Las mejores posturas para dar de mamar: verás qué fácil es

, 25 de abril de 2013

Ponte cómoda porque vas a compartir uno de los momentos más bonitos con tu hijo: darle el pecho. Hay muchas posibilidades y posturas para darle el pecho, incluso conviene variar de vez en cuando de postura para que se vacíen bien todos los conductos mamarios y prevenir posibles mastitis. Lo principal es que estés cómoda y con la espalda bien apoyada en un respaldo para que no aparezcan dolores de espalda. Tú y el bebé debéis estar vientre contra vientre para que el bebé no tenga que girar el cuello. Además, recuerda que el agarre con su boca debe ser de el pezón y parte de la areola, y que debes poder permitir que el bebé se incline ligeramente la cabeza hacia atrás cuando mama.

Si vas a utilizar el extractor de leche, también es importante que te pongas cómoda para que la leche fluya con más facilidad, ya que el proceso suele llevar unos diez minutos por pecho. Los extractores de la gala Comfort de Philips AVENT son cómodos y no te obligan a inclinarte hacia adelante.

Postura de cuna

Es la postura más habitual y clásica, sujetando al bebé con el brazo del mismo lado que el pecho del que esté mamando el bebé. Cuando el bebé es recién nacido, es fácil de sujetar, pero en cuanto comienza a coger peso, una almohada de lactancia, un cojín o un abrigo doblado si estás fuera de casa, te resultarán cómodos para sujetarle y acercarle al pecho.

Cuna cruzada

Es una buena posición si tienes dificultades para que el bebé se agarre al pecho. Sujeta al bebé utilizando el brazo del lado contrario al del pecho del que esté mamando el bebé. Sujeta con la mano la parte trasera del cuello y de los hombros dejando la cabeza libre para que pueda inclinarla hacia atrás. Utiliza la mano que te queda libre (la del mismo lado del pecho del que está mamando el bebé) para sujetarte el pecho. Cuando el bebé comience a buscar y abra la boca, atrae rápidamente al bebé hacia el pecho para que se agarre.

Bajo el brazo o tipo rugby

Sujeta al bebé bajo el brazo que se encuentra del mismo lado del pecho del que está mamando el bebé. Esta posición resulta especialmente útil para mujeres que tengan mucho pecho, si el parto ha sido por cesárea o si el bebé es pequeño. Para los gemelos o mellizos es la posición ideal para tener a cada uno mamando de un pecho, como ya vimos en un post anterior.

Recostada

Intenta dar de mamar al bebé mientras estás tumbada en la cama. Recuéstate y mantén al bebé cerca de ti utilizando para ello la mano que te queda arriba. Ideal para dar de mamar medio dormida a la noche, y no tener que desvelarte, o para cuando estás cansada. Es la posición perfecta para los primeros días cuando estás en el hospital, que estás en proceso de recuperación.

Creo que con mi segundo hijo que está a punto de nacer, voy a practicar esta postura y el colecho mucho más que con el primero, que me empeñé que durmiera en la cuna desde el principio, lo que hacia las tomas nocturnas una pesadilla (cógele, dale el pecho, consigue que se duerma…). Además al final de la lactancia le cogí el truco para que inclinando un poco mi cuerpo no tuviera que mover al niño para que mamara de los dos pechos. Y lo pienso aplicar desde el principio. Creo que mi descanso lo agradecerá.

Mi mundo Philips | La solución a todas tus dudas sobre la lactancia materna

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.