Los mejores productos de temporada para hacer platos de cuchara

, 8 de diciembre de 2016

Platos de cuchara

Con el invierno a la vuelta de la esquina no hay nada como llegar a casa y y disfrutar de un buen plato de cuchara humeante, de esos que te alimentan ya desde el chup-chup de la olla. Guisos, sopas, cremas, estofados… hay opciones para todos los gustos y se adaptan a cualquier ocasión. Desde las recetas más tradicionales hasta versiones actualizadas de los clásicos de siempre, el cuchareo nunca pasa de moda. Si quieres triunfar con tus platos de cuchara aprovecha los mejores productos de temporada, así conseguirás el máximo sabor sacando partido de todos los nutrientes.

Por qué apostar por los productos de temporada

verduras

Hoy en día estamos tan acostumbrados a tener casi de todo a lo largo del año, que se nos olvida que la naturaleza tiene sus ciclos naturales. Y además es sabia: cada producto se aprovecha mucho mejor en su estación, adaptándose a lo que nos pide el cuerpo. Por ejemplo, el verano está lleno de frutas refrescantes e hidratantes para combatir el calor, y el invierno nos regala los cítricos cargados de vitaminas para reforzar nuestra salud frente al frío.

También es una cuestión de sostenibilidad, sabor y economía doméstica. Sí, puedes comprar cerezas en diciembre, pero seguramente hayan viajado miles de kilómetros hasta llegar a la tienda. ¿Por qué no apostar mejor por lo local, de proximidad, apoyando así al productor de nuestra tierra? También te lo agradecerá el bolsillo, pues los productos fuera de temporada suelen ser mucho más caros por los costes añadidos que tienen.

No podemos olvidar la gran ventaja de los productos de temporada: tienen el mejor sabor y son de mucha más calidad. Respetando sus ciclos, las frutas y verduras están en su mejor momento, tanto a nivel de aroma como de nutrientes, y aguantan más tiempo sin estropearse. Así que, si quieres preparar los mejores platos de cuchara con el máximo sabor, no lo dudes: acércate al mercado y llena la cesta de la compra con lo mejor de la estación.

Coles de todo tipo

coliflor-pixabay

La familia de las crucíferas es la reina de los meses fríos. Por relacionarse con dietas humildes típicas de épocas de escasez, las coles tuvieron algo de mala fama, pero afortunadamente ahora se están reivindicando. Coliflor, repollo, kale, berza, brócoli, coles de bruselas y lombarda nos ofrecen una gran variedad de colores, sabores y texturas para enriquecer los platos de cuchara. Además son todo un cóctel de nutrientes, incluso se consideran verdaderos superalimentos por sus propiedades.

El repollo, la berza, el kale y la lombarda son las mejores para añadir a sopas y guisos muy caldosos, cortadas en juliana o grandes hojas que se vuelven muy tiernas al absorber el caldo; son tradicionales en platos de legumbres. La coliflor y el brócoli van mejor en cremas y purés, pues cuando se trituran adquieren una textura melosa muy suave. También es buena idea saltear algunas flores para dejarlas crujientes y añadirlas a los platos de cuchara como si fueran picatostes, para crear sabrosos contrastes de texturas. Las coles de bruselas se pueden preparar guisadas siempre que no nos pasemos de cocción.

Alcachofas

alcachofas

Todo un manjar cuando se consumen frescas, las alcachofas naturales no tienen nada que ver con las de conserva. Son una verdura peculiar ya que en realidad es la flor de la planta, y tienen la curiosidad de que modifican el sabor de la bebida que tomes con ellas. Las mejores son firmes y prietas, con las hojas cerradas, y aunque requieren un poco de trabajo, el resultado merece la pena.

Solo hay que pelar las hojas y el tallo hasta llegar al tierno corazón, que se puede incorporar a todo tipo de guisos y sopas. Las alcachofas están deliciosas combinadas con legumbres, arroces caldosos o sopas, y también en estofados con carne. Otra opción es freírlas con las hojas más externas para dejarlas crujientes y tomarlas como picatostes de cremas de verduras con un poco de jamón picado.

Hortalizas de raíz

sopa1

Se conocen popularmente con este nombre porque crecen debajo de la tierra, como las patatas y las zanahorias. Chirivía, nabo, colinabo, remolacha, apionabo y rábano son las más comunes. Tienen muchas vitaminas y fibra pero muy pocas calorías, así que son ideales para enriquecer de forma saludable todo tipo de platos de cuchara. Combinando varias de estas hortalizas conseguirás cremas de verduras llenas de nutrientes y con mucho sabor, perfectas para una cena reconfortante.

Las puedes usar como si fueran patatas, pelándolas ligeramente y cociéndolas troceadas en el caldo de tu receta junto con los demás ingredientes. Cortadas en cuadraditos pequeños son perfectas para sopas de fideos con huevo, y también van muy bien en potajes y estofados de lentejas o alubias. Si quieres más sabor, las puedes saltear primero con un sofrito de cebolla y ajo.

Hojas verdes

espinacas

Las ensaladas también son para el invierno y eso lo demuestra que estamos en la mejor temporada de ciertas lechugas, escarola y endivias. Pero, ¿sabías que también puedes sumarlas a tus platos de cuchara? Prueba a guisar unas endibias en una buena salsa de tomate casera con jamón y verás qué plato más sabroso, para mojar pan. Las espinacas y acelgas también son muy agradecidas en las sopas, pero procura añadirlas al final de la cocción para conservar mejor los nutrientes.

Y si nunca has probado la sopa de lechuga, anímate a prepararla este invierno. Es sencillísima y muy suave, perfecta para tomar como primer plato o en una cena ligera. Guisada en un caldo casero de pollo con una patata y cebolla, queda sabrosísima. La sopa de escarola también es otra gran opción, y de hecho es un plato típico de algunas zonas de Andalucía, donde la cocinan con almendras y azafrán.

Platos de cuchara también con fruta

zumo

 

Si estamos en el mejor momento de naranjas, mandarinas, manzanas y peras, ¿por qué no aprovechar estas frutas en nuestros platos de cuchara? El zumo de los cítricos añade mucho sabor a cualquier guiso o crema de verduras, sumando además todas sus vitaminas y dejando una sensación refrescante y aromática. Por ejemplo, prueba a licuar unas naranjas y añade su zumo a una crema de zanahorias o a las lentejas, para asimilar mejor el hierro.

Las manzanas y las peras se pueden incorporar a los guisos como si fueran verduras. Las primeras hacen una gran pareja con la carne en estofados y potajes, dejando que la fruta casi se funda en el caldo para darle más cuerpo y un toque dulce muy agradable. Las peras combinan mejor con el sabor de la cebolla, el puerro, la patata y el queso. Prueba una versión caliente de la vicchyssoise cocinando todo con una o dos peras peladas, y sirve con daditos de queso.

Legumbres

Verdinas

No nos podemos olvidar de las otras grandes protagonistas de los platos de cuchara, las legumbres. Una de sus grandes ventajas es que se conservan muchos meses y podemos usarlas todo el año. Pero hay algunas variedades que están ahora en su mejor momento, como las fabes y verdinas asturianas, y apetecen más que nunca. Las habas frescas sí que tienen una temporada mucho más corta y hay que aprovecharla mientras dura. Son mucho más tiernas que en su forma seca y apenas necesitan unos minutos de cocción, así que se pueden guisar directamente con los demás ingredientes.

Para combatir el frío esta temporada vuelve a recuperar los platos de cuchara y no te olvides de aprovechar los mejores productos de temporada. Tenemos una gran variedad de ingredientes entre los que elegir y muchísimas alternativas diferentes para cocinarlos.Y tú, ¿sueles practicar el arte del cuchareo?  ¿Eres más de sopas o de guisos y estofados? Siempre lo puedes simplificar con la ayuda del robot de cocina Más que Sopas de Philips.

En Mi Mundo Philips | Las trece recetas de cuchara que no pueden faltar en tu cocina

En Mi Mundo Philips | Fabes, lentejas, cocido… Los seis platos de cuchara que más nos apetecen

Guardar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.