Los bebés no esperan ¡quieren sus biberones al instante!

, 2 de Noviembre de 2012

Lo de tener un bebé que coma bien es como una lotería. Hay madres que se quejan de que sus bebé “no les come” (muy recomendable el libro de Carlos González al respecto, por cierto), y otras a las que la impaciencia del bebé nos vuelve locas. Cuando tienen hambre lloran sin cesar.

Comer pronto, su prioridad

Ya os he definido a mi hijo como un pequeño tragón (ya véis que mofletes tiene en la foto, con poco más de un mes, tomando leche materna en biberón). Cuando le daba pecho lo cogía impaciente, casi desesperado, y con ese ansía tragaba más gases que otra cosa. Y en el cambio de un pecho a otro se volvía loco. No sé lo que es darle de comer sólo de un pecho porque él siempre quería ración doble.

Y cuando llegó el momento de los biberones, era igual. Desde el momento en que empezaba el proceso de verter la leche en el biberón y calentarlo delante de sus ojos, lloraba con desesperación hasta que se lo daba. Recuerdo esos lloros hasta bien pasado su primer año.

La tecnología que te facilita la vida

Así que los calientabiberones eléctricos nos pueden ser muy útiles para calentar el biberón rápidamente, de manera uniforme y a la temperatura adecuada, teniendo en cuenta los nervios de tener que realizar todo el proceso con unos gritos desgarradores en nuestra oreja. La tecnología avanzada de este calienta biberones eléctrico de Philips calcula el tiempo de calentamiento según si está calentando leche materna, leche de fórmula, o comida para el bebé, según la temperatura inicial (producto congelado, refrigerado o a temperatura ambiente) y según los mililitros que contenga.

Si no dispones de calientabiberones eléctrico, se puede calentar el biberón al baño María (aunque se tarda más). Hay que tener mucho cuidado con el microondas, porque éste no calienta los líquidos de manera uniforme y el bebé se puede quemar. Además, el microondas no se recomienda en absoluto para calentar leche materna porque puede estropear sus propiedades.

Mi mundo Philips | Todo tiene su fin: el destete

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.