Las seis reglas de oro para elaborar el café perfecto

, 26 de septiembre de 2013

En posts anteriores hemos hablado de las claves para conseguir el café perfecto, siempre atentos a las recomendaciones de los expertos y al buen hacer de los baristas. Pero lo que no podíamos imaginar era que el primer manual para elaborar el mejor café en casa nos llegara de la mano de dos marines estadounidenses, Michael Haft y Harrison Suarez, cuyas investigaciones y conclusiones en este aspecto recogen en su libro Perfect Coffee at Home. He aquí sus recomendaciones.

Motivados por el escaso sabor del café aguado que se ven obligados a consumir en su destino en Afganistán, estos dos militares deciden investigar sobre la mejor forma de conseguir un café de calidad tratando de controlar todos los aspectos que pueden influir en la elaboración de esta bebida tan universal, para concluir que todo buen café debe cumplir seis reglas de oro.

1. Compra buenos granos de café

Una recomendación lógica, pero que la mayoría de consumidores de café no lleva a cabo en el día a día. A pesar del gran desconocimiento de la mayoría sobre los distintos tipos de granos y la calidad en función de los orígenes o tuestes, hay un interés creciente por aprender a diferenciar un buen grano de uno mediocre. Admito que hasta hace relativamente poco yo no sabía ni siquiera que existían dos variedades principales de café, arábica y robusta, y que la diferencia de calidad entre ambas es notable.

2. Muélelo justo antes de elaborarlo

Esta es una máxima que hemos repetido hasta la saciedad, ya que es imprescindible para que lleguen a nuestro paladar todos los sabores y aromas intactos. Incluso hemos analizado algunos aspectos que hay que valorar antes de apretar el botón a la hora de moler el café.

3. Almacénalo bien

Lo ideal es comprar el grano en pequeñas cantidades para consumirlo de forma casi inmediata. Lo que sobra debemos guardarlo en un recipiente hermético en lugar seco y alejado de la luz solar y, si calculamos que vamos a tardar más de dos semanas en hacer uso de él, lo mejor, según la guía, es congelarlo.

4. Usa la proporción adecuada de café y agua

Aunque depende del tipo de café que vayamos a tomar (no es lo mismo un americano que un ristretto), Michael y Harrison se aventuran a hablar de la Proporción de Oro, que consiste en aproximadamente 30 gramos de café por 525 mililitros de agua.

A mí personalmente me parece muy arriesgado sentenciar de esta manera algo que está tan condicionado no solo por gustos personales, también por la tipología del café utilizado o por cuestiones culturales.

5. Sigue las instrucciones de cada método

Lo que sí coincido con ellos es que hay que elaborar el café teniendo en cuenta el tipo de cafetera que estamos usando y respetando las recomendaciones de los fabricantes.

No es lo mismo hacer café en una cafetera Moka, que en una de goteo o en una espresso totalmente automática. Si aún no sabes cuál es el tipo de cafetera que más encaja en tu vida, te animo a hacer el test que propusimos en un post anterior.

6. Usa herramientas de calidad

Al final sea cual sea el tipo de cafetera que escojas, asegúrate de que sea de calidad, igual que todas las herramientas que entren en juego en la elaboración del café.

Un mal molinillo, por ejemplo, puede echar a perder un grano excelente, al igual que una temperatura excesiva del agua o una bomba de presión deficiente.

Y aquí es donde los autores de Perfect Coffee at Home entran a valorar aspectos que consideran propios de expertos baristas, pero que podemos también controlar en casa como la temperatura del agua o el grado de la molienda.

Matices que las cafeteras espresso Saeco te permiten definir en función de tu gusto, ayudándote a conseguir ese elixir negro perfecto que muchos perseguimos y no siempre conseguimos.

Vía | El Confidencial
Mi mundo Philips | Espresso se escribe con M

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.