Limpieza de primavera: ¿una tradición que se puede exportar a España?

No hay comentarios , 10 de Abril de 2017

Con el buen tiempo toca hacer cambio de armario, pero también es el mejor momento para aprovechar y dar un repaso a fondo del hogar. Lo saben en muchos países donde no perdonan la limpieza de primavera, una práctica conocida como como “spring cleaning”. ¿Sabes en qué consiste? Descubre los beneficios que tendría adoptar esta tradición en nuestro país, sobre todo con alérgicos en la familia, y todo lo que necesitas para hacer tu limpieza de primavera.

¿Qué es exactamente el “spring cleaning”?

Seguro que lo ya lo has visto en muchas películas y series de televisión, pero quizá no te has parado a pensar en ello. En muchos países anglosajones, y también del centro y norte de Europa, la llegada de la primavera supone el despertar del frío invierno, como si se saliera de un letargo o estado de hibernación. De pronto los días son más largos, suben las temperaturas y luce el sol, apetece salir a la calle y disfrutar con nuevos ánimos del buen tiempo.

Hay ganas de perder de vista los abrigos, bufandas y jerséis, pero no solo el armario necesita renovarse de cara al verano. Con las energías renovadas, quienes practican el spring cleaning también quieren que su hogar luzca como nuevo, fresco y con una cara limpia y ordenada. Después de tantos meses recluídos en casa, con la calefacción a tope o la chimenea en marcha, toca hacer un lavado de cara completo del que no se salva ni un solo rincón.

En estos países la limpieza de primavera es tan importante que ocupa buena parte de la conversación en cuanto se inaugura la temporada. Hay publicaciones especializadas y la prensa se llena de guías, consejos y trucos para llevarla a cabo con éxito y de forma fácil, eficiente y rápida. Es habitual dedicarle un fin de semana completo y suele participar toda la familia, con sus diferentes tareas bien repartidas.

¿Cuáles son los beneficios de la limpieza de primavera?

El cuidado del hogar, igual que la higiene personal, es parte del día a día cotidiano. Pero mientras que hay ciertas tareas que hacemos a diario (como recoger la cocina o hacer la cama), otras las hacemos una vez a la semana o incluso al mes. Sin embargo, lo habitual es hacer una limpieza “de batalla” rutinaria, de tal forma que con el tiempo la suciedad termina por acumularse y no es suficiente con la típica pasada rápida de cada día.

Además, en la temporada de otoño-invierno el hogar sufre más, pasamos más horas dentro con la calefacción encendida, cocinamos más y también tenemos más textiles en uso. Con la acción del viento y la lluvia es fácil que el mal tiempo de las tormentas y borrascas se cuele dentro, también con las botas, paraguas y zapatos invernales. Las ventanas se ensucian mucho estos meses, por no hablar de balcones y terrazas, que ahora nos apetece recuperar.

En resumidas cuentas, en todo este tiempo es fácil que se haya acumulado mucho polvo y suciedad en todos los rincones a los que prestamos poca atención. Si tenemos alérgicos en casa o somos sensibles a alguna molestia respiratoria, nos enfrentamos no solo a los alérgenos de primavera si no también a todas las partículas que se han acumulado durante el invierno. Una limpieza a fondo dejará nuestra casa limpia, saludable y lista para disfrutar del buen tiempo.

Y es que si tenemos ganas de vivir a tope la primavera y el verano también nuestra casa se merece hacer borrón y cuenta nueva. Merece la pena invertir uno o dos días de trabajo en casa para dejar todos los rincones como nuevos, y eso nos ayuda también a poner orden y tirar lo viejo. Una casa limpia y libre de alérgenos nos permite volver cada día a un espacio saludable, cómodo y agradable, donde poder relajarnos y descansar.

Cómo organizar tu limpieza de primavera como un experto

¿Por dónde empezar? ¿Cuáles son los pasos a seguir para cumplir como lo haría un profesional? Ante todo: la organización es clave y primordial. Implica a toda la familia y elegid un día entero o un fin de semana en el que tengáis tiempo para dedicarlo sin distracciones a la limpieza. Escribid una lista con todas las tareas a realizar para ir tachando las que terminéis, eso os ayudará a no repetir pasos y además os dará ánimos para seguir.

Es también importante tener preparado todo el material que os hará falta. Enumera los productos de limpieza necesarios y revisa si hace falta hacer antes la compra. Lo mejor es estrenar bayetas, trapos y cepillos, no utilicéis materiales que estén sucios ni limpiadores viejos o caducados. Habrá que madrugar un poco para aprovechar bien todo el día y poder incluso terminar en la misma jornada.

Una de las tareas que más tiempo consumen es acabar con el polvo de toda la casa, por lo que contar con un aspirador como el Philips PowerPro Ultimate puede ser de gran ayuda. Gracias a la tecnología PowerCyclone ofrece el máximo rendimiento de limpieza, con cepillos específicos para cada superficie, incluyendo alfombras y suelos duros. El tubo telescópico de largo alcance facilita además el trabajo de las zonas de difícil acceso, como la parte superior de los muebles o la esquina de los techos, que nunca debemos olvidar porque acumulan polvo y alérgenos.

Limpieza de primavera paso a paso

  • Cuartos de baño. Retira todos los productos, jaboneras y demás accesorios. Lleva las toallas y las alfombras y alfombrillas a la lavadora. Primero limpia paredes y suelo, empezando con el aspirador y sin olvidar los techos. Después limpia bien los azulejos, incluso los que no se ven a primera vista. Pulveriza todos los elementos del baño, incluyendo la ducha o bañera por dentro y por fuera, y deja a remojo unos 20 minutos. Limpia bien los espejos y enjuaga y seca todas las superficies. Finalmente, friega el suelo.
  • Dormitorios. Cambia toda la ropa de cama, lleva a lavar incluso las fundas de los colchones y las alfombrillas. Abre bien las ventanas para ventilar lo máximo posible y empieza quitando el polvo de los muebles. Luego pasa el aspirador por suelos, paredes y esquinas de los techos. No te olvides de aspirar debajo de la cama, en los rincones de los muebles y por encima de los armarios. Termina aspirando los colchones y las cortinas y finaliza limpiando bien las ventanas.
  • Cocina. Aprovecha para hacer inventario y poner orden en la nevera, congelador y despensa. Vacía armarios y revisa que no haya productos en mal estado o caducados. Limpia por dentro y por fuera el frigorífico, también el horno y el microondas, siempre con productos específicos. Lava bien los armarios y cajones, aspirando el polvo y los posibles restos de harina, pan o de otros alimentos. Vuelve a colocar todo bien ordenado y termina aspirando y fregando el suelo, moviendo los muebles que hagan falta para no dejarte ni un hueco.
  • Salón, cuarto de juegos, comedor o sala de estar. Finalmente tocan las habitaciones comunes de ocio y ratos libres. Toca sacar todos los libros de las estanterías, películas y demás objetos, para limpiar el polvo de todo. Hay que limpiar también a fondo cada estante y aspirar el polvo de todo el suelo, moviendo los muebles para retirar el polvo que se haya acumulado en las zonas menos visibles. Aspira bien las paredes, las cortinas y los sofás. No te olvides de quitar el polvo de los aparatos electrónicos.
  • Detalles y extras. Es fundamental limpiar a fondo todas las posibles alfombras de casa, pasando a fondo el aspirador y lavando con jabones especiales las manchas, si las hubiera. También hay que aspirar el suelo por debajo, por supuesto. Las zonas de las mascotas también requieren atención especial, así como la chimenea, si la hubiera. Si tenéis una casa con jardín o terraza habrá que retirar las hojas y suciedad acumuladas, que a veces también se encuentran en la canaletas de las ventanas. Por último, no hay que olvidarse de los detalles: armarios roperos por dentro y por fuera, detrás de los embellecedores, cuadros y fotos enmarcadas, lámparas y bombillas, tiradores de puertas y macetas.

Disfruta de un hogar limpio y saludable durante más tiempo

Ahora que ya tienes la casa como nueva solo queda relajarse y disfrutar, pero para que el esfuerzo haya merecido realmente la pena vamos a intentar mantener ese ambiente limpio durante mucho tiempo. Recuerda los buenos propósitos de limpieza básicos, no cometas los errores más frecuentes y aprovecha las ventajas de la limpieza diaria con todos los trucos que ya conoces. Pero, sobre todo, recupera los buenos hábitos para mantener la alergia fuera de casa.

Aunque no nos libremos de aspirar el polvo regularmente, y más si tenemos mascotas en casa, invertir en un humidificador como el modelo de sobremesa Philips nos ayudará a tener siempre un ambiente saludable, limpio y en el nivel óptimo de humedad. Con la tecnología NanoCloud el filtro absorbe el aire atrapando partículas y polvo, lo humidifica evitando la propagación de bacterias y expulsa un aire húmedo sano para mantener un ambiente sano y constante, sin dejar residuos de humedad ni polvo blanco en los muebles.

El tiempo que necesitéis en tu familia para completar la limpieza de primavera dependerá del tamaño de vuestra vivienda, pero el trabajo siempre merece la pena. Tu casa está para vivirla y disfrutarla, y no hay nada como recibir el buen tiempo con un ambiente limpio, saludable y fresco, totalmente a prueba de alergias. ¿Te apuntas a la moda del spring cleaning?

Fotos | iStock.com/Tatomm, Jevtic, omgimages, JackF, Manuel-F-O, KatarzynaBialasiewicz

En Mi Mundo Philips | ¿Alérgicos en casa? Estos son los beneficios del humidificador

En Mi Mundo Philips | Buenos hábitos para no llevarte la alergia dentro de casa

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.