Los días más cortos del invierno no son tan duros con la fototerapia

, 10 de diciembre de 2012

Estos días de invierno me matan. No sólo por el frío y el mal tiempo, sino por las pocas luz del día de las que disfrutamos. Son días cortos, en los que te levantas de noche y sales de trabajar prácticamente de noche. Me cuesta reunir la energía necesaria para afrontar todas las tareas diarias y por eso me gustan las posibilidades que ofrece la fototerapia como manera de despertarte de manera gradual y natural.

Los días que tengo libres, aprovecho para captar los rayos de sol paseando o sentándome en una terraza al resguardo del frío al mediodía, pero el resto de días, parezco una zombie, con unas ojeras hasta el suelo. Me gustan los productos de fototerapia de Philips porque aseguran un despertar natural. La luz es una fuente de salud que nos permite ajustar nuestro ritmo diario.

Un mal despertar

Pi, pi, pi. El desagradable sonido del despertador me sobresalta de mis dulces sueños. Vagueo en la cama porque me cuesta horrores reunir las fuerzas suficientes para poner un pie fuera de la cama. Consecuencia: ya voy tarde. Ducha rápida, me quemo con el café y desayuno a toda prisa. Apenas me da tiempo de maquillarme y arreglarme y voy con la peor de mis caras. Corriendo a coger el metro, y con las prisas me doy cuenta de que se me ha olvidado el paraguas justo el día que va a terminar lloviendo. Esa no es manera de empezar un nuevo día. Despertándose de mala manera ya se te hace todo el día a cuestas.

Luz y sonido, personaliza tu manera de despertarte

Un nuevo día. Poco a poco mi cuerpo va sintiendo que cada vez hay más luz, voy escuchando dulces sonidos como el relajante ritmo del yoga, o el canto de los pájaros. Para cuando me quiero dar cuenta, estoy despierta, me estiro en la cama y empiezo el día con mejor ánimo. Eso es lo que te permite la fototerapia, bienestar a través de la luz:

* Luz que va en aumento de manera gradual para despertarte de manera agradable, y no al borde del infarto por culpa del pitido de un despertador irritante.
* Intensidad de la luz regulable.
* Sonidos de la naturaleza para despertar como si estuvieras en medio del campo: pájaros y vacas ¡qué bucólico! Si no eres muy campestre, puedes elegir despertarte con música.
* Además, los aparatos de Wake-up Light se pueden utilizar también como lámparas de noche.

Si te aseguras además de dormir siete u ocho horas diarias, te aplicas un producto de contorno de ojos que reduzca las bolsas de los ojos y las ojeras y aplicas un buen corrector de ojeras, tu mirada y tu cara descansada hará que parezca que tienes diez años menos. Con un buen despertar no sólo estarás más bella, sino encima con más ganas de arrancar por las mañanas, los estudios lo demuestran.

Mi mundo Philips | En otoño se pueden caer las hojas, tu pelo no

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.