Limpieza facial para el hombre, ¿te apuntas?

, 29 de mayo de 2017

Hay un paso en la rutina de belleza diaria que no debemos saltarnos por nada del mundo. Me refiero por supuesto a la limpieza facial, un imprescindible sin el cual el resto del proceso no tiene sentido alguno. Descubre en este post los motivos y cómo debes hacerlo para que la piel de tu rostro esté siempre limpia.

¿Por qué es importante la limpieza facial?

¿Has probado alguna vez a fregar el suelo sin antes haberlo barrido? ¿Te imaginas la guarrería que se forma? Pues ocurre algo parecido si en la cara te aplicas la crema hidratante sin antes haberla limpiado.

A lo largo del día, la piel va acumulando suciedad tanto por la contaminación ambiental como por la producción de sebo. Factores ambos que impiden que la piel respire correctamente y que absorba los productos cosméticos que apliquemos. Así, antes de echarnos cualquier crema, sea la que sea, debemos asegurarnos de que la piel está completamente limpia.

¿Qué producto debo utilizar?

Para limpiar la cara no es suficiente con echarnos unos manotazos de agua. Eso está muy bien para despertarnos por las mañanas y quitarnos las legañas de los ojos, pero en absoluto nos limpia la piel. Tampoco debemos utilizar gel de ducha ni de manos… ¡hay que recurrir a un limpiador facial!

Prácticamente todas las marcas de cosmética masculina tienen al menos un gel o jabón facial para el hombre. Incluso los hay especiales para rostros que tienen barba. La clave es que sea adecuado para nuestro tipo de piel. Si puedes pedir muestras para probar antes de decidirte por uno, mucho mejor. Así será más fácil dar con el idóneo.

¿Cómo y cuándo?

Hay dos momentos en el día en el que debemos limpiar el rostro: por la mañana, antes de aplicar la crema hidratante de día, y por la noche, para eliminar toda la suciedad acumulada durante la jornada. Lo bueno es que apenas te llevará un minuto hacerlo, por lo que lo podrás integrar fácilmente en tu rutina habitual.

Para ello, debes humedecer el rostro con agua tibia para que los poros se abran. A continuación, aplica una pequeña cantidad de limpiador en la mano (debe estar limpia) y frota con suavidad con la yema de los dedos por toda la cara, evitando el contorno de ojos.

Una vez hayas terminado, aclara con agua fría (cierre de poros) hasta que no haya restos de jabón, seca con una toalla limpia sin frotar y… ¡listo!

Limpieza de cutis profesional

Una vez hayas incluido la limpieza facial en tu rutina diaria de belleza, estarás en condiciones para dar un pequeño paso más allá. Se trata de la limpieza de cutis profesional. Sí, esa que te hacen cuando vas a un centro de estética y que no está, ni mucho menos, reservada únicamente para mujeres.

Aunque en cada centro tendrán su propia rutina específica, en general una limpieza de cutis profesional puede incluir lavado con jabón facial o leche limpiadora, aplicación de tónico, masaje en el rostro, baño de vapor, extracción de puntos, negros, granos y espinillas, y aplicación de mascarilla.

Como decía, todo dependerá del sitio en cuestión y de las necesidades propias de tu piel. Lo ideal es hacerse una limpieza de cutis de este tipo cada mes o cada dos meses como mucho. De este modo notarás que tu cutis está mucho más sano y brillante.

Imágenes | iStock.com/DeanDrobot | iStock.com/PIKSEL | iStock.com/nd3000 | iStock.com/bee32 | iStock.com/michaeljung
En Mi mundo Philips | Descubre lo que un sérum facial puede hacer por ti  ¿Cómo saber si te va a sentar bien la barba?

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.