Los cuidados básicos que necesita tu cafetera

, 23 de febrero de 2018

Apostar por una cafetera espresso automática es invertir en muchos instantes de placer en casa. Un verdadero gourmet sabe cuál es la tecnología que marca la diferencia de un café excelente, preparado exactamente como le gusta. Pero si queremos que nuestra cafetera siga regalándonos un el mejor café, no podemos olvidar que también necesita unos cuidados básicos.

Cuida de tu cafetera y tendrás siempre un café perfecto

Las cafeteras automáticas son máquinas de última tecnología que consiguen resultados tan precisos y rápidos como lo haría un barista profesional. Y al igual que un coche deportivo también necesita mantenimiento, nuestra cafetera requiere algunos cuidados de nuestra parte para seguir funcionando en óptimas condiciones.

La cafetera nos regalará muchos cafés perfectos durante muchos años si la dejamos trabajar a pleno rendimiento. El simple uso diario, con la acumulación de los posos, humedad, la espuma de la leche o la dureza del agua, pueden afectar al correcto funcionamiento, pero es algo que se puede evitar muy fácilmente.

Una vez conoces a fonDo a tu cafetera sabrás cómo funciona y qué cuidados necesita, de tal forma que serán ya parte de tu rutina habitual sin mayores complicaciones. Con todo lo que nos hace disfrutar cada día, ¿no se merece también un poco de cariño por nuestra parte?

Pequeños cuidados diarios

Nadie reutiliza una sartén sin lavarla después de cocinar con ella; del mismo modo nunca deberíamos dejar sin limpiar los sistemas de leche o el espumador interno de nuestra cafetera.

La leche y otras bebidas vegetales son ingredientes que pueden obstruir los conductos internos de la máquina, así como la boquilla de la espuma. Después de preparar tu capuccino, café latte o tu receta favorita, acciona el sistema de limpieza interno de la máquina, que hará un enjuague totalmente automático.

También es recomendable vaciar el depósito de goteo y el de los posos de café cada día, sobre todo si somos muchos en casa o si solemos tomar más de dos cafés a diario. Así nos aseguramos de que no se nos olvidará y no llegaremos nunca al límite de capacidad.

Tampoco viene mal limpiar ligeramente el exterior de nuestra máquina con un paño suave humedecido con agua, para retirar el polvo y las partículas de suciedad que se acumulan en el ambiente.

Limpieza semanal

Una vez a la semana deberíamos realizar una limpieza más a fondo de todos los componentes de la máquina. La jarra o depósito de la leche se pueden extraer para limpiar de forma rápida bajo el agua del grifo, al igual que el grupo de preparación de café y los depósitos de goteo y posos. También podemos enjuagar el depósito del agua para garantizar que siempre estará fresca y sin olores.

Si se da el caso, podemos hacer una limpieza más profunda del sistema de preparación de la leche cuando la cafetera lo incluye entre sus opciones. En cualquier caso, si acostumbramos a preparar bebidas con leche es recomendable lavar todos los componentes con agua tibia una vez a la semana.

La cubeta que contiene los granos de café también se ensucia, porque es un producto que libera aceites naturales cuando se tuesta. Podemos limpiarlo fácilmente, una vez vaciado, con un paño húmedo, para a continuación secarlo muy bien. El depósito de posos se puede limpiar con detergente común no abrasivo, el jabón corriente que usemos para la vajilla.

Limpieza mensual

cafetera

Es aconsejable realizar mensualmente una puesta a punto más profunda que dejará nuestra máquina como nueva. Este mantenimiento marcará la diferencia a la hora de garantizar una larga vida de la máquina, con resultados como el primer día. Por ejemplo, el sistema de leche seguirá impoluto si lo limpiamos con el Saeco Milk Circuit Cleaner, un limpiador específico para estos componentes.

Y como buena máquina que es, la cafetera necesita una correcta lubricación para su funcionamiento, aproximadamente cada 500 tazas o una vez al mes. Se aconseja limpiar el grupo de preparación interno con una pastilla desengrasante y aplicar la grasa especial para lubricar su mecanismo. Así continuará funcionando como la seda.

No te olvides de descalcificar

Todos sabemos que el agua es un componente esencial de café, y si no es de buena calidad, eso se nota en la taza. Dependiendo de nuestra zona o del origen del agua, podrá tener más o menos cal, y aunque sea muy blanda su uso continuado puede causar depósitos en la cafetera. Utilizando el filtro AquaClean reduciremos la necesidad de limpiar la cal con tanta frecuencia.

Las máquinas automáticas nos avisarán cuándo es el momento de proceder a una descalcificación, un paso fundamental para evitar que se estropee, y también para garantizarnos un café de calidad. Tan solo hay que utilizar la solución descalcificante específicamente formulada para optimizar las prestaciones de la cafetera y seguir las instrucciones.

El cuidado de tu cafetera es básico para asegurarte de que seguirá funcionando tan bien como el primer día, regalándote cafés siempre perfectos. ¿Aún tienes preguntas sobre el mantenimiento? Consulta las completas guías de uso o aprovecha el Servicio Premium de asistencia personalizada para resolver todas tus dudas.

En Mi Mundo Philips | Cómo el café está cambiando la alta gastronomía

En Mi Mundo Philips | Cinco tecnologías en las cafeteras espresso que marcan la diferencia entre un café normal y uno excelente

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.