Las muchas y dispares diferencias entre el primer embarazo y el segundo contadas por cinco madres

, 29 de septiembre de 2015

hermanos

En mi entorno más cercano, estoy rodeada de madres recientes. Cada una tiene su historia, ha vivido embarazos y partos muy distintos. Así que, además de haber vivido dos embarazos, veo que lo mismo que no hay dos hermanos iguales, no hay dos embarazos iguales. El segundo embarazo se vive de manera muy diferente al primero. Nos lo cuentan cinco madres con niños pequeños.

Inés

Inés tiene dos hijos, una niña de 4 años y un niño de 3 años. Dos embarazos muy seguidos pero muy diferentes. En cuanto a salud y a cómo se encontraba, los dos embarazos fueron bastante duros, con muchas náuseas y vómitos, que se resolvieron antes en el segundo embarazo, hacia el cuarto mes.

La principal diferencia es el tiempo y la ilusión con la que vivió los embarazos. En el primero pudo leer libros, suscribirse a información sobre cómo crece el feto semana a semana, preparar todo con tiempo, mientras que durante el segundo embarazo todo fue muy deprisa y apenas tuvo tiempo de ilusionarse o de pensar en el nuevo bebé que venía. Una niña de un año requiere mucha atención.

Ana

Ana tiene un hijo de cuatro años y pronto tendrá su segundo hijo. Principalmente aprecia que con el segundo embarazo no tienes tanto tiempo para descansar como con el primero, y ya sabemos que el descanso es muy importante en esos momentos. Por otro lado, el segundo embarazo se vive con menos nervios y con más tranquilidad porque ya sabes lo que te espera.

También nos comenta que el padre vive de manera muy diferente el segundo embarazo, por ejemplo, su marido no se perdió ninguna de las ecografías del primer hijo, mientras que con el segundo hijo le damos menos importancia a esas cosas porque ya las hemos vivido antes.

Tania

Los hijos de Tania son muy seguidos. El mayor tiene 4 años y la pequeña tiene 3. Los dos embarazos fueron muy buenos, pero nos comenta que disfrutó más del segundo, porque tenía menos nervios y porque además sabía que no iba a tener más hijos, así que intentaba vivirlo más día a día.

“Con el segundo hijo tienes menos tiempo para ti y también menos tiempo para preocuparte”.

Leire

Los hijos de Leire también se llevan muy poco tiempo, el chico tiene 4 años y la niña 3. Al igual que Tania, nos comenta que el segundo embarazo fue mucho más tranquilo, que con el primero se comía más el coco y se preocupaba más de que todo saliera bien, mientras que con el segundo estaba más segura de que todo iba a ir bien, y si por lo que sea, no iba bien, de que podría superarlo mejor. Incluso con la lactancia, al estar más tranquila y confiada, el bebé cogió mejor el pecho desde el principio.

Iratxe

En el caso de Iratxe, los dos embarazos han sido muy distintos. En el primero, trabajó casi hasta el final y fue todo muy bien, incluso tenía más tiempo de cuidarse, de ir a andar, etc. Pero en el segundo embarazo, con un hijo mayor de cuatro años, ha estado mucho más cansada desde el principio y tuvo que coger la baja por riesgo en el embarazo muy pronto. Ha tenido que tomarse las cosas con más calma, guardar más reposo y parar el ritmo habitual al que estaba acostumbrada como madre trabajadora. Ahora que acaba de dar a luz puede disfrutar más de los dos niños, si el pequeño por fin duerme más y sigue comiendo bien.

Ya veis que hay experiencias de todo tipo, nos encantaría que vosotras también nos contarais en que se diferencian ambos embarazos.

En Mi Mundo Philips | ¿Por qué tu armario es un caos cuando acabas de dar a luz y estás dando el pecho?

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.