Las mamás prefieren hijas, los papás prefieren hijos. ¿Qué hay de cierto en eso?

, 12 de junio de 2019

Si existe un auténtico cliché en la etapa del embarazo es que las mamás prefieren hijas, mientras que los papás prefieren niños. Descubrimos a través del testimonio de tres parejas, si es real o solo se trata de un mito.

¿Niña o niño? Desmontando clichés

Claudia y Sergio están esperando su primer hijo. Faltan pocas semanas para la ecografía que les desvelará una de las dudas más esperadas en un embarazo: ¿es niño o niña? Han empezado a barajar nombres para su futuro bebé, tanto de niña como de niño, pero hasta que no sepan a ciencia cierta el sexo del pequeño, no podrán acabar su cometido.

Aunque ambos solo desean que el bebé nazca sano, como en la mayoría de los casos, a Claudia le haría ilusión que fuera una niña, “porque en nuestra familia, tanto por mi parte como la de Sergio, solo hay niños. Mi hermana tiene dos niños, mi hermano tuvo un niño hace poco más de un año y la hermana de Sergio está a punto de dar a luz a otro niño, el pequeño Pablo”, explica. A pesar de ello, comenta entusiasmada que si les confirman que también se trata de un niño, “¡me sentiré increíblemente feliz! Solo deseo que, sea niña o niño, venga al mundo con salud y seamos capaces de educarle correctamente”.

Le preguntamos a Sergio y nos explica que no le importa el sexo de su futuro bebé, “a pesar de que también me gustaría que fuera niña. No porque en la familia solo haya niños, sino porque le parece una experiencia maravillosa, aunque lo sería igual si nos anuncian la llegada de un niño” y añade entre risas, “además, las niñas son más de papá, ¿no es cierto?”.

El caso de Raquel y Carlos desmonta totalmente este cliché. También están esperando su primer hijo y, aunque todavía faltan unas semanas para saberlo, a Raquel le haría ilusión que fuera un niño y, si llegan a un acuerdo definitivo con Carlos, “de nombre le pondría Hugo”.

Cuando le preguntamos por qué se decanta por un niño, como opción especial, nos explica: “considero que la sociedad todavía no trata igual a hombres y mujeres. Quizás me equivoco, pero pienso que es más fácil ser un niño, aunque vivamos en pleno siglo XXI”.

En cambio,  a Carlos le gustaría que fuera una niña. “Soy consciente que todavía hay muchos temas que resolver en cuestión de diferencias de género, queda mucho trabajo por delante, pero a pesar de ello, siempre me ha hecho ilusión tener una hija. No espero educarla de forma distinta, ni me gustaría que jugara solo con muñecas o vistiera como una princesa, deseo que tenga las mismas oportunidades que un niño y que elija libremente lo que quiere hacer o con qué quiere jugar, de forma abierta, enseñándole todas las alternativas que están a su alcance y fomentar su autoestima para que consiga sus metas y sea realmente feliz”, sentencia Carlos.

“La clave es la educación”, matiza el futuro padre. ¿Y si al final es un niño?, le preguntamos, “Exactamente lo mismo, lo educaría para que fuera respetuoso con los demás, hombres y mujeres por igual, sin diferencias ni restricciones sexistas y trataría de mostrarle todo aquello que puede hacerle más feliz, libremente”, añade.

¿Niño o niña?, le preguntamos a Susana y Mario, padres de una pequeña de casi tres años que ya se están planteando ir a por el segundo. “¡Niño!”, exclaman ambos al unísono entre risas. “Seguramente es por aquello de ir a por la parejita”, comenta Mario. “En realidad no me importaría en absoluto que tuviéramos otra niña porque soy realmente feliz con mi pequeña Andrea. Aunque también puede parecer un cliché, sí que veo diferencias de comportamiento entre ella y los niños de su guardería, especialmente en la forma de expresarse. A veces tengo la sensación que las niñas aprenden antes a hablar y tienen un vocabulario más extenso”, explica orgulloso de su hija. Si pudiera elegir, “me gustaría tener un niño, creo que sería una experiencia distinta, también muy enriquecedora”, añade Mario.

Susana se basa en otro cliché muy extendido para justificar su ilusión de tener un niño: “¿no dicen que los niños son más de la madre y las niñas del padre?”, explica entre risas. “Simplemente, me gustaría tener un niño, aunque lo realmente importante es que nazca sano, por lo que si al final es una niña, seguro que disfrutaremos tanto como con Andrea, que está deseando tener un hermano o hermana ¡para poder jugar!”, afirma Susana, ilusionada.

En definitiva, los clichés son solo eso, algo que en algún momento podía tener cierta relevancia, pero que en la actualidad carece de sentido e importancia. Y en este caso, tras analizar las respuestas de las tres parejas de testimonios, vemos que niño o niña y padres o madres, lo que realmente importa es que nazca con buena salud y toda una vida plena por delante.

Si quieres seguir el proceso de todo el embarazo y disfrutar de las mejores herramientas, descárgate la app Embarazo+ disponible para dispositivos IOS y Android.

Créditos imágenes: iStock/narik | iStock/Mkovalevskaya | iStock/doble-d |
iStock/adrian825 | iStock/AntonioGuillem

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.