Cómo limpiar las manchas de café de tu cocina

, 3 de noviembre de 2016

Limpiar manchas de café

Por mucho que ya sepamos que la clave una limpieza efectiva es la inmediatez, no siempre es tan fácil. Confiésalo, tú también dejas a veces la vajilla sin fregar durante horas o pospones la limpieza de la cocina varios días. Todos somos humanos y a veces el ritmo de vida no da para más, pero luego hay manchas que cuesta mucho limpiar. Los restos de café pueden ser especialmente problemáticos, ¿sabes cómo limpiar las manchas de café sin esfuerzo?

Manchas de café difíciles de limpiar

Manchas de café

El café es una infusión en agua que debido a la potencia de los granos tostados y molidos adquiere ese color oscuro intenso que tanto nos gusta. Las cafeteras expreso extraen en apenas unos segundos todo el cuerpo, aroma y sabor de los granos, capturando toda su intensidad. Hemos visto cómo muchos artistas aprovechan el fuerte color del café para usarlo en sus obras, casi como si fuera pintura o un tinte.

Claro que ya no nos hace tanta gracia cuando los restos de café y las manchas “tintan” nuestras tazas, jarras, vasos y superficies de cocina. Una salpicadura, los típicos goteos o los posos y los surcos de la crema en las tazas usadas dejan manchas que conviene limpiar cuanto antes. ¿Y si pasan varias horas y la mancha se vuelve rebelde? ¿Cómo limpiarlas?

Bicarbonato sódico y sal contra las manchas de café

Bicarbonato

Normalmente nos preocupan más las manchas en la ropa y textiles del hogar, pero a veces las manchas en la vajilla también suponen todo un reto. Si alguna vez habéis tenido que dejar el fregar los platos o poner el lavavajillas para más tarde, y los restos de café no terminan de salir, puedes aplicar un par de sencillos trucos. No necesitas ningún producto de limpieza especial.

El primero es el bicarbonato sódico, típico ingrediente de repostería que también hace maravillas a la hora de limpiar. Espolvorea una cucharadita o dos de bicarbonato en la taza o donde esté la mancha, añade un poco de agua tibia para formar una pasta y frota con el estropajo, verás como sale fácilmente. Y si te quedas sin bicarbonato, una buena alternativa es la sal. Funciona igual: esparce un poco de sal de mesa, unas gotas de vinagre y la mancha se irá sin esfuerzo.

Siempre es mejor actuar con rapidez cuando hay manchas de café por la cocina, pero no viene mal tener a mano estos truquitos de la abuela cuando los ritmos de vida nos hacen ir acelerados. No sufras por tus tazas favoritas si no habéis podido fregar después del desayuno, hasta las manchas de café más viejas tienen solución. ¿Conoces otros trucos que funcionen?

En Mi Mundo Philips | Por qué deberías acompañar siempre tu café con un vaso de agua

En Mi Mundo Philips | Receta de tarta de galletas y crema de café con cobertura de chocolate

Guardar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.