Lactancia y gripe: Cómo afrontar esta situación

, 14 de febrero de 2019

lactancia y gripe

Cuando una madre lactante contrae el virus de la gripe surgen dudas sobre si es necesario interrumpir el proceso de la lactancia para no contagiar al pequeño pero, ¿realmente es así?, ¿puedo contagiar a mi bebé a través de la leche? Te explicamos todo lo que necesitas saber sobre la lactancia y la gripe, para resolver tus dudas, especialmente en esta época del año.

¿Puedo seguir dando el pecho si tengo la gripe?

Definitivamente sí. No te plantees interrumpir la lactancia aunque tengas la gripe, de hecho, es recomendable seguir haciéndolo. Ten en cuenta que la gripe se contagia esencialmente por vía aérea, a través de pequeñas gotitas que son originadas al hablar, estornudar o toser y al tocar piezas u objetos contaminados previamente por el virus y tocarse a continuación la boca, los ojos o la nariz.

lactancia y gripe

Tal y como indica la Asociación Española de Pediatría (AEP), “el virus de la gripe no se transmite por la leche materna”. De hecho, esta asociación de referencia advierte que la lactancia debe mantenerse incluso cuando la madre presenta un cuadro clínico de gripe ya que el hecho de suspenderla o suprimirla supone un riesgo innecesario para la salud del pequeño, puesto que la leche materna “protege al bebé contra múltiples infecciones respiratorias y digestivas”, añaden desde la AEP.

Además, el hecho de seguir con la lactancia cuando la madre sufre un periodo gripal es beneficioso para el bebé, ya que a través de la leche materna el pequeño ingiere anticuerpos que genera el organismo de la madre para hacer frente a esta enfermedad, por lo que le permitirá estar más protegido.

lactancia y gripe

¿Cuándo empieza a ser contagioso el virus de la gripe?

Tal y como explica la Asociación Española de Pediatría “el periodo de incubación de la Gripe es de 1-4 días, seguidos de una rápida aparición de los síntomas y una persona tiene capacidad de infectar desde un día antes hasta cinco días después del comienzo de estos últimos. Los niños y las personas inmunodeprimidas diseminan el virus de la Gripe durante más largos periodos de tiempo, (por ejemplo: los niños pueden ser contagiosos más de 6 días antes del inicio de la infección, lo que incrementa fuertemente la transmisibilidad de la misma)”.

Según estos datos, puede ser que te encuentres bien y estar ya contagiada. Por ello, no tiene ningún sentido renunciar a la lactancia. De hecho su interrupción podría agravar el riesgo de transmisión de la gripe y la gravedad de la infección en el bebé.

Si tu bebé se ha contagiado de la gripe, lo más probable es que se haya infectado por contacto con saliva u objetos contaminados y nunca por la lactancia.

lactancia y gripe

En cualquier caso y aunque puedes seguir con la lactancia no debes bajar la guardia y tomar algunas precauciones para evitar su transmisión a través de otras vías, ya que a través del aire, los besos, la saliva o el contacto con objetos que estén infectados pueden contagiarle. Y por supuesto, acude siempre a tu médico para que te revise y pueda resolver estas y otras dudas.

Cómo evitar contagiar al bebé

Toma nota de las siguientes indicaciones para evitar el contagio de tu pequeño:

  • Lávate las manos muy a menudo, especialmente antes de darle el pecho, durante al menos 1 minuto, con agua y jabón, para que el lavado sea totalmente efectivo.
  • Tápate la boca al estornudar o toser utilizando la cara interna del codo o el dorso de la mano, en lugar de la palma.
  • Utiliza mascarillas para evitar el contagio a través de las micropartículas aéreas infectadas de tu boca.
  • Usa pañuelos de papel desechables
  • Vacúnate contra la gripe durante el embarazo, os protegerá tanto a ti como a tu recién nacido durante los primeros meses de vida del pequeño, etapa en la que son más vulnerables.
lactancia y gripe

¿Puedo tomar antigripales durante la lactancia?

Prácticamente todos los medicamentos que se prescriben para la gripe son compatibles con la lactancia. Al estar causada por un virus, los medicamentos que se utilizan para tratar la gripe servirán para aliviar los síntomas como la fiebre y el dolor muscular, como el paracetamol o el ibuprofeno. Tanto uno como otro son inocuos para tu bebé, en caso de que lleguen a él a través de la leche materna.

Según la  Asociación Española de Pediatría, “los tratamientos antivirales más empleados (amantadina, oseltamivir, zanamivir) son compatibles con la lactancia.” De todos modos, consulta siempre a tu médico sobre qué medicamentos son los más adecuados y cuál es la dosis y duración del tratamiento.

A no ser que existan complicaciones bacterianas no será necesario tomar antibióticos, que deberán estar prescritos en cualquier caso por un médico.

Recuerda siempre que si estás atravesando un proceso gripal tu cuerpo generará más defensas para combatir este tipo de virus, por lo que si sigues con la lactancia lo estarás protegiendo frente al virus de la gripe y reforzarás su sistema inmunológico.

Para más información sobre la lactancia materna, Philips pone a tu disposición esta guía donde encontrarás información y consejos de utilidad.

En Mi Mundo Phililps| Un año de lactancia: cómo es dar el pecho los primeros 12 meses de vida del bebé

Imágenes: iStock/NataliaDeriabina | iStock/AlexRaths | iStock/AntonioGuillem | iStock/BartekSzewczyk  | iStock/YakobchukOlena

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.