La solución a todas tus dudas sobre la lactancia materna

, 11 de abril de 2013

Me queda aproximadamente mes y medio para salir de cuentas de mi segundo embarazo. Estoy muy emocionada y deseando verle la cara a mi pequeño. Y deseando empezar con la lactancia materna con él tan bien como lo llevamos mi primer hijo y yo. La lactancia suele ser uno de los temas que más inquietud genera entre las futuras mamás, hoy trataremos de resolver las dudas más frecuentes sobre la lactancia materna:

Las dos primeras semanas pueden aparecer algunos problemas a la hora de amamantar, pero una vez que le coges el truco y que os adaptáis el uno al otro, la lactancia suele ser muy gratificante tanto para el hijo como para la madre.

Trucos que te ayudarán con la lactancia

1) Lo ideal es empezar a amamantar desde el paritorio. El contacto piel con piel ayudará a que la lactancia se establezca correctamente.

2) Ponte cómoda para dar el pecho, suele llevar un buen rato, unos 20 minutos o más, así que no fuerces la postura. Es mejor apoyar la espalda en un respaldo o en una silla y utilizar un cojín de lactancia. Aliméntate correctamente y toma mucho líquido.

3) El bebé se alimenta mejor en un entorno tranquilo, así que controla las visitas.

4) Crea una cuna con tus brazos para sujetar al bebé. Tienes que acercar el pezón a la boca del bebé, incluso rozar su nariz o su labio superior con el pezón para estimularle, pero no hace falta que le fuerces a metérselo en la boca, él solo abrirá la boca cuando huela la leche y entonces podrás hacer el agarre.

5) Puedes extraer unas gotas de leche antes de que el bebé mame para que lo huela y así animarle.

6) Si el bebé no tiene muchas ganas de mamar, inténtalo más tarde o despiértale pellizcando sus pies.

7) Al principio, si el bebé no mama mucho y se queda con hambre, le pueden dar alguna ayuda en el hospital con una jeringa, cuchara o vasito.

8) Hay organismos especializados de apoyo a la lactancia, como la Liga de la Leche, acude a ellos si lo necesitas. Las matronas del hospital o de tu ambulatorio también te pueden ayudar los primeros días de lactancia.

¿El bebe come lo suficiente?

Una de las cuestiones que más nos preocupa a las madres es si nuestro bebé estará comiendo lo que necesita. La teta no es como el biberón, no puedes ver la cuantía de sus tomas. No te preocupes, el pecho se regula según las necesidades del chiquitín, cuanto más coma, más leche se produce.

Si el bebé se agarra y mama bien, si hace al menos 8-10 tomas cada 24 horas, parece feliz, se muestra activo y alerta cuando está despierto, y contento tras la toma, el bebé está recibiendo casi con toda seguridad suficiente leche. Otros signos de que el bebé está recibiendo suficiente leche son si gana peso y la frecuencia con la que le cambias el pañal. Casi todos los bebés pierden peso después del parto, pero los bebés a los que se les da el pecho por lo general vuelven a recuperar el peso que tenían al nacer en unas dos semanas, y luego deberían ganar entre 150 y 250 gr. por semana de media.

En los ambulatorios, los pediatras suelen controlar y pesar frecuentemente a los bebés recién nacidos (cada semana al principio y una vez al mes a partir del segundo mes). Sus primeros meses de vida te pasas todo el día con revisiones en las que se encargan de pesar y controlar que el bebé va creciendo sanamente, así como dándole las vacunas correspondientes a su edad.

Otras dudas habituales sobre la lactancia materna

¿Cuánto tiempo tiene que estar en cada pecho?

Ofrece el primer pecho al bebé hasta que deje de mamar y tragar. Ofrécele el otro pecho si ves que se ha quedado con hambre. No hay problema si solo le das de un pecho en cada toma si el bebé se queda satisfecho. Deja que el bebé decida cuándo se ha acabado la toma; dejará de mamar y probablemente se quedará dormido.

¿Cómo saber cuando el bebé quiere comer?

Observa si muestra indicios de querer comer, incluso mientras duerme. Intenta darle de comer antes de que comiencen a llorar. Lo notarás porque emite leves sonidos, hace movimientos de succión con la boca y la lengua, está inquieto, y aumentan los movimientos corporales, especialmente el movimiento de llevarse la mano a la boca.

Tomas nocturnas

Si tu bebé come con frecuencia durante el día y se desarrolla con normalidad no pasa nada si le dejas dormir por la noche y no le despiertas para las tomas, agradecerás ese sueño reparador. El bebé se despertará si tiene hambre. Sin embargo, las tomas nocturnas resultan esenciales en los primeros días para mantener un volumen de leche adecuado.

La mayoría de los bebés se siguen despertando para comer a alguna hora de la noche, al menos una vez, hasta que comienzan a tomar alimentos sólidos alrededor de los seis meses. Intenta dar esas tomas recostada en la cama, para poder descansar (algunas incluso logran dormirse mientras el bebé mama). Buenas noticias: una ventaja extra de la lactancia materna es que la leche que se produce por la noche contiene más ‘hormonas del sueño’ para que os resulte más sencillo a ti y al bebé volver a conciliar el sueño tras la toma.

Mi Mundo Philips | El instinto natural es la lactancia materna

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.