Esto es lo que realmente tienes que llevarte al hospital para dar a luz

, 18 de Mayo de 2017

Aunque son muchas las dudas que nos planteamos al quedarnos embarazadas, una de las más frecuentes tiene que ver con el momento de dar a luz. En concreto nos estamos refiriendo a qué necesitaremos para hacer más llevadera nuestra inminente y breve estancia en el hospital –lo habitual son entre tres y cuatro días–.

Es por eso por lo que hoy te contamos cómo deberías preparar tu maleta para evitar caer en excesos pero para que tampoco os falte de nada. Un “petate” que incluirá básicos que seguro que ya has pensado, pero también otros objetos que ni te imaginas. ¿Lista para conocerlos?

Para el parto en sí mismo (y los instantes previos)

Empezaremos por lo básico: la documentación. Y es que al acudir al hospital es lo primero que te pedirán. El DNI o pasaporte y la cartilla de la Seguridad Social (o de la entidad aseguradora, si te decantas por una clínica privada), así como los informes impresos de seguimiento del embarazo –carnet de embarazo y analíticas del tercer trimestre–, serán fundamentales.

Para favorecer la dilatación y relajarte, nada como llevar contigo tu propia música y unos auriculares con amortiguación del ruido ambiente. Incluye una que te relaje pero también otra más “movidita”, pues los expertos aseguran que bailar durante las contracciones ayuda a inducir el parto. Si tenéis que pasar la noche allí, no estarán de más un par de tapones de silicona, de los que más aíslan. Las pelotas antiestrés y algo que cuente con un aroma que te tranquilice, también serán de gran ayuda. No te olvides tampoco del abanico, lo agradecerás tremendamente.

Para después del parto

Para después del parto también necesitarás un neceser con cepillo de dientes, peine, gel, toallas o albornoz, y todo lo imprescindible para asearte (incluso un secador de viaje). Las braguitas desechables, asimismo, serán muy de agradecer. Esos días se sangra mucho, así que será un auténtico incordio tener que lavar las tuyas. Opta por unas de papel, de usar y tirar.

Lleva contigo varios sujetadores de lactancia y discos absorbentes para evitar mancharlos cuando te suba la leche. Ten en cuenta, además, que si el niño se engancha bien y rápido, tus pezones podrían agrietarse, así que no estarán de más unas pezoneras o protectores. Incluye varios camisones y mudas de ropa, zapatillas de ir por casa, y listo.

Tu pequeño retoño, asimismo, requerirá de al menos cuatro conjuntos de camiseta y braguita o bodis (más cómodos, y no se les destapará la parte de los riñones), cuatro camisetitas de algodón, dos o tres pijamas, cuatro pares de patucos o calcetines, un arrullo o manta, varios paquetes de pañales, un gorro, unas manoplas (para que no se arañe la carita con las uñas) y un neceser específico.

Este contendrá una esponja vegetal, dos toallas, toallitas húmedas, jabón neutro y un cepillo de bebé específico, como mínimo. Una muda para que salga bien guapo de la clínica también será básica.

Lo que nadie te dice

Más allá de estos básicos, existen algunos errores frecuentes que solemos cometer las madres y que nadie nos dice. Es el caso de llevar una gran maleta cargada hasta los topes con prendas tanto para nosotras como para el pequeño. Sin embargo, es poco probable que lleguemos a utilizarlas, pues en los hospitales suele hacer calor. Aligera el “equipaje” sin miedo, e introduce solo lo imprescindible. Opta por los tejidos como el algodón (u otros naturales para evitar alergias) y la ropa cómoda, sencilla de poner y quitar.

Por otra parte, no podemos dejar de comentar que existen algunas diferencias entre los hospitales públicos y privados. Por ejemplo, estos primeros suelen incluso darnos los pijamitas para el bebé si lo que hemos traído resultan poco apropiado para la temperatura que hace en la habitación. Las compresas especiales, las gasas, camisones y pañales también son gratuitos. En los privados, sin embargo, no ocurre lo mismo. No conviene olvidarse tampoco de la muda y neceser que necesitará nuestro acompañante y de otros objetos para entretenernos en los ratos muertos.

Imágenes | molka, alice-photo y grinvalds.

En Mi mundo Philips | Las visitas después del parto: ¿agobian o acompañan?

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.