Los trucos de belleza de la antigüedad que ahora nos dan repelús

, 6 de agosto de 2015

woman-804068_1280

Todas conocemos algún truco de belleza. Los consejos se pasan de madres a hijas, entre hermanas, entre amigas, y ahora con internet es todavía más fácil saber el último secreto de las famosas, o el nuevo truco de maquillaje que hará de tu look algo increíble. En la antigüedad también creían conocer el secreto de la eterna juventud, la manera de estar siempre bella. Teniendo en cuenta que el concepto de belleza ha cambiado a lo largo de la historia, también lo han hecho los trucos de belleza a los que nos sometemos las mujeres, los que vamos a contar a continuación te sorprenderán.

En la antigua Babilonia, no tenían los modernos productos de depilación que disponemos ahora, así que se quitaban el vello no deseado con piedra pómez. Eso tenía que doler.

Para fijar el cabello en el antiguo imperio egipcio, utilizaban grasa de animales, mientras que en la tradición de la península arábiga, la orina de los camellos se usaba para fortalecer y embellecer el pelo. Igual conseguían tener un aspecto fantástico así, pero el olor debía dejar mucho que desear.

La grasa de diversos animales, junto con sangre y orina, la usaban también en la antigua Grecia para no quedarse calvos. Desde entonces la cura contra la calvicie sigue dándonos quebraderos de cabeza.

Los remedios para conservar la juventud pueden ser de los más variopintos. Si Cleopatra se bañaba en leche de burra, en la Grecia y Roma de hace 2000 años se untaban en una especie de barro y excrementos de cocodrilo durante horas.

Antiguamente se valoraba mucho la piel blanca, símbolo de que eras una persona adinerada que no tenía que trabajar bajo el sol, así que los remedios para aclarar la piel han sido muchos y bastante drásticos  a lo largo de la historia. Desde los romanos que usaban polvo de tiza a las geishas de Japón que en el siglo XVIII se aplicaban sobre la piel excrementos de ruiseñor. Igualmente, en la Inglaterra de los Tudor intentaban lucir una piel más pálida con una tóxica mezcla de plomo y vinagre.

13977701307_11666440a3_z

La higiene ha mejorado mucho gracias a las comodidades de la vida actual, pero en el siglo XIX creían que lavarse el pelo lo estropeaba y hacía que se cayera, así que cada día se pasaban media hora cepillando el pelo y de esa manera, librarse de la suciedad y el polvo del día anterior. Qué suerte que ahora podemos arreglarnos el pelo con un par de pasada rápidas con las planchas de pelo.

En fin, que ahora seguimos haciendo locuras para estar más bellas como sumergir los pies en el agua y dejar que unos pequeños peces eliminen con sus dientes las pieles que sobran. Con lo fácil y sencillo que es estar guapa con las nuevas tecnologías.

Fotos | Pixabay, Japanexperta.se

En Mi Mundo Philips | El neceser de belleza de vacaciones que menos ocupa en tu maleta

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.