Las recetas más irresistibles con chocolate y café (I)

, 23 de julio de 2013

El café y el chocolate conforman, gastronómicamente hablando, uno de los matrimonios más ‘bien avenidos’ y versátiles. Esta mágica y deliciosa combinación da pie a variadas recetas, no solo en repostería, también para bebidas y cócteles e incluso hay quien se atreve con platos principales.

En estado líquido

Desde un sencillo café Moca que puedes elaborar simplemente incorporando cacao en polvo o sirope de chocolate a tu café con leche, o un Cappuccino Viennese o Bicerín o cualquiera de las especialidades del norte de Italia que te sugieren en la web de Philips, hasta un refrescante batido a base de café y nata líquida en idéntica proporción, helado de chocolate y caramelo líquido al gusto, todo bien batido.

Las posibilidades de degustar esta combinación en estado líquido son infinitas, algunas de lo más originales como la Crema de chocolate blanco al aroma de café que nos proponen en Lekue o un Cóctel de café frío con alcohol de Hogarutil.

Deja hueco para el postre

¡Y qué decir de los postres! Probablemente donde más éxito tiene este maridaje de choco y café. Tiramisú, brownies, madeleines, flanes, bizcochos, trufas o deliciosos pasteles como el tronco fácil de chocolate y café que nos animan a elaborar desde Directo al Paladar.

Cuando el extra se convierte en imprescindible

A veces no es necesario estar presente en grandes cantidades para adquirir cierta relevancia. Es lo que le ocurre al chocolate como acompañante del verdadero protagonista como es el café.

Ya sea para decorar o realzar el sabor es muy común que nos sirvan nuestro espresso o capuccino acompañado de una chocolatina, un galleta de chocolate o como nos gusta a muchos de un cake pop.

Al igual que cada vez es más frecuente encontrarse con auténticas obras de arte gracias al cioko art, o lo que es lo mismo, al arte de decorar usando diferentes tipos de chocolate e instrumentos específicos.

Y cuando parecía que nada podía sorprendernos algunos osados chefs deciden introducir estos dos elementos, el café y el chocolate, en salsas, vinagretas o en la elaboración de pasta y otro tipo de alimentos propios de platos principales, acabando así con su presencia casi exclusiva en postres.

Un matrimonio que por el momento parece destinado a perdurar y a proporcionarnos algunos de los menús más originales y accesibles de nuestra particular cocina.

Vídeo | Youtube
Mi mundo Philips | Helado casero de café: una receta muy refrescante y de sabor intenso

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.