Masaje facial, una experiencia que probarás y querrás repetir

, 21 de febrero de 2018

No solo tu espalda necesita un masaje de vez en cuando para aliviar tensiones y estar en plena forma. La estimulación de los músculos y la piel de tu rostro es muy importante para que presente un aspecto más joven y relajado. Lo de hacerte un masaje facial no entraba en tus planes, pero puede que cambies de opinión cuando te contemos todo lo que esta técnica puede hacer por la salud y el aspecto de tu cutis.

Limpias tu rostro dos veces al día, te aplicas tus cremas hidratantes, no olvidas ponerte el contorno de ojos, exfolias la piel un par de veces a la semana y de vez en cuando recurres a una buena mascarilla. Cada vez lo haces mejor y claro, tu rostro refleja todos esos cuidados que le das. Sin embargo, hay algo que te falta por hacer y que ni los productos cosméticos ni los geles limpiadores pueden sustituir: el masaje facial.

limpieza facial

Relajar los músculos de la cara, mejorar la circulación de la zona y reducir las arrugas son los principales beneficios que proporciona el masaje facial. Al tonificar y aliviar la tensión de los músculos del rostro la piel presenta un aspecto rejuvenecido y fresco. Tampoco hay que olvidar que el masaje estimula el sistema circulatorio y, por tanto, los nutrientes y el oxígeno se transportan mejor por toda la piel. El rostro acaba viéndose más sano, brillante y terso.

El masaje facial se centra en la cara, pero llega hasta la zona del cuello. Aunque puedes realizártelo tú mismo en casa con tus propias manos, acudir a tu centro de estética o a un masajista profesional será la mejor opción, sobre todo las primeras veces. Los expertos sabrán cómo hacer que la experiencia resulte totalmente satisfactoria y te explicarán en qué consiste todo el proceso.

crema facial

Encontrar los puntos de tensión de los músculos de la cara y relajarlos aplicando presión sobre ellos es el objetivo. La frente es una de las zonas que acumula más estrés. Se debe masajear desde el centro hacia los laterales sin apretar mucho. Por otro lado, al punto que se sitúa entre la nariz y los lacrimales también se le debe prestar la suficiente atención durante el masaje. Presionar suavemente y bajar por la zona de debajo del párpado inferior ayudará a evitar que aparezcan bolsas y ojeras. Por último, partir del centro de la barbilla y subir hasta las orejas realizando un delicado movimiento con los dedos hará que la circulación fluya también por este área.

Aparte de aportarte relajación y un mejor aspecto, con el masaje facial podrás ahorrar en cremas, ya que estas se absorben mucho mejor y resultan más eficaces si se aplican mediante esta técnica. Ten en cuenta que antes de empezar el rostro debe estar completamente limpio… ¡y a disfrutar!

En Mi Mundo Philips | No estás haciendo caso a estos productos de belleza (y deberías)

Imágenes | Portada, iStock.com/michaeljung; interior, iStock.com/Thomas_EyeDesign, iStock.com/g-stockstudio

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.