La vida secreta del polvo: no te conformes con limpiar sólo lo que se ve

, 28 de octubre de 2015

limpieza de la casa

La limpieza de la casa a veces parece no terminar. Cuántas veces damos una buena “batida” y encontramos después todo limpio y perfecto, pero, si miramos a fondo, es posible que no esté todo tan limpio como creíamos.

Hoy te contaremos donde tienes que limpiar para eliminar el polvo más escondido.  Así tendrás la casa a prueba de revista, aunque sea tu madre o tu suegra quien vaya a revisar los rincones más escondidos de tu casa. Recuerda: no te conformes con limpiar sólo lo que se ve.

Para dejar la casa perfecta, además de los consejos de limpieza que te hemos dado para hacer un zafarrancho de limpieza en toda la casa o los consejos específicos de limpieza para el baño o la cocina, hoy nos detenernos en la limpieza de esos rincones que no se limpian normalmente, al menos esos que no limpiamos todas las semanas.

1. La grasa del extractor de la cocina

no te conformes con limpiar

Es uno de los puntos más sucios de la cocina y muchas veces se nos olvida limpiarlo. Es tan fácil como desmontarlo, sacar los filtros, y darles un buen fregado. Desde hace años, meto cada mes los filtros en el lavavajillas y quedan realmente relucientes. Al desmontar, podemos aprovechar y limpiar con cuidado los restos de grasa que estén dentro del aparato y no hayan subido por el extractor.

2. Quitar el polvo de encima de las lámparas

Es un lugar incómodo y de difícil acceso, pero la parte superior de las lámparas también acumula polvo. Con darle un repaso con un paño húmedo una vez al mes, las lámparas estarán más brillantes y, aunque parezca increíble, notarás más luminosa la casa, ya que el polvo forma una película que limita el paso de la luz.

3. Limpiar la raya de los baldosines

limpiar lo que se ve

Los baldosines de la cocina y del baño, no siempre están a prueba de revista. Con ayuda de un limpiador de vapor como la Vaporeta Multisteam, la suciedad se ablanda y parece que se derrite. Después pasamos un paño o el accesorio de microfibra y las rayas estarán siempre blancas y limpias, sin necesidad de tener que pintarlas.

4. Dejar limpia la base del inodoro (la zona con agua y debajo de ésta)

Los inodoros, además de la suciedad natural derivada de su función, también van acumulando otra suciedad, debida a la acción del agua, que hace que pierdan su color blanco y pasen a tener marcas oscuras. Su limpieza es bien sencilla. Basta usar la escobilla, añadir un producto específico para la limpieza de baños y frotar hasta que queda perfecto, con el esmalte brillante y un olor a limpio. Una tarea que no nos llevará más de cinco minutos pero que marca mucho la diferencia.

5. Los marcos de los cuadros

Los cuadros de las paredes acumulan polvo como el resto de nuestros muebles. Dado que están en alto y pegados a la pared, no solemos limpiar los marcos, en especial la parte superior de éstos y, si pasamos un dedo, nos sorprenderá la cantidad de polvo que pueden tener adherido por arriba.

Basta pasar un paño húmedo y el polvo desaparecerá. Es una tarea que no luce porque nadie mira ahí, pero que nuestra casa agradecerá ya que el polvo de encima de los marcos cambiará de sitio al ventilar la casa y así nos ahorramos recogerlo de otro sitio.

6. Los embellecedores o zócalos situados debajo de los muebles de la cocina

limpiar donde no se ve

Bajo los muebles de la cocina, hay unos zócalos que se pueden retirar. A lo mejor os ocurre que no lo sabéis y miedo me da pensar lo que podría aparecer por ahí abajo si nunca los habéis retirado. Basta quitarlos y pasar el aspirador para retirar las migas que puedan haberse colado por las ranuras y después fregar. Otra opción es pasar el AquaTrío por dentro una vez retirados y así hacer las dos tareas de aspirar y fregar de una sola pasada.

7. Pasar el polvo a los radiadores

Los radiadores de la casa suelen tener muchas ranuras y es frecuente que no los limpiemos a conciencia, o nos limitemos a pasar un paño por encima sin detenernos en limpiar las partes internas. Con un plumero o con la boquilla del aspirador podemos retirar fácilmente el polvo, dejándolos limpios con una pasadita cada mes.

8. Los junquillos de las puertas

junquillos puertas limpieza

Los junquillos de las puertas son muchas veces olvidados a la hora de limpiar o pasar el polvo. Estos pequeños adornos de madera que tienen las puertas, son un buen foco de atracción para el polvo, en especial en las esquinas o juntas. Podéis verlo en los de una de las puertas de mi casa en donde al hacer la foto, acabo de ver que también yo necesito repasarlos.

Basta con frotar ligeramente con un paño húmedo y si queréis una pasada para sacar el brillo con un spray específico para muebles y estarán tan relucientes como el resto de la puerta. Si no lográis sacar lo de las esquinas, podéis frotar con un cepillo de dientes viejo que reservéis para estos usos.

Con estos ocho puntos estratégicos que no solemos limpiar, -y siempre que la limpieza general de la casa se haga normalmente con un mantenimiento habitual-, tu casa estará siempre perfecta, a prueba de revisiones. Si tienes otro punto estratégico de los que se nos olvida limpiar y que nos quieras comentar, puedes dejarnos tu pista en los comentarios.

En Mi mundo Philips |Sí, tener el baño siempre perfecto es posible con estos consejos y trucos de limpieza
En Mi mundo Philips | Vienen invitados: seis consejos rápidos de limpieza para dejar la casa reluciente en caso de urgencia

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.