Las pruebas más importantes que te harán en el embarazo explicadas con claridad

, 23 de agosto de 2019

Las pruebas más importantes del embarazo

El embarazo es uno de los momentos más emocionantes en la vida de una mujer. Es un proceso que puede causar cierta ansiedad, especialmente cuando esperamos los resultados de las pruebas fundamentales que revelarán distintos aspectos de la evolución del bebé.

Conocer cuáles son las pruebas más importantes que te harán en el embarazo te ayudará a comprender qué puedes esperar de ellas y a tomártelas con cierta tranquilidad. 

En los últimos años, los médicos recomiendan llevar a cabo menos pruebas en las mujeres embarazadas sanas y emplear la tecnología para los embarazos de riesgo. Estas son las imprescindibles ordenadas cronológicamente.

Las pruebas fundamentales del primer trimestre

Las analíticas serán regulares durante todo el embarazo. Es una de las pruebas más importantes que te harán en todo el proceso y, con ella, se analizarán distintos aspectos en función de la etapa en la que te encuentres.

Las pruebas más importantes del embarazo, análisis de sangre

En la primera visita se te programará un análisis de sangre que incluye la serología para descubrir si existen anticuerpos de rubéola, hepatitis B, VIH o toxoplasmosis.

Mediante esta prueba también se podrá determinar cuál es tu grupo sanguíneo y RH positivo o negativo, una hematología completa de glóbulos rojos, leucocitos, etc. Así, se podrá ver si existe algún problema de anemia, glucosa o colesterol.

Test de translucencia nucal y Triple Screening

Alrededor de la duodécima semana, se lleva a cabo la ecografía en la que el médico valorará el tamaño del bebé, podrá descartar malformaciones y medir el pliegue nucal.

Las pruebas más importantes del embarazo, ecografía

Estos riesgos aumentan con la edad de la madre, por lo que es necesario tenerlo en cuenta.

El test de translucencia nucal (TN) es una prueba fundamental que sirve para descartar anomalías cromosómicas. Si la medición del pliegue supera los 3 milímetros, puede existir riesgo de que el feto sufra síndrome de Down.

La prueba de la medición del pliegue nucal se combina con otro tipo de prueba prenatal conocida como Triple Screening. En ella también se pueden detectar posibles anomalías cromosómicas. Entre las más frecuentes se encuentran el síndrome de Down (trisomía 21) o el síndrome de Edwards (trisomía 18).

El Triple Screening se realiza a través de una analítica, por lo que no es una prueba invasiva, y en ella se combinan tres parámetros distintos.

Estos parámetros son los que corresponden a la proteína A del plasma sanguíneo relacionado con el embarazo, la subunidad beta libre de la gonadotropina coriónica humana y la medición del pliegue nucal realizado en la ecografía.

A partir de los resultados obtenidos, se lleva a cabo un cribado que concluye con un porcentaje de posibilidades de que existan anomalías cromosómicas.

Las pruebas más importantes

El índice de riesgo que se determina está basado en el Protocolo de la Fetal Medicine Foundation.

En el caso de la trisomía 21 (síndrome de Down), el punto de corte se sitúa en 1/270; cuando el punto de corte es inferior a 1/270, existen más posibilidades de alteración cromosómica. 

En el de la trisomía 18 (síndrome de Edwards), el punto de corte está en 1/100, por lo que un valor superior a 100 se considera bajo e inferior a 100 alto.

Cuando el riesgo de uno u otro es alto, el especialista recomendará proseguir con otras pruebas específicas como la amniocentesis.

pruebas durante el embarazo

Amniocentesis

La amniocentesis es una de las pruebas más importantes, si es necesario tener que hacerla, que arroja un diagnóstico del 99% de fiabilidad en el caso de alteraciones cromosómicas.

En cualquier caso, debes saber que la amniocentesis conlleva unos riesgos, por lo que la decisión definitiva de hacerla o no siempre está en manos de la madre o los padres del bebé.

A partir de la semana 10 existe la posibilidad de realizar una prueba analítica opcional con la que se puede detectar las anomalías cromosómicas más habituales, de forma fiable y totalmente segura tanto para la madre como para el feto.

Aunque este tipo de prueba es totalmente opcional, muchas mujeres deciden llevarla a cabo por su fiabilidad y riesgo nulo.

Las pruebas más importantes durante el segundo trimestre

Entre la semana 22 y la 24 se realiza una nueva analítica rutinaria en la que se incluirá la prueba conocida como Test O’Sullivan para comprobar si existe riesgo de diabetes gestacional.

Se te extraerá sangre al empezar, tendrás que tomar una bebida azucarada y, al cabo de una hora, se te repetirá la prueba. 

En el caso de que el marcador de azúcar salga alterado, será necesario llevar a cabo otra prueba más completa que dura unas tres horas, para conocer si existe la posibilidad de desarrollar diabetes gestacional.

Las pruebas más importantes del embarazo, segunda ecografía

En el segundo trimestre se realiza una nueva ecografía, en la que se puede distinguir el sexo del bebé, siempre que esté bien colocado.

Además, se observa la fisiología del feto y analizan las estructuras de los distintos órganos y las extremidades, perímetro de la cabeza, longitud del fémur, etc.

Tercer trimestre, se acerca el gran momento

Entre las semanas 31 y 32 se programa la analítica del tercer trimestre, que se llevará a cabo alrededor de la semana 34. Este análisis de sangre recoge los controles habituales de hematología, bioquímica y serología de hepatitis y toxoplasmosis. 

Con la tercera ecografía se puede valorar el crecimiento del bebé, calcular la cantidad de líquido amniótico y confirmar la situación de la placenta. Estos valores permiten conocer el correcto desarrollo del embarazo.

Las pruebas más importantes del embarazo, cultivo

A partir de la semana 34 es habitual realizar un cultivo vaginal y rectal para determinar la existencia o no del germen estreptococo agalactiae, que podría llegar a producir una infección en el bebé.

En el caso de que la prueba sea positiva, la madre será tratada con antibióticos durante el parto.

Las pruebas más importantes del embarazo, correas

A partir de la semana 40 se llevan a cabo monitorizaciones fetales una vez a la semana. Con esta prueba se registra el latido del bebé y las contracciones del útero.

Llegada la semana 42, si el parto no se ha producido de forma espontánea, se suele inducir artificialmente.

Imágenes | iStock/Vasyl Dolmatov | iStock/ElenaNichizhenova | iStock/gorodenkoff | iStock/vadimguzhva | iStock/BENCHAMAT1234 | iStock/adrian825 | iStock/Wavebreakmedia, Unsplash – freestocks

En Mi Mundo Philips | ¿Qué comidas echan de menos las futuras mamás durante el embarazo?

En Mi Mundo Philips | Embarazo semana a semana: así va creciendo tu bebé dentro de ti

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.