, junto a la Puerta del Carmen, que cerraba la ciudad y que hoy es uno de los monumentos de la capital aragonesa. Por vicisitudes varias, el Café Levante trasladó su ubicación a unos metros de la original, y ahí permanece como todo un referente.

View this post on Instagram

Café de Levante. Zaragoza. Spain

A post shared by Jesús (@jamoz2001) on

Sus torrijas, perfectas para acompañar los cafés que ahí se sirven, son uno de los productos más demandados de este local, que continúa decorado como el café-tertulia que fue. Mención especial para sus vidrieras, tan llamativas como emblemáticas.

¿Qué otros cafés con historia nos recomiendas?

Imágenes | Unsplash – Michał Parzuchowski, Instagram

En Mi Mundo Philips | La cafetería ambientada en el universo Pokémon y otros lugares únicos para tomar café

En Mi Mundo Philips | Siete cafeterías para refugiarse este otoño

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.