Los errores más habituales de las embarazadas cuando compramos para el bebé

, 25 de febrero de 2015

pregnant-163572_640

Estar embarazada es estar ilusionada, incluso a pesar de las náuseas, de las molestias y de lo larga que se te hace la espera. Y como todavía no podemos disfrutar de tener el bebé en brazos, volcamos nuestra ilusión en preparar la habitación para el bebé, y en comprarle cosas para cuando llegue. Sin embargo, a veces compramos más de la cuenta o compramos sin criterio. Estos son los errores más habituales cuando compramos cosas para el bebé:

* Comprar demasiada ropa y demasiados pañales de recién nacido. La talla uno es demasiado pequeña, pensada casi para bebés prematuros, porque abarca de los 2 a los 5 kilos. La talla dos es válida de los 3 a los 6 kilos. La mayoría de los niños nacen bastante grandes (entorno a 3,5 kilos) y crecen mucho las primeras semanas de vida. Además las tallas uno y dos son más caras, así que no compres más que uno o dos paquetes, porque enseguida podrás usar la talla 3 (a partir de los 4 kg.). Con la ropa también suele pasar algo parecido. Todo el mundo te regala prendas para los recién nacidos y en uno o dos meses se le ha quedado todo pequeño. Intenta distribuir tus compras de ropa para cuando sea algo más mayor.

* No probar el carrito y la silla para el bebé. Comprueba que entra fácilmente en el ascensor y que es fácil de doblar y plegar para cuando lo lleves en el coche, así te ahorrarás una mala compra. También es conveniente que practiques varias veces para saber cómo se maneja, para que le tengas cogido el truco para cuando nazca el bebé.

* Comprar ropa demasiado cara. La ropa de bebé es tan bonita que le compraríamos todo. Pero ten en cuenta que de muy pequeños, apenas la luce porque va siempre metido en el carrito, y que no merece la pena gastar mucho. Hay conjuntos que se quedan pequeños sin estrenarlos.

* No comprar suficientes prendas de recambio. Hablamos de bodies, pijamas, baberos, toallas para el cambiador o trapitos con las que cubrirte el hombro cuando le sacamos el erupto. Verás que un bebé mancha mucho más de lo esperado y puede mancharlas varias veces al día, así que si no quieres pasarte el día poniendo lavadoras, no te vendrá mal tener mucha ropa y trapos de repuesto.

* No comprar medicinas ni el kit de aseo del bebé. Ten preparado un botiquín para el pequeño y tenlo siempre a mano, porque lo necesitarás más de lo que crees. Un termómetro, suero y gasas para limpiarle los ojos, cortauñas, un aspirador nasal, Cristalmina para cuidarle el ombligo antes de que se le caiga, crema para el culete,… Tener un kit completo de aseo y algún producto de farmacia te ahorrará visitas inesperadas.

* Comprar un almacenador de pañales o una funda para las toallitas húmedas, eso y todo tipo de cosas que son muy monas, pero tienen poca utilidad. Al final las acabas guardando en el armario porque estorban más que ayudarte a hacerte la vida más fácil y más cómoda.

Ten en cuenta estos consejos que te ayudarán a preparar bien la llegada del bebé sin comprar cosas innecesarias.

Foto | Pixabay

En Mi Mundo Philips | ¿Y que hacemos con los niños el día que llueve?

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.