Cómo hacer tu propia mantequilla casera con tu batidora

, 8 de junio de 2017

Ya sabes que con tu batidora no solo puedes preparar batidos y smoothies en un momento, también puedes usarla para hacer salsas y cremas o incluso deliciosos crêpes. Pero, ¿sabías que también puedes hacer tu propia mantequilla casera con ella? Es mucho más fácil de lo que te imaginas, y el resultado merece mucho la pena.

Deliciosa mantequilla a tu gusto

Si has tenido la suerte de probar una mantequilla artesana de granja de las de verdad, como se hacían antes, sabrás que no tienen nada que ver con las que se ven hoy en el supermercado. El proceso de hacer mantequilla tiene además algo de romántico, casi mágico, que recuerda a otra época en la que las cosas se hacían sin prisas.

Está claro que ahora nadie tiene tiempo ni ganas de batir a mano la nata para hacer mantequilla, pero tu batidora te lo pone muy fácil para no tener que volver a comprarla. Lo mejor de hacerla casera es que puedes escoger la mejor nata, puedes hacerla sin lactosa y darle los aromas que más te gusten. Y sobre todo: ¡está buenísima!

Cómo hacer mantequilla con tu batidora

  1. Elige una buena nata con alto contenido en materia grasa, mínimo 33% o 35%, que es la que se suele vender “para montar”. Si quieres, utiliza una sin lactosa.
  2. Déjala fuera de la nevera al menos 30 minutos y colócala en el vaso de tu batidora, cerrándola bien.
  3. Empieza a batir a alta velocidad; verás que primero se montará la nata, pero deja que siga funcionando.
  4. Cuando aparezcan trocitos sólidos que se separan del líquido, la mantequilla estará casi a punto. Puede tardar entre 4 y 10 minutos, dependiendo del tipo de nata y la temperatura.
  5. Verás que la mantequilla se ha separado del suero en dos capas. Echa este líquido a un bote y guárdalo para otras recetas.
  6. Cubre de agua fría la mantequilla en la batidora, bate dos o tres veces, vierte el agua y repite el proceso hasta que el agua salga casi limpia.
  7. Agrega, si lo deseas, sal, especias o hierbas frescas al gusto, y vuelve a batir ligeramente.

¡Ya tienes tu mantequilla! Incluso puedes servirla dándole forma con un molde o manga pastelera, como en los mejores hoteles. Guarda la mantequilla en un recipiente hermético y consérvala en la nevera. Tus dulces y las tostadas del desayuno serán mucho más irresistibles a partir de ahora. ¿Te animas?

Foto | jules

En Mi Mundo Philips | ¿Ropa nueva? No te olvides de lavar y planchar antes de estrenarla

En Mi Mundo Philips | ¿Es más sano comer sin gluten?

Guardar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.