Los siete mayores desastres que le pueden ocurrir a tu cabello y cómo evitarlos

, 2 de julio de 2014

10013206886_ec4324c1d2_z

S-O-S. Tu pelo está en estado de estrés porque no haces más que dañarlo de muchas maneras diferentes a lo largo del día. Hay veces que cometemos auténticos destrozos con nuestro precioso cabello y que después nos preguntamos ¿en qué estaría yo pensando?. Estos son los siete mayores desastres que le pueden pasar a tu cabello y te decimos cómo arreglarlos:

Un tinte que se daña con el sol y el cloro

Antes de vacaciones, decides teñirte, aclararte o decolorarte tú el pelo el casa, y con el sol, el cloro de las piscina y el salitre del mar vas viendo que el color cada vez se ve más feo, y que no tiene nada que ver con el tono original.

Solución: en verano, aplícate algún tono más oscuro de tinte de lo habitual, y hazlo en la peluquería, dejándote asesorar por tu peluquera sobre qué tinte te conviene para afrontar el verano y cómo cuidarlo ante el sol y demás agresiones externas.

Un mal corte de pelo

Has visto una foto en una revista o a una amiga con un nuevo corte de pelo y quieres probar algo nuevo. Te dejas llevar por el impulso del momento y te atreves con un corte radical. Llegas a casa y …
-¡Es un horror! ¿Qué hago con esto?

Solución: tranquila, a veces nos cuesta acostumbrarnos a una nueva imagen, consulta con alguien de confianza y que te dé su opinión sincera (no vale la amiga que siempre te dice que todo te queda bien), igual no estás tan mal como crees. Y si ves que el corte realmente no te gusta, no le des muchas vueltas ¡el pelo crece!

Peinarlo y tocarlo constantemente

Este es un daño consciente o inconsciente que cometemos mucho. Lo de cepillarlo 100 veces al día es un mito que hay que olvidar. Con peinarlo un par de veces es suficiente, porque sino lo sometemos a tirones excesivos que hacen que se caiga y se rompa. También a veces tenemos la manía de tocar el pelo, enrollar un mechón con los dedos, incluso yo de adolescente confieso que me buscaba puntas abiertas para romperlas todavía más. Esos gestos no hacen más que ensuciar y estropear el cabello.

Solución: ya lo dice tu madre, deja de toquetearte el pelo.

Peinarlo y plancharlo cuando está mojado

Cuando está mojado, el pelo está más débil, y hay que tener especial cuidado de secarlo, antes de peinarlo o utilizar las planchas de pelo.

HP8339_00-U1P-global-001_highres

Solución: para secar el pelo, no hay que frotarlo con la toalla, sino secar con cuidado la melena, si queremos desenredar el pelo mojado hay que hacerlo con un peine de púas anchas y si queremos alisar u ondular el pelo, antes tenemos que asegurarnos de secar bien el pelo antes de utilizar la plancha o el modelador.

Dañarlo con gomas de pelo, diademas y recogidos demasiado tirantes

El abuso de recogidos, horquillas o coletas provoca que se caiga el pelo en exceso, sobre todo si nos los ponemos muy tirantes.

Solución: utiliza sólo diademas de algodón y huye de las de plástico. Tampoco aprietes demasiado las coletas y recogidos. Ese tipo de peinados déjalo sólo para las ocasiones especiales.

Llevarlo demasiado largo y con las puntas abiertas

Hay mujeres que se piensan que cuanto más largo está el pelo, mejor, más femenino. Pero no, un pelo demasiado largo suele dar la imagen descuidada de ti, sobre todo si las puntas se ven feas y abiertas.

Solución: visita de vez en cuando la peluquería para que te retoquen las puntas. Los peinados a capas además dan volumen y movimiento a tu pelo, haciendo que no se vea plano y lacio. Tu pelo se verá más sano y vital con un buen corte de pelo.

Ponerlo al sol sin protección

Al igual que la piel, el cabello sufre mucho con el sol del verano. En alguna ocasión yo me he llegado a quemar hasta la raya del pelo, dañando el cuero cabelludo ¡y no veáis cómo duele!

Solución: en la playa, ponte pamela o gorra, o aplícate algún aceite o producto de acabado con protector solar. Cada vez más productos para el cabello incorporan protección solar, porque es realmente fundamental para la salud de nuestro pelo.

Foto | Nan Palmero

En Mi Mundo Philips | Siete mitos ridículos sobre el cuidado de la piel

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.