Las peores cosas que puedes añadir a tu café

, 15 de octubre de 2015

cafe-memoria

Tomar café es un placer asociado a sus efectos. El café es una bebida que nos estimula, nos despierta, nos activa o despeja, y por si fuera poco, nos encanta. Sin embargo, una vez nos hemos acostumbrado a su sabor y aroma con esa mezcla de dulces, amargos y tostados, comenzamos a estropear nuestros cafés añadiendo ingredientes que no resultan convenientes para su disfrute. Estas son las peores cosas que puedes añadir a tu café.

Las peores cosas que puedes añadir a tu café

Azúcar

El azúcar refinado es el producto más añadido al café. Como contrapunto a las notas amargas, el dulce que aporta el azúcar hace que la bebida tenga un sabor más equilibrado. Sin embargo, sin pretender que todos tomen el café solo, sin añadido ninguno, hay que poner unos límites.

Si eres de los que añade azúcar “hasta hacer isla” o usas más de dos cucharaditas o terrones, has de pensar en la cantidad de azúcar que estas tomando cada día con la disculpa del café.

Tres o cuatro tazas diarias con dos cucharadas cada una, suponen casi 50 g de azúcar, una cantidad diaria muy alta ya que supone un aporte calórico elevado y una dosis de glucosa que hará trabajar a nuestro organismo para neutralizarla y no acumular un porcentaje peligroso en sangre.

errores que pueden estropear tu café

Otros edulcorantes

Ya os hablamos de cuáles son las mejores sustancias con las que endulzar nuestra bebida preferida. Al margen de la composición de los aditivos químicos y de sus posibles contraindicaciones, parece ser que los basados en la stevia son los más sanos, (o al menos hasta que surja uno nuevo que vuelva a revolucionar este sector).

Sabores y aromas artificiales

Los cafés con sabor a vainilla, a canela, caramelo o a otros sabores similares, muchas veces se realizan añadiendo extractos o esencias en formato de jarabe. Estos productos suelen tener un alto componente de azúcar y un alto poder calórico, sin aportar un aroma bien diferenciado, ya que en realidad percibimos la vainilla o la canela mediante el olfato y lo que hacemos es degustar por el gusto una gran cantidad de glucosa añadida.

El alcohol en el café

Sin menospreciar los cafés con una chispa de alcohol como el café irlandés, el carajillo, y tantos otros cafés con alcohol, en general no es recomendable añadir alcohol al café, y de hacerlo, se suele aconsejar no hacerlo más que con un café al día, ya que el alcohol aporta muchas calorías, al margen de otros aspectos negativos de su ingesta.

La leche en polvo

lo peor que puedes añadir al café

Tanto si lo tomas con leche o si lo prefieres cortado, procura utilizar siempre leche natural para añadir o “cortar” tu café. Los sobrecitos de leche en polvo, están elaborados con jarabe de maíz, leche deshidratada y azúcares por lo que resultan poco convenientes. Es preferible la nata o crema en pequeñas tarrinas que aunque son altamente calóricas por su contenido en grasa, son mucho más naturales que los polvitos que se convierten en leche, que ni aportan buen sabor ni textura, ni consiguen su objetivo.

Sin pretender que todos tomemos el café puro o solo a partir de ahora, recuerda que el café bien elaborado, sin excederse en su cantidad ni en su tostado es una bebida suave que podemos endulzar ligeramente con un poco de azúcar y suavizar si fuera necesario o es tu preferencia, con un poco de leche. Así disfrutarás de tu bebida sin disfrazarla ni tapar su sabor con las peores cosas que puedes añadir a tu café.

Imágenes | Waferboard y Pakus
En Mi mundo Philips | Cómo se puede pasar de “me encanta el café” a ser un gourmet del café
En Mi mundo Philips | Todo lo que puedes hacer para mejorar los cafés que tomas en casa. 7 secretos infalibles

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.