Llega el otoño y seguimos sin vestidor: cómo cambiar el armario de forma ordenada

, 5 de octubre de 2016

Cambiar el armario en otoño

Con la bajada de temperaturas otoñal, la lluvia y los vientos fríos ya no podemos retrasar más lo inevitable: llega la hora del cambio de armario. En un mundo perfecto todos tendríamos un fantástico vestidor, de esos que nos hacen envidiar las películas y revistas de moda. Pero si tú también convives con armarios normales de los que tenemos casi todos en casa, hoy te damos algunos consejos para cambiar el armario de forma ordenada y sencilla.

Cambiar el armario: tarea imprescindible aunque nos dé pereza

Cambiar el armario en otoño

Qué sencillo sería tener marcado un día fijo en el calendario de cada año para dedicarlo al cambio de ropa. Pero sabemos que el paso de una estación a otra puede variar mucho y nunca se sabe hasta cuándo estaremos disfrutando del calorcito, con manga corta, sandalias y shorts. Nos resistimos a abandonar nuestras prendas de verano a pesar de que ya hemos vuelto a la rutina en la ciudad; casi es una forma de mantener el espíritu de las vacaciones y también de lucir el bronceado que todavía nos dura.

Pero de pronto un día hace más fresco del habitual y ya no nos sirve con echar mano de la rebequita por las mañanas. Los pies se congelan y las piernas piden a gritos un pantalón largo que cubra más allá de la rodilla. Adiós tirantes y espaldas al descubierto, ha llegado el momento de ir sacando ropa más cálida que nos proteja de las inclemencias del tiempo que están por venir. Es una tarea básica que toca hacer al menos dos veces al año, por mucha pereza que nos dé no se puede evitar.

Así que, tengamos o no veranillo de San Miguel, ahora que estamos en pleno mes de octubre será mejor que el temporal no nos pille desprevenidos. Lo mejor es elegir un día de fin de semana o una tarde que tengamos tiempo en casa para que toda la familia colabore siguiendo unos pasos básicos. Con una pequeña organización y siendo ordenados y metódicos, cambiar el armario será coser y cantar. De hecho, puedes empezar poniendo algo de música para animaros y que la tarea sea más llevadera.

El cambio de armario perfecto, paso a paso

Cambiar el armario en otoño

Como en casi todo cuando se trata de tareas del hogar, la clave para llevar a buen puerto un cambio de armario perfecto es el orden y la organización. Sigue nuestros consejos paso a paso y verás qué fácil es crear una buena rutina para tener tu ropero impecable.

1. Antes de sacar la ropa de invierno toca ocuparse de la de verano. Vacía armarios, saca perchas y abre los cajones, vaciando todos los rincones en los que tengas ropa. Haz una pequeña selección de esas prendas de entretiempo que usas todo el año, como la típica camiseta de manga corta que va con todo, y ponla aparte. Siempre necesitarás ropa más fresca en algún momento el resto del año.

2. Observa la ropa de verano y analiza su estado. Separa todo lo que tenga que pasar por la lavadora o por la plancha y haz una colada general antes de empezar a almacenar. Solo así se conservará en las mejores condiciones para el verano que viene.

3. Aprovecha para hacer borrón y cuenta nueva. ¿De verdad toda la ropa sirve para el año siguiente? ¿Te has puesto todas las prendas veraniegas que tienes? ¿No hay nada ya demasiado viejo como para sobrevivir una temporada más? Tened valor en casa y ser sinceros con vosotros mismos: la ropa que no sirva debe irse fuera. Es absurdo ocupar espacio inútil con piezas que ya no os vais a poner más. Si están en buenas condiciones se pueden donar o regalar a alguien que sí las necesite.

4. Mientras se lava y se seca la ropa de verano, aprovechad para limpiar a fondo los armarios. Aspira el polvo, friega, ventila muy bien y cambia los ambientadores que tuvieras en verano. Elige una fragancia más otoñal para ir entrando en el ambiente de temporada. No os olvidéis de repasar a fondo los cajones y los rincones más ocultos.

5. Una vez limpia y planchada, toca guardar la ropa veraniega. Lo positivo es que estas prendas suelen ocupar poco espacio y se guardan fácilmente, pero aún así procura doblar bien y proteger las telas. Utiliza bolsas herméticas, mejor si tienen efecto vacío, o grandes cajas de plástico. Procurad establecer cierto orden en casa metiendo la ropa de cada persona junta y con lógica, por ejemplo todas las camisetas de los niños en una misma bolsa, tus vestidos aparte, etc. Las prendas más delicadas deberán ir en perchas antes de introducirlas en fundas con cierre.

Cambiar el armario en otoño

6. Ahora toca el proceso inverso con la ropa de invierno. Antes de llenar los armarios es conveniente repasar si están todas las piezas en buen estado. En teoría la ropa estará limpia -si hiciste los deberes la temporada anterior-, pero puede haberse arrugado. Utiliza un vaporizador manual como el Steam&Go de Philips para dar a cada prenda un acabado perfecto sin arrugar, como si estuviera recién planchada.

7. Una buena idea es hacer un listado con la ropa que tenéis en casa para anotar si hace falta ir de compras este año. Así evitaréis gastos innecesarios de más, eligiendo solo aquello que realmente sea una necesidad. También habrá prendas de invierno que seguramente no necesitas. ¿Te pusiste todo el invierno pasado? No te cortes y ahorra espacio.

8. Coloca la ropa en los armarios limpios siguiendo el orden que mejor se adapte a vuestra familia. Organiza por estilos, por tipos, por colores o por tejidos, según te sea más útil y práctico, y procurad mantenerlo toda la temporada. Un buen armario siempre es uno bien organizado, y ahorraréis tiempo por las mañanas.

9. No olvides que las prendas largas no deberían doblarse. Abrigos, chaquetones, vestidos, faldas y pantalones largos se conservan mejor en perchas, que no marquen arrugas. Si todas las perchas son iguales se ahorra espacio, y la ropa con adornos como lentejuelas o tachuelas deberían almacenarse del revés.

Cambiar el armario en otoño

10. Ocúpate a continuación del calzado, limpiando un poco el probable polvo que habrán acumulado. Introduce hornas para que no se estropeen y colócalos por pares dentro de cajas o zapateros adecuados. De nuevo, comprueba que no haya que tirar nada.

11. En invierno usamos muchos accesorios: bufandas, ponchos, pañuelos, gorros, guantes, bolsos, cinturones, etc. Lo mejor es que estén visibles, pero siempre ordenados, en perchas especiales o en un hueco del armario. Organízalos por tipos y que sean bien accesibles, para no perderlos.

12. Cuando hayas guardado toda la ropa de otoño-invierno en los armarios, ya puedes almacenar las cajas y bolsas de la ropa de verano. Es preferible buscar un lugar al que accedamos poco, para que no nos estorbe en los próximos meses, seco y protegido de cambios bruscos de temperatura. Puedes anotar en cada caja el contenido, pues probablemente se te olvide dentro de unos meses.

Ropa bien cuidada para un armario perfecto

Cambiar la ropa de una temporada a otra puede ser un momento poco apetecible e incluso algo agobiante, por eso tenemos que plantearlo con actitud positiva. No todos tenemos la suerte de disfrutar de un amplio vestidor en casa, pero cuidando bien de la ropa tendremos siempre un armario perfecto sin nada que envidiar. Con el cambio de armario conseguimos una sensación de renovación que además nos permite hacer inventario y balance, con todas las prendas bajo control.

Cambiar el armario en otoño

Es fundamental que la ropa esté bien limpia, planchada, doblada y ordenada. Por eso podemos aprovechar las ventajas de dispositivos como el vaporizador Steam&Go de Philips, con el que podemos dar a la ropa ese toque final para dejarla perfecta sin tener que sacar la tabla de plancar. La función de vapor 2 en 1 permite vaporizar directamente incluso en horizontal en los tejidos más delicados, por lo que es perfecto para dejar la ropa de invierno como nueva antes de guardarla en el armario.

Cuando os enfrentéis en casa a cambiar el armario no caigáis en el error de poner de cualquier manera las prendas de otoño-invierno. La recompensa de dedicar el tiempo necesario para seguir estos sencillos pasos es disponer de un fondo de armario completo, bien ordenado y limpio, que da gusto abrir para escoger el look de cada día. Así la ropa te durará mucho más tiempo en perfectas condiciones y disfrutarás mucho más de los días de frío.

Fotos | iStock.com/Sensay, p_ponomareva, idildemir, Russiese, belchonock, everydayplus

En Mi Mundo Philips | Cómo conseguir un reparto equitativo de las tareas del hogar

En Mi Mundo Philips | Buenas pautas para evitar el caos al hacer la colada

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.