Lactancia materna más allá de los dos años: tres mamás nos cuentan su experiencia

, 22 de mayo de 2019

De sobras es conocido que la lactancia materna aporta grandes beneficios al correcto desarrollo de los recién nacidos pero, ¿hasta cuándo es recomendable llevarla a cabo? Según indican estudios realizados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es adecuado amamantar en exclusiva hasta los seis meses, para ir introduciendo de forma gradual otros alimentos hasta, por lo menos los dos años.

¿Y a partir de los dos años se puede o se debe seguir dando el pecho? ¿Cómo influyen los factores externos?  Te lo contamos a partir de la experiencia de 3 madres que, con hijos mayores de dos años, todavía les dan el pecho.

lactancia  3 anos

Clara es madre de una niña de dos años y medio a la que todavía da el pecho y no se ha planteado llevar a cabo el destete hasta dentro de un tiempo. “Tengo dos hijos mayores más, y en todos los casos he alargado la lactancia materna hasta que ha sido posible”, comenta.

Su hija Martina, que va a la guardería, disfruta de la leche de su madre antes de entrar en ella, cuando la va a recoger por la tarde y antes de ir a dormir. “Hacemos tres tomas de forma regular, pero si en algún momento me lo pide, no tengo ningún inconveniente en darle el pecho cuando le apetece, al contrario.”, añade Clara.

Raquel es madre de un niño de cuatro años al que ha destetado hace pocas semanas. Para ella ha sido una gran experiencia poder practicar la lactancia materna, más allá de los dos años: “reconozco que he sentido cierta tristeza al destetar a mi hijo pequeño, de hecho fue él el que empezó a alejarse y a pedir menos, hasta que se produjo el destete de forma natural, sin traumas ni complicaciones.”

El hijo de Isabel tiene 3 años recién cumplidos y también va a la guardería, aunque el próximo septiembre empezará P3 en la escuela. “De momento, sigo con la lactancia materna con mi hijo Diego. Ya viví la experiencia con mi hija mayor, que ahora tiene 7 años y pude amamantarla hasta casi los 4 años, cuando cambió de la guardería a la escuela “de los mayores”, como decía ella”, explica Isabel. “A partir de entonces fue más complicado seguir llevándola a cabo, hasta que llegó el momento de dejarlo”, añade.

lactancia 3 anos

Aunque los expertos consideran que no hay una edad límite para seguir con la lactancia materna, si la madre quiere continuar con ella, normalmente el destete natural se produce entre los tres y los siete años. Entre las ventajas principales de la lactancia prolongada, tal y como se conoce la lactancia materna más allá de los dos años, es que es una de las mejores formas de prevenir la obesidad infantil, uno de los males más preocupantes del siglo XXI.

¿El entorno puede afectar en el proceso de la lactancia materna, más allá de los dos años?

A pesar de la voluntad de muchas madres, factores externos como las presiones sociales o del entorno, provocan que algunas de ellas decidan dejarlo, cuando probablemente hubieran seguido más tiempo con la lactancia materna.

Isabel lo tiene claro, reconoce que algunas miradas la hacen sentir incómoda, “especialmente si estoy amamantando a mi hijo en un lugar público”. Pero no solo ahora, con un hijo de 3 años, “incluso cuando era un bebé recién nacido y le daba el pecho fuera de casa, recibía miradas y comentarios reprobatorios”, explica. “Todavía existen muchos prejuicios sobre amamantar en público y me cuesta entender por qué algo tan natural puede molestar a otras personas”, matiza Isabel. A pesar de ello, sigue con esta práctica y lo hará, hasta que el niño quiera.

lactancia 3 anos

Clara no ha tenido nunca que esconderse, pero también ha sido blanco de miradas y algunos comentarios críticos, “aunque Martina solo tiene dos años y medio, procuro relajarme y no tener en cuenta lo que puedan pensar o decir. Es beneficioso para mi hija y seguiré haciéndolo hasta que sea necesario”, comenta decidida.

Raquel decidió apuntarse a un grupo de apoyo de la lactancia materna, para “compartir mi experiencia y sentirme respaldada por otras madres con las mismas inquietudes, ya que la sociedad todavía censura la lactancia materna en según qué lugares y más si se trata de niños con una cierta edad, como fue mi caso”. “En cuanto decidí formar parte de este grupo de apoyo tuve la oportunidad de disfrutar más y mejor de la lactancia materna. Pude conocer a otras madres que vivían la misma situación que yo, que incluso me ayudaron a superar alguna “crisis de lactancia” y otros momentos de desconfianza producidos en gran parte por el desconocimiento y la falta de información”, relata Raquel. “Gracias a este grupo, el destete de mi hijo ha sido relajado y, aunque todavía siento cierta nostalgia, hemos conseguido evitar los traumas y frustraciones.”

La lactancia materna sin fecha de caducidad no es perjudicial para el niño o la madre, es una decisión de ambos llegar al destete de forma natural. Disfrutar de la maternidad y todo lo que conlleva la lactancia, aunque en ocasiones puede ser estresante, se convierte en un momento vital apasionante para cualquier madre.

Créditos imágenes: iStock/yaruta | iStock/Oksana_Bondar | iStock/Svetlana Ivanova| iStock/bmcent1

En Mi Mundo Philips| La lactancia materna en los primeros minutos de vida son fundamentales

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.