Por qué limpiar el cuarto de baño también es importante para los alérgicos

No hay comentarios , 17 de Mayo de 2017

La limpieza del cuarto de baño forma parte de la rutina habitual de las tareas de casa, pero es especialmente importante si hay alérgicos en la famila. La humedad y el calor propician la acumulación de ácaros, hongos y moho que causan las alergias. ¿Cómo evitarlo? Con un buen mantenimiento y limpieza constante de los baños lograremos un hogar libre de alergias.

El cuarto de baño: punto clave en la limpieza contra las alergias

Ya sabemos que hay muchos factores externos que disparan las alergias y por eso la primavera es una época delicada para quien tiene que lidiar con ellas. Por eso es importante practicar buenos hábitos para no llevarnos la alergia dentro de casa, pero tampoco podemos olvidar los cuidados del interior del hogar para tener un aire puro.

Además de llevar una buena rutina de limpieza general, de tener especial cuidado con las mascotas y de evitar errores con la decoración, el mantenimiento del baño es clave para evitar los problemas de alergias dentro de casa. ¿Por qué debemos ser más concienzudos a la hora de limpiar los cuartos de baño?

La acumulación de humedad y calor que se produce en los baños crean un campo de cultivo para alérgenos como bacterias, ácaros, hongo y moho. La exposición a una humedad excesiva además puede complicar ciertos problemas respiratorios, como asma o rinitis, incluso podría provocar reacciones en la piel, como erupciones o dermatitis.

Cómo limpiar el baño para evitar las alergias

Para evitar problemas lo mejor es establecer una rutina diaria bien planificada y organizada con el resto de la familia. Con la práctica cogeremos la costumbre rápidamente y nos será más fácil mantener los baños bien limpios y cuidados a diario sin esfuerzo, pero hay que ser constantes. Estos son los puntos claves a la hora de limpiar:

  • Nunca dejar las toallas húmedas secándose en el baño. Evitar colgarlas en los radiadores o toalleros después de usarlas, lo mejor es secarlas al aire libre, en el tendedero o secadora.
  • No acumular ropa sucia en el baño. Jamás hay que dejarla tirada en el suelo y tampoco es recomendable tener un cesto de ropa sucia, ya que pueden ser un foco de humedad y alérgenos.
  • Vigilar muy bien las alfombras, especialmente las que tengamos a pie de bañera o ducha. Llevarlas a secar fuera del baño cuando estén húmedas, sacudiéndolas a diario al aire.
  • Lavar con frecuencia todos los textiles del baño, tanto las toallas grandes como las de mano, alfombras y alfombrillas, albornoces, cortinas, etc.
  • Ventilar el baño a diario, dejando la puerta siempre abierta. Si tiene ventana, se aconseja abrirla al máximo después de la ducha dejando que haya corriente para airear todo lo posible.
  • Evitar objetos decorativos y prescindir de plantas naturales o artificiales, que pueden acumular muchos ácaros y son difíciles de limpiar.
  • Prestar mucha atención a los rincones, detrás y debajo de muebles, esquinas y estantes, donde tiende a acumularse polvo y humedad sin que nos demos cuenta.
  • Secar la cortina de la ducha después de usarla, dejarla siempre extendida y lavarla con frecuencia.
  • Controlar que no dejamos salpicaduras o gotas de agua en el suelo, que a veces pasan desapercibidas. Podemos limpiarlas rápidamente con un aspirador que recoja también la humedad.

 

  • Revisar periódicamente grifos y tuberías para comprobar que no hay pérdidas, goteos o acumulación de cal.
  • Si tenemos alfombrilla de plástico dentro de la bañera o ducha, retirarla siempre después de su uso y sacarla fuera para que se seque. Hay que lavarla cada semana para evitar el moho.
  • Pasar una esponja absorbente por todos los espacios de la ducha o bañera, incluyendo los grifos y el espacio de los productos de lavado, para retirar el máximo de humedad después de usarlos.
  • Usar productos de limpieza especiales para baño que combatan el moho, incluyendo los azulejos y las tuberías. Es recomendable aplicar un desatascador cada 15 días para mantenerlas limpias.
  • Limpiar también los conductos de ventilación, sacando la rejilla para quitar el polvo por dentro y por fuera, controlando que no se haya acumulado moho.

 

 

Está claro que la clave para disfrutar de una buena calidad de vida dentro de casa está en ser rigurosos con la limpieza y mantener siempre una humedad adecuada. Un purificar de aire  nos ayudará a controlar los niveles de humedad del aire para tenerlo siempre en los valores óptimos y sin alérgenos.

Fotos | iStock.com/ben-bryantdidecsdiego_cervos_whitetab1962onovalikovAndrey

En Mi Mundo Philips | Limpieza de primavera: ¿una tradición que se puede exportar a España?

En Mi Mundo Philips | ¿Alérgicos en casa? Estos son los beneficios del humidificador

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.